martes, 9 de junio de 2009

México: Las “subrogadas”

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Se elevó a 44 los niños muertos a consecuencia del incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, subrogada del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS, permanecen otros 10 muy graves y 4 adultos en las mismas condiciones. Las investigaciones, se dice, que continúan cuando en realidad lo único que ha ocurrido son una serie de declaraciones contradictorias.

Daniel Karam Toumeh, director del IMMS, se negó a corroborar, por falta de información, dijo, que una de las dueñas de la guardería es Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, familiar de la esposa del presidente Felipe Calderón Hinojosa, Margarita Zavala Gómez del Campo, como lo han asegurado los medios locales.

Lo que ha quedado hasta ahora comprobado es que en los últimos 8 años las guarderías subrogadas del Seguro Social subieron de 757 a 1,426, en ese afán de los administradores de los dos gobiernos emanados del Partido Acción Nacional, que no servidores públicos, por favorecer los negocios de particulares y soslayar en esa forma la obligación primordial de la seguridad social que es mandamiento constitucional.

Fue el procurador de Justicia de Sonora, Abel Murrieta Gutiérrez, quien confirmó que se elevó el número de niños fallecidos a 44, cuando menos otros 10 se encuentran muy graves, así como 4 adultos. Respecto de las investigaciones, explicó que aún no tiene responsables, ni causas exactas del siniestro, pues los trabajos peritales aún no concluyen.

"Si yo ya tuviera a algún responsable, pues ya lo tendría arraigado", afirmó Murrieta Gutiérrez en conferencia de prensa y ante la insistencia de los reporteros rechazó fincar responsabilidades directas en las personas que presuntamente son los dueños. Lo que se considera una mala señal puesto que como es costumbre en la “justicia” en nuestro país “el hilo se rompe por lo más delgado”.

Dicha declaración es sin duda un grave tropezón del encargado de administrar justicia en la entidad, puesto que si el local de la guardería no cumplía las especificaciones de seguridad, ello es responsabilidad directa de los dueños, antes que de administradores y empleados menores.

Según una recreación en tercera dimensión que hizo la propia Procuraduría estatal, reveló que una "falla estructural" fue originada "en un muro entre la guardería y la bodega del gobierno federal". Otra hipótesis consiste en que se calentó el motor del aire acondicionado de la estancia infantil y que pasó a papeles que habían dejado bajo del aparato.

Confiemos en el compromiso del procurador local, de que "no hay inalcanzables" y que las indagatorias darán con los responsables. Por lo pronto las mismas se han convertido solamente en una serie de tesis y de declaraciones contradictorias. Lo único cierto y comprobado es que en los últimos 8 años las guarderías subrogadas del Seguro Social subieron de 757 a 1,426. El negocio privado, ante todo; la seguridad social, no es prioridad que les afecte.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.