martes, 19 de mayo de 2009

Paraguay: Preso tenebroso jefe soplón

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

Francisco Ortiz Téllez, durante años Cónsul de Paraguay en la fronteriza ciudad argentina de Posadas, desde donde actuaba como uno de los máximos jefes de la red regional de pyragües, que cumplió un destacado papel durante la Operación Cóndor, finalmente está preso en la Cárcel de Tacumbú, en Asunción.

El Piragüé (como son conocidos en Paraguay, en idioma guaraní los soplones o tiras), fue detenido en la tarde del domingo, cuando salía de su hacienda en la región sureña de Misiones, acusado de haber participado en el secuestro, desaparición y asesinato de numerosos militantes revolucionarios sudamericanos.

Requerido desde hace dos años, Ortiz vivía tranquilamente en esa zona, en virtud de la complicidad de las autoridades, pero en esta ocasión se truncó su habitual paseo por la Ciudad de San Ignacio, que regularmente recorría exhibiendo su placer por la siniestra función cumplida.

Su burla parece haber terminado, aunque manifieste que nada podrán hacerle porque nada hizo, muy diferente a lo que sostienen los familiares de las víctimas, entre ellas Ester Ballestrino de Careaga y el médico Agustín Goiburú, cuyos hijos acompañaron a la comitiva uniformada que lo detuvo en la portera de su fastuosa estancia ganadera.

A los crímenes imputados a Ortiz, las organizaciones de derechos humanos reclaman que se agregue el enriquecimiento ilícito de que goza toda la cúspide que encabezó el General Alfredo Strossner, entre 1954 y 1989, tres décadas y media de represión, persecución, torturas, desapariciones, asesinatos y saqueo del país.

El movimiento de las víctimas sostiene que 150 paraguayos desaparecieron de Argentina bajo el Plan Cóndor. Martín Almada, descubridor de los archivos de la policía estronista, caratulados como Archivos del Terror, reclama que también sea detenido y juzgado, por la misma causa, el entonces Embajador de Paraguay en Buenos Aires, Luis González Arias.

Desde hace dos semanas, está en Asunción Augusto Montanaro, Ministro del Interior durante 30 años, sindicado como uno de los más siniestros personajes de la tiranía.

Llegó de Honduras, donde estaba asilado y de inmediato fue hospitalizado. En el aeropuerto se mostró lúcido, pero ahora asume actitud de autista ante las autoridades, negándose a declarar. Muy diferente se muestra durante las visitas de sus familiares. Diversas organizaciones, reclaman que también vaya a Tacumbú.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.