martes, 19 de mayo de 2009

Rusia amplia sus suministros de gas a Europa

Oleg Mitiáyev ( RIA NOVOSTI)

El pasado fin de semana, Rusia respondió con pasos concretos a la declaración aprobada en la conferencia de la Unión Europea (UE) celebrada recientemente en Praga, donde todos los países de la UE proclamaron su apoyo a la construcción del gasoducto Nabucco, para recibir gas alternativo al que suministra Rusia.

En presencia de los primeros ministros de Rusia e Italia, Vladímir Putin y de Italia, Silvio Berlusconi, en el balneario ruso de Sochi, el 15 de mayo, fue firmado un acuerdo para aumentar a más del doble la capacidad de trasiego del gasoducto ruso-italiano South Stream.

Al día siguiente, en el mismo lugar, Putin acordó con su colega turco Recep Tayyip Erdogan la construcción de un segundo ramal al gasoducto Corriente Azul, que actualmente une a Rusia con Turquía.

Gasoducto South Stream a Italia

El gasoducto South Stream es un proyecto conjunto entre la empresa rusa Gazprom y el consorcio energético italiano ENI. South Stream pasará por el fondo del mar Negro desde Rusia hasta Bulgaria, y desde allí, por los territorios de Serbia, Hungría, Eslovenia o Austria, hasta el norte de Italia. Otro ramal de South Stream deberá pasar desde Bulgaria a Grecia y desde allí, continuará por el fondo del mar Adriático hasta llegar al sur de Italia.

Con un costo inicial valorado en más de 20 mil millones de euros, el memorando sobre la construcción de South Stream fue firmado por Gazprom y ENI en junio de 2007. La compañía operadora del proyecto fue registrada en Suiza en enero de 2008 y según los planes previstos, a partir del 2015 por las tuberías de South Stream se trasportará 31 mil millones de metros cúbicos de gas anuales.

Putin y Berlusconi también acordaron aumentar la potencia de trasiego de South Stream más del doble, de 31 mil millones a 62 mil millones de metros cúbicos anuales y ante la presencia de los dos primeros ministros, representantes de Gazprom y ENI firmaron el memorando adicional correspondiente.

De esta manera, Rusia dio a entender que el gas adquirido a Turkmenistán según un contrato con vigencia hasta 2025 lo piensa transportar por South Stream, además, la ampliación de este gasoducto supone cambios importantes en las rutas tradicionales del gas ruso a Europa.

El incremento de los suministros de gas por las tuberías de South Stream reducirá al menos en dos veces el trasiego de gas por Ucrania por donde actualmente transita el 80 % del gas ruso que llega a Europa.

También en Sochi, se suscribieron documentos con empresas energéticas de Grecia, Bulgaria y Serbia para la creación de empresas mixtas relacionadas con la realización de South Stream por los territorios de esos países, y la preparación de estudios de viabilidad del proyecto.

Hay que tener en cuenta que Italia es el principal socio occidental de Rusia en South Stream y a pesar de que el consorcio italiano apuesta por el proyecto ruso en detrimento del gasoducto Nabucco, Italia, como todos los países miembros de la UE apoya la idea de diversificar las fuentes de recursos energéticos que llegan a Europa.

Italia planea que en 2013 terminará la construcción del gasoducto italo-argelino Galsi y otro gasoducto que a través de Grecia comunicará Italia con Turquía y desde Turquía, potencialmente Italia puede tener acceso a gas ruso, de Azerbaiyán y de otros países que pueden unirse a Nabucco cuando concluya su construcción.

Ante estas perspectivas, Italia continúa negociando con Gazprom la obtención de más ventajas en su participación en South Stream, entre otros asuntos, la distribución de los beneficios y la dirección del proyecto. Es posible que Italia como socio del South Stream, pida a Rusia concesiones en otros proyectos ruso- italianos importantes.

Otro ramal del gasoducto Corriente Azul para Turquía

Después de Berlusconi, para negociar asuntos energéticos a Sochi también llegó el primer ministro turco. A pesar de que Turquía es el país de tránsito clave para el gasoducto Nabucco, Erdogan acordó con Putin construir el gasoducto Corriente Azul-2, como complemento al gasoducto existente Corriente Azul.

Construido con la participación de ENI la tubería del gasoducto Corriente Azul pasa por el fondo del mar Negro y une directamente a Rusia con Turquía. En 2008, se transportó por ese gasoducto a Turquía 10.000 millones de metros cúbicos de gas ruso.

En los últimos años, en respuesta a pedidos de Turquía, Rusia en varias ocasiones aumentó los suministros gas en la temporada de invierno, cuando otros proveedores de gas no están en condiciones de suministrar ese gas a Turquía.

Según expertos, después de 2015 el consumo de gas natural en Turquía aumentará considerablemente, y en este sentido, los planes de construir un segundo ramal para el gasoducto Corriente Azul desde el punto de vista de la seguridad energética es de mucha actualidad.

Por que el gasoducto Corriente Azul-2 no solo está encaminado a satisfacer las necesidades energéticas de Turquía sino también suplir a consumidores en Oriente Medio, como Israel, lo que diversificará aún más los suministros de gas ruso.

Al mimo tiempo, los primeros ministros de Rusia y Turquía acordaron prolongar el contrato sobre la ruta occidental del gas ruso a Turquía. La ruta occidental pasa por el territorio de Ucrania, Moldavia, Rumania y Bulgaria y con un volumen de 6.000 millones de metros cúbicos de gas anuales, es un complemento el gas que se trasiega por el gasoducto Corriente Azul.

De esta manera, Rusia expuso argumentos de mucho peso a favor del inicio de proyectos energéticos para suministrar gas a Europa, Turquía y Oriente Medio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.