lunes, 29 de junio de 2009

Desmentido


Máximo Kinast (especial para ARGENPRESS.info)

Pensaba escribir una denuncia, pero mi mujer, que es muy buen abogado y sabe mucho me dijo: “No tienes ninguna prueba y no puedes afirmar que Obama esta detrás del Golpe de Estado en Honduras”. Es cierto, le dije, no tengo pruebas, escribiré un desmentido.

Quiero desmentir a los mal pensados y a los calumniadores y dejar bien claro de que no hay pruebas de que Obama, ni los Estados Unidos tengan relación con el Golpe de Estado en Honduras. Quien afirme eso es un comunista resentido y con su corazón lleno de odio. (Pinochet dixit)

No es una prueba el hecho de que siempre, todos los golpes de Estado que se han dado en el mundo en los últimos cien años han contado con el visto bueno de la Embajada de los Estados Unidos, cuando no han sido directa y claramente promovidos por la CIA y el gobierno de turno de los Estados Unidos. Ese hecho nada prueba en el caso de Honduras.

No es una prueba el hecho de que todas las Fuerzas Armadas que han dado golpes de Estado en el mundo en los últimos cien años han contado con el permiso de la Embajada de los Estados Unidos, cuando no han sido directa y claramente instigados y dirigidos por la CIA y el gobierno de turno de los Estados Unidos. Ese hecho nada prueba en el caso de Honduras.

No es una prueba el hecho de que tradicionalmente los Presidentes de Estados Unidos han complotado contra países democráticos para derogar gobiernos legítimos contrarios a sus intereses o hacerles la guerra. Lo que haya hecho gentuza como NIxon o los Bush, en beneficio de multinacionales vinculadas a ellos, aprovechándose del cargo de Presidente de los Estados Unidos no son hechos vinculantes para Barak Obama. El hecho cierto que les une el ocupar (o haber ocupado) el cargo de Presidente de los Estados Unidos de América es una mera coincidencia y no implica que Obama esté interesado en derrocar gobiernos adversos a sus intereses.

El hecho cierto de que el Gobierno de Honduras se estuviese alineando en una onda chavista no prueba que esa sea la motivación causante de su derrocamiento, ni prueba una vinculación con Obama ni con el Gobierno de los Estados Unidos ni con la CIA.

El hecho cierto de que se preparaba un referendum (que podría haber ganado el Gobierno) no es una prueba de que el Golpe de Estado se haya dado para impedirlo, como históricamente está comprobado que ocurrió en el Chile de Salvador Allende en 1973. Simplemente es una mera coincidencia.

Los hechos ciertos de que hubo un apagón general en Honduras en la mañana de hoy; que las Fuerzas Armadas exigieron y consiguieron la renuncia del Presidente constitucional; que la ciudad de Tegucigalpa este siendo sobrevolada por helicópteros de guerra, y otros indicios, no son prueba de que haya habido un golpe de Estado en Honduras.

Que los congresistas hayan declarado (cito de memoria) que “este Golpe no se ha dado por fines personales”, “estamos consolidando la democracia”, y “aquí no ha habido un golpe de estado” y el hecho cierto –como saben todos los chilenos y todo el mundo- que esas frases (o algunas muy parecidas) fueron pronunciadas por Augusto Pinochet y sus secuaces, antes de entrar a saco contra los bienes nacionales y en beneficio propio, no es prueba suficiente para declarar que en Honduras ha habido un Golpe de Estado. La similitud de las frases es sólo mera coincidencia.

Que la CNN ya hable de un actual Presidente de Honduras y se refiera al Presidente Constiucional Manuel Zelaya como el ex Presidente no es una prueba de la intromisión de los Estados Unidos en asuntos internos de otro país. Sólo demuestra que los periodistas de la CNN manejan mal el castellano.

Que las votaciones en el Congreso de Honduras para aceptar la renuncia del Presidente Manuel Zelaya hayan sido aprobadas por la unanimidad de los congresistas presentes, no resta legitimidad al evento ¿O si? ¿Donde estaban los parlamentarios de Gobierno?

Que nadie sepa nada de los parlamentarios del Gobierno y que no hayan participado no implica que estén secuestrados, desaparecidos, asesinados, comprados o anulados de otra forma. Lo único que honestamente se puede decir es que en esas votaciones no se oyeron sus voces y al parecer no estuvieron en esa sesión de hoy, que nombró Presidente de Honduras al Presidente del Senado.

El hecho cierto de que el Presidente Obama este siguiendo los mismo métodos de Bush para solucionar la crisis financiera, vale decir, fabricar más dólares sin respaldo y darlos sin control a los financistas causantes de la crisis, no es suficiente para suponer que estamos ante un nuevo tipo de Golpe de Estado, con una CIA más sofisticada.

El hecho cierto de que este golpe de Estado favorezca los intereses de Estados Unidos y perjudique a los bolivarianos o chavistas no nos permite suponer que se esta haciendo un test y probando una nueva forma de derrocar gobiernos legítimos, constitucionales, con la complicidad de congresistas venales.

Lo que si nos permitiría afirmar la complicidad de Obama, de la CIA y del Gobierno de USA sería si esto llegara a ocurrir en Francia, por ejemplo, o en España. Si por casualidad la cosa se repite en Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Venezuela o Cuba no podemos dudar de que sólo es una mera coincidencia y nada nos autoriza a pensar de que Obama, un gran Presidente de los Estados Unidos, este detrás de cada golpe de Estado que se produzca en el futuro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.