martes, 2 de junio de 2009

Brasil: Instala dos generadores de vapor que desarrolló para una planta nuclear

La estatal brasileña Eletronuclear concluyó la instalación de los dos generadores de vapor que desarrolló con tecnología nacional para sustituir los dos de tecnología alemana con que funcionaba Angra 1, la primera de las dos plantas nucleares con que cuenta Brasil.

Eletronuclear informó hoy en un comunicado que concluyó las obras para la sustitución de los dos generadores de vapor de Angra 1, que calificó como una operación inédita en Brasil, y que podrá anticipar en dos días el reinicio de operaciones de esta central nuclear.

"En este momento están siendo realizados las últimas pruebas en los nuevos equipos para que la planta sea sincronizada al Sistema Eléctrico Nacional a partir del próximo jueves", según la nota.

La planta está desconectada desde el 24 de enero pasado, cuando se inició el proceso de sustitución de los generadores de vapor, una obra que movilizó a cerca de 2.000 trabajadores en turnos de hasta 24 horas.

Los generadores fueron desarrollados por la también estatal Nuclebrás Equipos Pesados (Nuclep) tras una inversión de 569 millones de reales (unos 285 millones de dólares).

Su función es suministrar vapor a elevadas temperaturas y alta presión para alimentar las turbinas generadoras de energía eléctrica en las plantas nucleares.

Los nuevos equipos, por ser más modernos y eficientes que los que estaban en operación, van a mejorar el desempeño y a prolongar la vida útil de Angra I, una planta inaugurada en 1985.

Los generadores de vapor, por su mayor eficiencia, permitirán un aumento del 6 por ciento en el capacidad de generación eléctrica de la planta nuclear, que actualmente es de 657 megavatios.

Los equipos, cada uno con 21 metros de altura, 4,5 metros de diámetro y 343 toneladas de peso, fueron fabricados con materiales más resistentes, entre los cuales una mezcla de manganeso, molibdeno y níquel. En su interior tienen 5.428 tubos de níquel por los que circula el agua procedente del reactor nuclear.

Para instalarlos fue necesario la apertura de un hueco de cerca de 36 metros cuadrados en una de las paredes del edificio del reactor y el uso de maquinaria especial para transportarlos e izarlos.

Pese a que la sustitución de los generadores alemanes no estaba prevista en el proyecto inicial, los equipos presentaron una predisposición al desgaste metálico, como ya ocurrió en varias plantas nucleares del mundo, que exigen frecuentes y costosas revisiones.

La Nuclep utilizó materiales más resistentes y menos susceptibles a la corrosión bajo tensión.

Con su sustitución se elimina la necesidad de inspeccionar el 100 por ciento de los tubos a cada parada técnica y podrán hacerse inspecciones por muestreo.

"La sustitución de los generadores de vapor aumenta la seguridad, la eficacia y la confianza de la planta. Además, las paradas para reabastecimiento podrán ser menos prolongadas y costosas", según Jorge Luiz Lima Rezende, superintendente de la planta.

Brasil cuenta con dos plantas nucleares en Angra dos Reis, municipio en el litoral sur del estado de Río de Janeiro y en donde el Gobierno construye una tercera central.

El país ya domina la tecnología de enriquecimiento de uranio, que antes importaba, y desarrolló su propia centrífuga.

Entre los planes del Gobierno figura la construcción de ocho nuevas plantas nucleares hasta 2030, que tendrán capacidad para generar hasta 1.000 megavatios cada una y un 70 por ciento de componentes nacionales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.