jueves, 14 de mayo de 2009

Guatemala sólo nos lleva la delantera

Héctor Endara Hill (PANAMÁ PROFUNDO)

Guatemala es el país de Centro América con la mayor presencia indígena, al mismo tiempo, el país de América latina en donde el racismo indígena alcanza los niveles más altos. La violencia, arraigada profundamente en el sistema político y económico guatemalteco, se propaga como reguero de pólvora en el país.

El brutal asesinato de Monseñor Gerardi el 26 de abril de 1998, dos días después de haber presentado el informe del proyecto interdiocesano de Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI) que recoge el testimonio de víctimas del conflicto armado, muestra del odio y la violencia enquistada en las cúpulas de los poderes de Guatemala.

El reciente asesinato de Rodrigo Rosemberg y el testimonio que éste ha dejado constituye una prueba más de las atrocidades cometidas por el Estado en contra de la población civil siguen presente en Guatemala.

El denominador común de esta sangría humana lo constituye un sistema social, político, económico y religioso que tiene como principio y fundamento el amor al dinero, la concentración y acumulación de las riquezas. Guatemala sólo nos lleva la delantera a Panamá, compartimos el denominador común de las injusticias y tropelías, si no lo remediamos a tiempo, nuestro país pronto estará en los estadios de violencia en los que hoy se encuentra Guatemala.

El llamado realizado por Rodrigo Rosenberg, sellado con su vida, se extiende y escucha en todo el mundo: “Ya basta, rescatemos nuestro país de los ladrones, de los asesinos y de los narcos y todos juntos recuperemos nuestra Guatemala, nuestros valores y nuestra fe en la justicia…"

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.