miércoles, 17 de junio de 2009

Argentina, Córdoba: Efectivos de la Guardia de Infantería reprimió a trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social

PRENSA RED

El patoteril accionar se produjo cuando los compañeros pretendían continuar con las asambleas que vienen realizando pacíficamente en reclamo de una equiparación salarial. Repudio de ATE-Córdoba.

Trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social de la provincial fueron brutalmente reprimidos por alrededor de cien efectivos de la Guardia de Infantería y Sección Canes cuando pretendían continuar con las asambleas que hace dos semanas en forma pacífica vienen realizando en reclamo de una equiparación salarial que los saque de la indigencia en que se encuentran en la actualidad..

ATE-Córdoba repudió “la militarización y represión a los trabajadores" y criticó al gobernador y su ministro Carlos Massei por responder de esa manera "a los legítimos reclamos de los compañeros del sector, que se encuentran entre los peores pagos de la administración provincial”, dice un comunicado del gremio.

Los efectivos pretendieron interponerse en la entrada del edificio cuando los trabajadores ingresaban tras realizar una asamblea, con la participación de unos 300 compañeros, en una de las calles internas del organismo.

Los trabajadores intentaron, en primera instancia, ingresar por la puerta principal pero, ante la negativa de la policía, lo hicieron por una entrada lateral, donde recibieron una andanada de golpes con bastones y patadas de los efectivos en el lugar, medida que no logró impedir el ingreso.

Esta brutal agresión se repitió en el hall central del edificio, con el saldo final de 15 compañeros con distintas contusiones de menor gravedad física, pero que marca cuál es la relación que el poder político que gobierna la provincia mantiene con los empleados estatales.

Vale señalar que el 40% de los trabajadores del sector se encuentra con el sueldo embargado ya que la falta de recursos los ha llevado a endeudarse con distintas mutuales por la simple razón que los salarios simplemente no alcanzan para cubrir sus necesidades básicas.

Pero cabe preguntarse a qué se debe tamaña reacción represiva, si no es que las protestas de los trabajadores impiden que se liquiden normalmente los subsidios que el gobierno necesita imperiosamente repartir antes de las elecciones, por medio de sus punteros políticos.

“Nos encontramos en una situación paradójica: los trabajadores que atienden a los sectores sociales más pobres no se diferencian de esos mismos conciudadanos en cuanto a su poder adquisitivo”, señaló el delegado de ATE en el sector, Carlos Freytes.

ATE denuncia la actitud patoteril del gobierno e insta al ministro Carlos Massei a que deponga esa forma de tratar a los trabajadores y atienda a sus legítimas demandas salariales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.