martes, 23 de junio de 2009

La seguridad democrática del Plan Colombia y el Terrorismo de Estado

Allende La Paz (NOTICOLOMBIA PRESS)

El régimen narco-paramilitar de Uribhitler ha cacareado sobre la ´seguridad democrática´ y quiere embutírsela a la comunidad nacional e internacional como una política exitosa del régimen. Nada más alejado de la realidad. El informe del Relator Especial de la ONU para las Ejecuciones extrajudiciales, Philip Alston, es una condena al estado colombiano y sus persistentes y consuetudinarias violaciones de los derechos humanos de los colombianos, en especial al régimen empotrado en la Casa de Nariño.

Todas las instituciones del estado recibieron un llamado de atención. La Fiscalía, las Fuerzas militares, el narco-paramilitar presidente, en fin, todas recibieron el jalón de orejas de Alston. Por qué? Porque cualquier persona medianamente inteligente se da cuenta que todo obedece a una política desarrollada desde el estado, es decir, es la implementación del Terrorismo de Estado que tantas veces hemos denunciado en nuestros escritos.

Hemos denunciado siempre que en la base de las persistentes y consuetudinarias violaciones de los derechos humanos está la Doctrina de Seguridad Nacional, base y sustento de las políticas genocidas adelantadas desde el Estado a través de todos los planes militares diseñados en los centros de poder del imperio, desde el Plan LASO hasta las tres fases del Plan Colombia. Respecto de éste último podemos decir que el gobierno del ´demócrata´ Barack Obama no tiene otra forma de resolver los conflictos que a través de la guerra, según se ve en la continuidad que le da al Plan Colombia, el cual ha demostrado su fracaso.

Dándonos apenas una paseada por los titulares de la prensa terrorista mediática del estado podemos darnos una visión de la realidad de las políticas estatales y la mentira de que la ´seguridad democrática´ les ofrece ´seguridad´ a los colombianos: Falsos positivos en todos los departamentos colombianos. En Bogotá se roban cada día 9 vehículos, en promedio, admite la Policía Metropolitana. 27 mil muertos en homicidios declara Medicina Legal (la cifra estable de los homicidios de todos los años). Detención de 9 mil personas acusadas de ser guerrilleros o auxiliadores de la guerrilla, los cuales son posteriormente liberados por la fiscalía ´por falta de pruebas´. 11.500 colombianos víctimas de asesinatos ´fuera de combate´ durante los 4 primeros años del régimen de Uribhitler.

Por su parte, la guerra seguirá implementándose en Colombia. Quizá el ´salto estratégico´ de que hablaba el exministro de defensa, JM ´La Hiena´ Santos, es el mayor involucramiento de militares estadounidenses en la guerra en Colombia con el traslado de la Base de Manta (Ecuador) a la Base de Palanquero (Colombia), para lo cual el gobierno de Estados Unidos gastará 42 millones de dólares adicionales a los 523 millones del Plan Colombia.

Un ´salto estratégico´ que no es más que la vietnamización de la guerra en Colombia: apoyo a grupos de la mafia de la cocaína y la heroína, violaciones de derechos humanos de la población, guerra y más guerra, mientras no se soluciona ninguna de las causas que dieron origen al conflicto: exclusión política, exclusión económica, exclusión social.

Lo que demuestra, por el contrario, es que los gobiernos de Estados Unidos seguirán manteniendo su injerencia nefasta en los asuntos internos colombianos y seguirá patrocinando una guerra que lleva violaciones de derechos humanos, sangre y dolor a todo el pueblo colombiano. De esta manera los Estados Unidos son no solamente cómplices sino artífices de los ´falsos positivos´ o ejecuciones extrajudiciales y de cuanta violación de derechos humanos cometen las fuerzas militares y policiales a los cuales ellos con sus millones de dólares financian.

Este involucramiento viene de vieja data. Desde el inicio del Plan Colombia se ha señala el creciente involucramiento de tropas de Estados Unidos y se habla de más de 3.000 asesores, aunque éstas cifras no son reconocidas ni por Bogotá ni por Washington.

Evidentemente que los militares y policías colombianos son alumnos aventajados de la Doctrina de Seguridad Nacional [1] y han desarrollado el Terrorismo de Estado con las consiguientes violaciones de derechos humanos. Hemos manejado cifras incompletas dada la política del régimen colombiano de señalar y estigmatizar a los defensores de derechos humanos, lo cual imposibilita que se dé la recolección de los datos totalmente.

Quiero por esta vez recordar el acumulado incompleto que hemos recopilado a través del tiempo, que muestran la crisis humanitaria que sufren los colombianos por cuenta del régimen narco-paramilitar de la oligarquía colombiana y el imperio estadounidense.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.