lunes, 8 de junio de 2009

Fidel Castro Díaz-Balart afirma que los cambios en la política exterior estadounidense son un retoque cosmético

Ricardo Zedano (RIA NOVOSTI)

Fidel Castro Díaz-Balart, asesor científico del Consejo de Estado, quien arribó a Rusia para ser distinguido con el título de Doctor Honoris Causa por el Instituto de Ingeniería Física de Moscú, dio en rueda de prensa detalles sobre la realidad cubana a la luz de la política exterior de EEUU hacia Cuba.

Digo detalles porque de éstos no se escribe a menudo debido a la escasa información. Sería bueno que todos tengan acceso a muchas fuentes de información para que puedan hacer sus propias conclusiones dentro del marco de una "democracia", palabra que encanta a muchos de los pocos que gobiernan el mundo.

Al respecto, es necesario destacar hechos concretos que se desconocen sobre lo que pasa en Cuba y lo que le toca vivir al pueblo de la más grande isla antillana. Los optimistas albergan en su seno esperanzas de que el presidente de EEUU, Barack Obama, cambie la política exterior con respecto a Cuba y el mundo en general. Sin embargo, los hechos testimonian todo lo contrario. Y no porque el señor Obama no comparta el punto de vista social y humano con todos aquellos que realmente quieren un mundo mejor. Pese a que no es responsable de los crímenes perpetrados por su país contra Cuba y la humanidad, no podrá cambiar la imagen negativa que se tiene de EEUU a nivel mundial, ni la política exterior de su país con respecto a la Isla por el simple y llano hecho de que afectaría los intereses de otros que tienen mucho más poder del que él está dotado.

En este sentido, Barack Obama hizo promesas importantes durante su campaña electoral como, por ejemplo, la de eliminar las restricciones que impuso el gobierno de Bush a los cubanos residentes en EEUU y a sus familias en Cuba. Según Fidel Castro hijo, fue una demanda de la comunidad cubana en los EEUU que realmente cumplió. "Ahora más allá del tema de otros aspectos que implican lo fundamental del diferendo con EEUU como es el bloqueo o incluso el derecho constitucional que tienen los norteamericanos de viajar a todas partes del mundo menos a Cuba, no lo ha cambiado", dijo el hijo mayor de Fidel Castro.

Si EEUU levantare el bloqueo que le impuso a Cuba, si cumpliere al pie de la letra con el acuerdo migratorio suscrito con este país para la expedición de 20.000 visados anuales, cerraré la prisión de Guantánamo previa devolución de dicho territorio a Cuba, y derogare la Ley de Ajuste Cubano que provoca muchas muertes debido a que estimula la migración ilegal, sería prueba de una intención verdadera por cambiar su política exterior con respecto a la Isla.

Castro Díaz-Balart, abordado por la prensa local, comentó los efectos del bloqueo estadounidense sobre la ciencia cubana destacando que sería más fácil decir "en qué no la afecta". Sin embargo, citó unos ejemplos de cómo se aplica el bloqueo en el campo de la ciencia en Cuba: en lo que concierne a la medicina, está prohibido exportar a Cuba algunos citostáticos con el afán de producir medicamentos necesarios para los niños que sufren de cáncer; también está prohibido suministrar equipos médicos de alto contenido tecnológico de producción estadounidense que se requieren para los hospitales a fin de que puedan ofrecer servio médico gratuito. No les permiten adquirir equipo de laboratorio de alto contenido tecnológico y de los más modernos que hacen falta para las investigaciones científicas. En el caso de los contactos directos durante el gobierno de Bush prohibieron incluso que los científicos cubanos puedan publicar sus artículos en revistas norteamericanas. Esto es algo que la propia comunidad científica norteamericana criticó mucho y a lo que se opone fervientemente. Asimismo, muchos especialistas y científicos cubanos son invitados sistemáticamente a diferentes foros en EEUU pero no se les expide el visado correspondiente.

Asimismo, Díaz-Balart recordó que en 1996 el gobierno norteamericano aprobó la hostil Ley Helms-Burton cuyo objetivo era perjudicar económicamente a Cuba e impedir la inversión extranjera en la Isla para obstruir la construcción de una central electronuclear pese a que disponía de datos fidedignos de que la construcción se haría con fines pacíficos.

Pese a todo ello, Cuba ha registrado espectaculares progresos en estas cinco décadas en diferentes campos de la ciencia. Siendo un país que tenía un 30% de analfabetismo y no gozaba prácticamente de tradición científica a principios de la Revolución, la Isla actualmente tiene 65 universidades, 800 mil graduados y más de 200 centros de científicos. El sector más emblemático de Cuba es el campo de las biotecnologías. Información sobre los descubrimientos de científicos cubanos en este campo se pueden encontrar en las últimas publicaciones de la revista Nature en enero y marzo de este año, y en otras revistas estadounidenses.

Fidel Castro Díaz-Balart afirmó a título de colofón que es un "hecho evidente de que no hay un cambio real" en la política exterior estadounidense con relación a Cuba y que se trata apenas de un retoque cosmético de dicha política.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.