lunes, 25 de mayo de 2009

El empleado de correos que llego a general revolucionario: Domingo French


Hombre de acción de la Revolución de Mayo, como otros morenistas, fue un jacobino. Provenía de una familia de pequeños comerciantes. Su nombre completo era Domingo Cristóbal French.

Había nacido en Buenos Aires el 21 de noviembre de 1774 y era hijo de Patricio French, comerciante español, y de María Isabel de Urreaga y Dávila.

Estudió en la escuela que los jesuitas anexaron al templo de San Pedro Telmo. Se fue muy joven de su hogar paterno y el 7 de octubre de 1798 -a los 24 años- contrajo matrimonio, en oposición de su familia y la de su novia, que era su prima, Juana Josefa de Posadas y Dávila.

Para dar sustento a su familia fue asalariado del Convento de la Merced y, en 1802, comenzó a ganarse la vida como "cartero único" de la Administración de Correos.

French era un hombre de acción, es decir, decidido. Lo demostró ingresando a las milicias y luchando durante las invasiones inglesas, ya que formó parte, primero, de los Húsares Voluntarios y luego de los legendarios Húsares de Pueyrredón. Por su heroísmo le fue dado los grados de teniente y sargento mayor. En 1807 logró prender a José Presas y Marull y sacarlo del país en un navío, rumbo a Río de Janeiro.

Desde luego, no fue, junto a Antonio Luis Berutti, un "muchacho que repartía cintas y escarapelas", como cuenta la historia mítica. Era un revolucionario consecuente que debió cumplir tareas difíciles como fue la de fusilar a los elementos contrarrevolucionarios en Cabeza de Tigre, entre ellos a Liniers, cumpliendo órdenes de la Primera Junta patria.

Berutti, su compañero en los días de Mayo, perteneció a la masonería (logias "Independencia", "Lautaro", "Ejército de los Andes" y "San Juan de la Frontera" de San Juan). Ambos alentaron a grupos civiles de choque como la denominada "Legión Infernal" y los llamados chisperos.

Asistió al Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810, reproduciendo el voto de Saavedra. No está claro si las cintas que repartía junto a Berutti para identificar al sector independentista eran celestes y blancas o rojas. Poco interesa saberlo. Lo cierto es que con esos distintivos y con arengas movilizaron a muchos sectores de los suburbios de la Vieja Aldea ya que la gente rica miraba con desconfianza la causa independentista y la Iglesia Católica estaba dividida entre revolucionarios y contrarrevolucionarios. Muy pocos saben que el Vaticano y el papado apoyaron a España y se pronunciaron contra la Revolución de Mayo. El reconocimiento de la Independencia se produjo muchos años después. Y, en el caso de Cuba, hasta fines del siglo XIX y comienzos del XX, Roma se mantuvo junto a los despojos del imperio español.

El coronel revolucionario

A pocos días de constituido el gobierno patrio, fue promovido al grado de coronel, encargándosele la formación del regimiento de infantería "América" o "de la estrella" roja, por el color de la insignia que los soldados y oficiales llevaban en la manga del uniforme. Con este cuerpo, French marchó a Córdoba a sofocar la insurrección realista y a pasar por las armas a los enemigos de la Revolución.

Morenista y jacobino intransigente, durante el motín del 5 y 6 de abril de 1811, se lo separó del regimiento, siendo desterrado a Carmes de Patagones, en el sur. Julián Álvarez, una vez derrocados los saavedristas, lo hizo retornar a Buenos Aires, donde se le restituyó su cargo militar y al mando de su regimiento -que desde entonces se lo llamó 3 de Infantería- produjo el sitio y toma de Montevideo. Por esos servicios, el Director Posadas le acordó la "medalla a los vencedores".

Pero Posadas, su cuñado, estaba molesto por el casamiento de French, que era la comidilla de la sociedad porteña y un tiempo después, lo desterró. Con el advenimiento al gobierno de Álvarez Thomas, fue rehabilitado y pudo volver al país, reconstituyendo su familia. En 1815 reforzó con su regimiento al Ejército del Norte que comandaba Rondeau, recientemente derrotado en Sipe-Sipe. Relevado Rondeau, fue sustituido por Belgrano, French y Pagola que criticaron al gobierno de Buenos Aires por la conducción de la guerra y su política aislacionista.

French retornó a Buenos Aires y como la mayor parte de los morenistas se unió al coronel Manuel Dorrego, federal doctrinario, rebelde y crítico del partido rivadaviano. French y Dorrego se definieron como federales, republicanos y partidarios de la democracia, denunciando a Juan Martín de Pueyrredón por "monarquista".

Pueyrredón lo desterró a los Estados Unidos, donde estuvo dos años, hasta que el mismo Pueyrredón lo restituyó al país otorgándole el grado de coronel mayor, en abril de 1819. El gobernador Martín Rodríguez lo nombró "Comandante del resguardo de Mar y Tierra", pero French no aceptó el cargo meramente honorífico y permaneció adscripto al Estado Mayor.

Falleció en Buenos Aires, el 4 de junio de 1825, a los 51 años de edad. Hijos suyos fueron Domingo, que fue fraile dominico y Aurelio, de profesión farmacéutico.

French fue uno de los valientes que se comprometieron con la causa de la Revolución, en cuerpo y alma. Se destacó por su decisión cuando muchos, por intereses personales o ideológicos, dudaban. Por la estirpe de esos hombres, Mayo se hizo popular y la causa de la Independencia logró finalmente imponerse. Hoy habría que aprender mucho del ejemplo de French.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.