martes, 9 de junio de 2009

Argentina: Criminalización de la protesta social: Persecución contra docentes chubutenses

Carlos Saglul (ACTA)

“Una cosa es el gobierno puerta afuera, otra puertas adentro. Lo podemos confirmar mejor que nadie los docentes que cuando pedimos aumento nos responden con la guardia de infantería y encima de eso, nos amenazan penalmente”, denunció a ACTA Raquel Caprano, secretaria de Prensa de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH-CTA).

Recuerda Raquel Caprano que “el 28 de abril pasado tuvimos una reunión en el Ministerio de Educación en la que demandamos el llamado a paritarias. Nos quedamos a esperar. Dijimos que nos quedaríamos allí hasta que nos dieran una respuesta. El 29 por la madrugada vino la respuesta pero no de la manera esperada. Mandaron la Infantería a reprimirnos”.

El incidente no termino allí ya que, “toda la conducción del gremio y algunos delegados hemos recibido cartas documento donde nos acusan de haber tomado el Ministerio, nos notifican del inicio de un sumario y inclusive se menciona una acción penal”, indicó la dirigente docente en diálogo con ACTA.

“Es ridículo, todo lo que hicimos fue quedarnos sentados pacíficamente a la esperar de una respuesta”.

El salario del miedo

La dirigente sabe que a la prepotencia del poder se la rompe con movilización popular, aunque admite “han metido mucho miedo en la gente. A los compañeros que van a una movilización los llaman y le dicen: -No te olvides que tu hijo trabaja contratado en el Estado. Le están diciendo que si se movilizan el contrato puede caerse. Son formas de apretar a los compañeros”.

Esto obliga –cuenta- a pensar en nuevas formas de denuncia y presión.

En tanto, el gobierno de Chubut persiste en su negativa de abrir la paritaria con los docentes. Para justificarlo se recuesta en la crisis internacional.

“No es que no nos aumentan, no están ajustando el salario ya que los precios suben", explica Raquel.

El básico actual es de mil cien pesos más un aporte extra en negro por zona patagónica.

“Como si fuera poco ahora a todos los que pertenecemos a la obra social estatal nos hacen un descuento de 4 pesos por integrante del grupo familiar para transplantes. Es una vergüenza, eso debería pagarlo el Estado”.

Con los salarios congelados, los docentes no se rinden. Crearon el Frente del Gremios. "Intentamos agrupar fuerzas para poder torcerle el brazo al gobierno y lograr que nuestros salarios no sigan en picada", confiesa Caprano.

"Todo lo que intentamos es forzar al Gobierno para que se siente a negociar. Debería ser algo normal dentro de una sociedad democrática. Pero aquí en Chubut no es así", recuerda la maestra.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.