martes, 23 de junio de 2009

México: Apresuramiento

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Ante la negligencia demostrada por las procuradurías General de la República y General de Justicia del Estado de Sonora, que a 18 días de la tragedia de la Guardería ABC de Hermosillo que ya cobró 47 vidas de infantes, no aciertan a tener a un solo detenido, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Daniel Karam Toumeh se apresuró desde el viernes pasado a presentar una demanda por responsabilidad civil, que no penal, contra el gobierno del estado, dueños y operadores de la estancia infantil, desde luego sin señalar nombres de los presuntos responsables.

Este domingo, desgraciadamente, aumentó a 47 los niños muertos a consecuencia del incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, ocurrido el pasado viernes 5. El secretario de Salud Pública de la entidad, Raymundo López Vucovich, confirmó el fallecimiento de la niña Ximena Álvarez Cota de dos años y medio, quien estaba hospitalizada en la ciudad de Guadalajara.

Con el argumento de que con medidas mínimas de seguridad hubieran permitido evacuar a tiempo la estancia infantil y evitar la tragedia -que ha enlutado hasta ahora a 47 humildes familias mexicanas-, el director del IMSS, interpuso una demanda de responsabilidad civil ante el Tribunal Superior de Justicia de Sonora contra la Secretaría de Finanzas del estado, los propietarios y administradores de la guardería.

En un comunicado de prensa leído por el propio Karam Toumeh, se dan a conocer los resultados de las investigaciones realizadas por la PGR, las cuales fueron entregadas en forma unilateral al IMSS no obstante que se supone que la etapa de toda investigación es secreta, son aprovechadas en dos vertientes, desde luego con el tufo de la contaminación preelectoral:

Primero, afirma el denunciante, que el incendio fue causado por la negligencia de los responsables de la bodega utilizada por el área de finanzas del gobierno estatal a cargo de Gilberto Inda Durán, ya que de manera indebida la bodega adjunta a la guardería se mantuvo cerrada y sin supervisión –sin velador-, y con el aire acondicionado encendido y sus consecuencias se agravaron por el incumplimiento de las medidas de seguridad por parte de los operadores.

Por lo que respeta a los dueños se comprobó que en la guardería se “tenía instalado un plafón a base de lona plástica, tipo carpa, que resultó ser un material altamente inflamable”, lo que confirmó que tanto los dueños como los operadores de la guardería ABC, al igual, no cumplieron con medidas mínimas de seguridad

El tufillo de lo electoral está más que presente, al igual que las actitudes tanto federales como locales de no profundizar en las investigaciones y no llevar ante los tribunales a los responsables de la tragedia que sigue cobrando vidas de inocentes niños en el ánimo criminal de que el tiempo borre de la memoria inmediata la muerte por negligencia de los inocentes, seguro que en otras partes del mundo el hecho ya hubiera costado varias cabezas de altos funcionarios y desde luego la consignación de los presuntos culpables, para desgracia de la sociedad, México en todo asunto criminal se ha convertido en el reino de la impunidad.

Revísense sino todo los actos de los que somos testigos, ya sin asombro en esta época de la lucha por los puestos de elección popular, tienen ese signo de interés y no por la lucha sociales del pueblo; el gobernador de Sonora, Eduardo Bours Castelo, apenas enterado de la demanda del director del IMSS presentada desde el viernes y dada a conocer hasta este domingo, aseguró:

La acusación contra el Gobierno del estado de Sonora por el incendio de la guardería ABC, "es una cortina de humo del Instituto Mexicano del Seguro Social” y por declaraciones de Diputados y Senadores del Partido Acción Nacional “que sin conocimiento de causa hacen acusaciones" e indicó en conferencia de prensa que desde el primer día de los trágicos sucesos su Gobierno reconoció que el fuego comenzó en la bodega que arrendaba la Secretaría de Hacienda del estado.

"Aquí la pregunta de fondo es: ¿por qué se permitió a la bodega operar como guardería? La revisión de 2005 dice claramente que no reunía las medidas de seguridad, no tenía puertas de emergencia y una lona, de material inflamable, estaba en el interior", aseguró.

Total, se reduce lo actuado a una apresurada denuncia de responsabilidad civil, que conste, no penal; seguramente por ello a 18 días de la tragedia no hay un solo detenido con influencia política o con parentesco de alcurnia en el poder.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.