lunes, 18 de mayo de 2009

Chile: Se consolida organización del Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores (MPT) pese a hostigamiento y represión policial

Andrés Figueroa Cornejo

Exitosa resultó la reunión ampliada de representantes de organizaciones del Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores (MPT) realizada el sábado 16 de mayo, en las dependencias del Sindicato de Trabajadores de Madeco en la comuna de San Miguel, Santiago.

Durante la jornada, donde se integraron nuevas agrupaciones políticas y sociales al instrumento político federativo de impronta anticapitalista y cuyo horizonte de sentido está determinado por la lucha hacia la construcción de una sociedad sin clases, fue aprobada democráticamente la cuenta política del Equipo Ejecutivo Provisorio y la sistematización de las conclusiones del encuentro fundacional del empeño efectuado el 4 y 5 de abril de 2009.

Asimismo, se formalizaron los equipos de trabajo centrales asociados a comunicaciones, finanzas, movilización, soportes jurídicos y otros, y se convino fortalecer el Ejecutivo Provisorio para enfrentar los desafíos organizacionales del empeño político federado que no lleva aún un mes y medio de nacimiento.

Sin duda, el aspecto más relevante de la cita anticapitalista estuvo marcado por el compromiso y convicción militantes de propiciar en el corto plazo encuentros sectoriales y territoriales del MPT. De este modo, se avanzó aceleradamente en la arquitectura de un proyecto político que ha sido capaz de reunir, luego de largos años, a un conjunto amplio y mestizo de agrupaciones en un solo continente orgánico, golpeando acertadamente con ello la dispersión de los empeños anticapitalistas y, por consecuencia, antiimperialistas realmente existentes en Chile. En los próximos días se provocarán encuentros de trabajadores, estudiantes, pobladores, artistas, mediombientalistas, feministas y otros, a escala metropolitana, regional y comunal. Esto es, donde existen miembros del MPT a lo largo del país (ya hay presencia real en, al menos, cinco de las regiones más grandes de Chile), además de las agrupaciones en curso, deben establecerse puntos de convocatoria amplia hacia los distintos sectores castigados por el capital y sus expresiones. De esta manera, se cumple el mandato histórico de que las fuerzas sociales destacadas a encarar con vocación de mayorías y poder, abierta e inclusivamente las maldiciones del capitalismo, se construyen desde abajo, desde la misma plataforma popular.

Si no es represión, es vigilancia y hostigamiento

El Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores hizo su aparición pública durante el acto tradicional del Primero de Mayo donde, antes de que comenzara la marcha central en la Región Metropolitana , fueron detenidos por fuerzas especiales de carabineros de manera selectiva, una veintena de dirigentes y militantes de la joven organización. Al respecto, la evaluación colectiva de los hechos –sobre los cuales ya está interpuesta una acción judicial debido a la discrecionalidad en el actuar de la policía y, ya en la comisaría, por el ilegal registro fotográfico y audiovisual de los militantes del MPT por agentes de civil que jamás se identificaron- arrojó que los responsables políticos de la represión dirigida exclusivamente contra la nueva formación política son el gobierno y dirigentes máximos de la cúpula de la Central Unitaria de Trabajadores.

Pero el objetivo estatal de amedrentar y destruir un proyecto en ciernes que no es parte del mapa domesticado de los partidos y movimientos políticos que, unos más y otros menos, colaboran con la estrategia de ilusionismo democrático del capitalismo y sus representantes del bloque en el poder (Concertación y Alianza por Chile) en el país, no terminó el Primero de Mayo. De hecho, durante el encuentro del 16 de mayo recién pasado, agentes de la Sección de Investigaciones Policiales (SIP) de carabineros, fotografió profusamente la actividad e incluso, ingresaron armados a las propias dependencias del sindicato donde se realizó la jornada. Presionados por los mismos dirigentes del MPT, los agentes policiales reconocieron su condición de miembros del SIP y de las órdenes de vigilancia sobre la actividad que recibieron en la doceava comisaría de carabineros de San Miguel. Las prácticas aquí retratadas hablan claramente de las políticas especiales destinadas a hostigar y amedrentar preventivamente al Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores. Antes de ser invitados a retirarse del recinto donde se efectuaba la jornada, uno de los agentes señaló que él “era mandado no más”. Ese es el mismo argumento que han empleado hasta el hartazgo los violadores dependientes del Estado de los derechos humanos durante la dictadura pinochetista.

Fuera de este incidente, que en caso alguno trastocó el curso del encuentro anticapitalista, los representantes de las organizaciones federadas en el MPT cerraron con un aplauso la jornada de trabajo, ofreciendo un nuevo paso hacia la unidad política y confección organizacional de un instrumento de lucha donde confluyen líderes sindicales, poblacionales, estudiantiles, militancia social y política, colectivos y partidos de todo el arco anticapitalista chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.