jueves, 14 de mayo de 2009

México: De la Madrid no impuso a Salinas, éste gobernó tras el trono

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

¿Quién debe ir a la cárcel? ¡Que vayan todos!

1. El ex presidente de México Miguel de la Madrid, entrevistado por Carmen Aristegui este miércoles 13, señaló que se siente decepcionado del ex mandatario Carlos Salinas de Gortari. Dijo que se equivocó al designarlo como su sucesor en la Presidencia porque fomentó una gran corrupción tanto en el gobierno como en su familia.

Señaló que Raúl Salinas, el mayor de los hermanos, estuvo implicado en actos de corrupción, negocios ilícitos y hasta contacto con narcotraficantes. Raúl y Enrique Salinas hicieron contratos con Pemex, en obras y transporte de combustible, y además obtuvieron “comisiones” de las licitaciones públicas. Dijo que Carlos, siendo presidente abusó de la millonaria partida secreta, tal como denunció Luis Téllez, ex secretario de Comunicaciones.

2. México, si todavía no es, podría ser ahora el país de los políticos más cínicos del mundo. Los luchadores sociales y periodistas de izquierda, durante décadas nos hemos encargado de denunciar -en su momento- la corrupción política y empresarial, pero nuestras palabras se las ha llevado el viento; sin embargo transcurridos algunos años o algunos sexenios –cuando ya las cosas no tienen remedio o solución- salen los personajes, aunque embarrados y “arrepentidos”, a denunciar o confirmar cosas “terribles” que ya todos sabíamos. Así Ahumada, Madrazo, De la Madrid, etcétera, han recordado pasajes de la vida política que ayudan poco en estos momentos. Es importante reconfirmar que todos son ladrones y asesinos, pero la gente sigue votando.

3. Miguel de la Madrid ha sido –quizá por su carácter- el presidente mexicano (1982-88) y el ex presidente más silencioso y silenciado de los últimos 50 años. Por ello fue el superhábil Carlos Salinas su director de campaña, su secretario de Programación y Presupuesto, su representante en todo el país, el que obligadamente lo suplió en la Presidencia (1988-94) como su sucesor. La realidad es que Alfredo del Mazo, Manuel Bartlett, González Avelar, García Ramírez y Ramón Aguirre, sólo aparecieron como competidores porque con ello el PRI pretendía demostrar que no había candidato oficial “tapado” o seleccionado mucho antes. Pero Salinas no solo fue el candidato obligado sino que venía gobernado desde que De la Madrid tomó posesión del cargo.

4. Salinas había estado junto a De la Madrid desde la secretaría de Hacienda. Allí comenzó a construir el equipo que llevó a Programación y Presupuesto cuando De la Madrid fue llevado a esa secretaría por López Portillo en 1979, es decir, a la mitad del sexenio. El Plan Nacional de Desarrollo de De la Madrid/Salinas, sobre todo, la caída de los precios del petróleo y del director de PEMEX, Díaz Serrano, fueron esenciales para que De la Madrid fuera seleccionado como candidato oficial a la Presidencia, dejando atrás a García Paniagua, Ojeda Paullada y De la Vega Domínguez. Así Salinas se fue acomodando para sustituir a la llamada “familia feliz” delamadrista encabezada por Emilio Gamboa, su secretario privado, que pronto impulsó a Salinas.

5. Pero el golpe total y definitivo fue el que Salinas dio en 1986 a Jesús Silva Herzog, el precandidato más fuerte, que fue expulsado de la secretaría de Hacienda. Desde aquel día Salinas, que gobernada bajo el agua, gobernó abiertamente tras el trono. El mismo De la Madrid reconoció que el más capaz era Bartlett, que su íntimo amigo era Del Mazo, pero que el más hábil –el que mejor se había movido entre el sector empresarial y los grupos de gobierno- era Salinas. Tanto De la Madrid, como los precandidatos, eran priístas, derechistas y neoliberales; pero Salinas era el que tenía la mayor presencia para profundizar la política privatizadora, tal como se pudo demostrar en la práctica. Salinas, en su gobierno, supero cualquier populismo de derecha, incluyendo a Miguel Alemán.

6. Salinas, con su gobierno, ha tenido similitudes al de Menem en Argentina, Fujimori en el Perú, Collor de Melo de Brasil e, incluso, con el de Fox de México; los cinco gobiernos profundamente corruptos, populistas de derecha, deberían estar en la cárcel por sus desfalcos y los destrozos económicos que hicieron en su país. Los tres gobernantes extranjeros (Menem, Fujimori y Collor han estado en la cárcel, Salinas y Fox –no solo andan libremente despilfarrando el producto de sus robos al erario- sino que siguen moviendo grupos políticos y de delincuentes) Y la periodista Aristegui le pregunta a De la Madrid si debe estar en la cárcel y el responde que no conviene al Estado porque se terminaría de desprestigiar. Piensa que ni modo “hay que seguir así”.

7. No sabemos si Bartlett, hoy el priísta batallador y cercano a los intereses del pueblo de México, pudo ser un gobernante menos entregado al neoliberalismo que Salinas. Si hubiese enfrentado la brutal intervención de los inversionistas yanquis y europeos que se adueñaron de bancos, comunicaciones, transportes y un sin número de empresas que dejaron de ser propiedad de capitalistas mexicanos. No sabemos si Del Mazo, el empresario multimillonario del grupo Hank/Atlacomulco del Estado de México, hubiese hecho un gobierno más entreguista que el de Salinas. No vale la especulación. Lo que no puede negarse es que Salinas pudo tomar posesión gracias al apoyo de los jerarcas del panismo y abrió, en agradecimiento, todas las puertas del gobierno al mismo PAN.

8. El PAN, aunque fundado por empresarios, hacendados y clero en 1939, sólo comenzó a desarrollarse a partir de 1986 con el apoyo del neoliberalismo de De la Madrid y Salinas. ¿Quien puede olvidar que los panistas repitieron mil y un veces en sus discursos que estos gobiernos priístas que se inauguraron en 1982, estaban aplicando el programa original panista? ¿Puede olvidarse que combatieron, junto a los empresarios, a los gobiernos de Echeverría y López Portillo, a los que bautizaron como “la docena trágica”, alimentadores de empresas paraestatales, apoyadores de refugiados españoles, chilenos y argentinos, así como de “revolucionarios nicaragüenses y salvadoreños”? Si Fox y Calderón llegaron al gobierno fue gracias a Salinas que les dio fuerza y poder.

8. Lo que De la Madrid hace ahora no es destapar la mugre salinista, sino decir unas cuantas frases que reconfirman lo que ya sabíamos. ¿Qué pasaría si otros políticos que han estado en la cúspide de los gobiernos y del poder (tan corrompido y asqueroso) se dedicaran a hablar, cansados de tragar basura y arrepentidos para que dios los coja confesados? Seguiríamos, quizá, riéndonos y burlándonos hasta el cansancio de esos políticos y empresarios HP, pero también preocupándonos porque la mayoría de nuestra población sigue sin comprender nada y dejándose engañar y manipular por sus propios enemigos. A pesar de todo, la gente, aunque sea un 30 por ciento de la población, saldrá a votar para seguir legitimando este sistema de enorme cinismo y corrupción. ¿Todavía podremos esperar el “milagro” revolucionario de 2010?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.