lunes, 18 de mayo de 2009

Puerto Rico: Declaración de los siete

CLARIDAD

Nota de la Redacción: A continuación reproducimos la Declaración de los Siete, las palabras que los siete patriotas puertorriqueños pronunciaron al ser dejados en libertad el pasado miércoles 6 de mayo y el texto íntegro de la Carta que le cursaron al Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, donde exponen las razones para su acto de desobediencia civil.

La protesta pacífica de desobediencia civil que escenificamos el pasado 6 de mayo en el Congreso de los Estados Unidos de América en Washington, DC, es correlato del malestar del pueblo puertorriqueño ante la intolerable realidad de coloniaje que vivimos. Realidad que nos afecta a todos por igual independientemente de las posturas religiosas o ideológicas. Por 111 años, el país, nuestro país, ha sufrido una ocupación, primero militar y luego mediante la usurpación por parte de la metrópoli, de nuestros poderes políticos y económicos. Situación que no nos permite dar respuestas adecuadas a nuestros problemas más inmediatos y por consiguiente a los mediatos.

Los representantes “electos por el pueblo” para lidiar con esos problemas, lejos de resolverlos, los aumentan y perpetúan. Las elecciones que cada cuatro años se celebran en Puerto Rico se han convertido en un proceso que traiciona el concepto de la democracia y es uno mediatizado e influenciado por la metrópoli para mantener la dominación y el predominio de sus intereses. El clamor de todos los sectores más progresistas de nuestra nación es acabar de una vez por todas con el coloniaje. Si en algo hay consenso en nuestro país es que constituimos la colonia más antigua del mundo. Los plebiscitos, consultas y referéndum que se han llevado a cabo a lo largo de estos 111 años de coloniaje no han abonado un ápice a la solución de este ignominioso sistema.

Instamos al gobierno de los E.U.A. a acatar las múltiples resoluciones sobre el caso colonial de Puerto Rico e iniciar un proceso, conforme a la Ley Internacional (tal como ellos lo exigen a cualquier otro país en el mundo), para descolonizar de una vez y por todas nuestra isla borinqueña.

Este acto de desobediencia civil enraizado en el más sincero y honesto sentimiento de amor a nuestra Patria y a nuestro pueblo, es también expresión de afirmación de lo que somos: ¡Un pueblo trabajador y digno que no merece ni un segundo más la indignidad del coloniaje!

María L. (Chabela) Rodríguez
Eugenia V. Pérez-Montijo
Luis Enrique Romero
José (Tony Mapeyé) Rivera
Ramón Díaz
Luis Suárez
Carlos Esteban Fonseca

6 de mayo de 2009
Wáshington, DC, Estados Unidos

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.