jueves, 21 de mayo de 2009

Ecuador: Indagan una supuesta violación a los derechos humanos de Estados Unidos

Una comisión del Congreso de Ecuador investigará denuncias sobre abusos de militares estadounidenses que se preparan para abandonar en septiembre próximo la Base de Manta utilizada para el combate al narcotráfico.

La comisión, junto con el ministro de Defensa, Javier Ponce, visitó hoy las instalaciones de la Base Aérea de Manta y, en especial, el Puesto de Operación Avanzada conocido como FOL y operado por estadounidenses, indicó en un comunicado la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional.

La base está ubicada en el puerto pesquero de Manta, 260 kilómetros al suroeste de Quito, y de acuerdo a un convenio binacional es utilizada por efectivos de Estados Unidos para la lucha antidroga en la región.

El presidente de la comisión, Marcos Martínez, dijo que "existen serias denuncias sobre hundimientos de barcos de pescadores artesanales en alta mar".

También se denunció "la detención de ciudadanos que habrían sido sacados del país para ser juzgados en Estados Unidos, así como permanentes violaciones a los derechos humanos y abusos contra trabajadoras sexuales".

Los legisladores se reunirán con autoridades del Registro Civil para conocer los procedimientos a través de los cuales mujeres ecuatorianas contrajeron matrimonio con militares estadounidenses.

Asimismo, investigarán la situación generada por los divorcios, así como las inscripciones de hijos de soldados estadounidenses y la situación de la patria potestad de los menores.

Además, hablarán con autoridades de Salud y la red de trabajadoras sexuales de Manta, con el propósito de recoger información sobre una supuesta explotación sexual a adolescentes y obtener un registro de las personas que se dedican a la prostitución.

Posteriormente, los comisionados recabarán de las autoridades municipales (alcalde y concejales) su punto de vista sobre quienes están a favor de la presencia de los militares de Estados Unidos en la Base aérea de Manta.

Los legisladores tienen previsto hablar con las viudas de pescadores artesanales, afectados por la militarización del puerto pesquero, y conocer perjuicios por las medidas de seguridad implementadas en la zona.

También existen denuncias de agresiones de fragatas estadounidenses a pescadores en aguas territoriales.

El viernes, la comisión investigadora mantendrá reuniones de trabajo con los comandantes de la Base aérea de Manta.

Después se trasladará al FOL para dialogar con funcionarios de la Fuerza Aérea Ecuatoriana y recabar impresiones sobre su labor.

El comisionado Marco Martínez dijo que tras la visita elaborarán un informe que será entregado al presidente Rafael Correa para que ordene una "auditoría de gestión" sobre las tareas de los militares estadounidenses.

La vocera de la embajada de Estados Unidos, Marta Youth, dijo a periodistas que "estamos abiertos para atender cualquier inquietud específica que tengan sobre el FOL", como se conoce al puesto de operación estadounidense.

Sobre las denuncias de abusos y violaciones a los derechos humanos por parte de personal estadounidense, la vocera dijo que "es muy difícil responder esas alegaciones que son muy vagas".

Aviones estadounidenses operan desde Manta debido a un convenio suscrito en 1999 y que vence en noviembre de este año.

El gobierno del presidente Rafael Correa decidió no renovar el acuerdo, por lo cual los estadounidenses preparan su salida del país en septiembre próximo.

Entre 200 y 250 efectivos estadounidenses trabajan en la base desde donde despegan los aviones equipados con alta tecnología que detectan operaciones ilícitas para el transporte de droga.

En la base aérea de Manta funciona conjuntamente una división de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, el aeropuerto civil y el puesto de operación de los estadounidenses.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Fander Falconí, confirmó la víspera que Estados Unidos dejará la base militar de Manta en septiembre.

El ministro manifestó el "júbilo" del Gobierno por recuperar "territorio y la soberanía".

Según Falconí, Estados Unidos ha notificado oficialmente que sus soldados "saldrían de la base de Manta en septiembre de este año, dos meses antes de la fecha de salida".

En julio "realizarían el último vuelo" desde Manta y después comenzaría un calendario "de traspaso de las instalaciones y de la infraestructura", dijo Falconí.

El ministro dijo que "se están generando los mecanismos de coordinación y de diálogo" con Estados Unidos para organizar el traspaso de las instalaciones a Ecuador y aseguró que nunca volverá a repetirse una "política de entreguismo", de ceder parte del territorio nacional.

El FOL ocupa 27 hectáreas, 5 por ciento del área total de la base de Manta, en las que hay 22 edificios, entre comedores, dormitorios, oficinas, bodegas, rampas para aeronaves, hangares y bomberos.

La embajada de Estados Unidos en Quito anunció el pasado viernes que las operaciones aéreas antinarcóticos desde el FOL terminarían en julio y reiteró que en septiembre se efectuará la transferencia total de las instalaciones de ese puesto a las autoridades ecuatorianas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.