miércoles, 17 de junio de 2009

Perú formaliza protesta contra el mandatario boliviano Evo Morales

El gobierno de Perú anunció que ha presentado una protesta formal a Bolivia por lo que describe como la ingerencia del mandatario boliviano Evo Morales en asuntos internos peruanos.

El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, José García Belaúnde, dijo que su país retiró al embajador peruano en Bolivia, Fernando Rojas, en una "muestra de desagrado" hacia la actitud de Morales.

El canciller afirmó que su país rechaza los llamados a la rebelión efectuados por Morales a las poblaciones indígenas de Perú.

"Perú está en capacidad de decirle a Morales: 'no pasarás'", acotó.

El 5 de junio, un enfrentamiento entre policías e indígenas dejó 34 muertos y un centenar de heridos en Bagua (Amazonas), en el norte de Perú.

Los habitantes autóctonos demandaban la derogación de diversos decretos con el argumento de que les lesionan sus derechos sobre la tierra. El gobierno accedió a la demanda de los indígenas.

El canciller dijo que el embajador Rojas llegó a Lima y permanecerá por tiempo indefinido en Perú.

"Ha sido llamado en consulta porque no nos parece adecuado que en las actuales circunstancias tengamos al embajador allá. Ya veremos en qué momento vuelve, pero estará de forma indefinida en Perú", manifestó.

García Belaunde sostuvo que Morales hizo su exhorto a la rebelión en una carta dirigida a la IV Cumbre Americana de Pueblos Indígenas, que se efectuó en mayo en departamento de Puno, fronterizo con Bolivia.

"Fue un paso más allá de expresar su solidaridad con los derechos de los pueblos indígenas, de su simpatía, de su cercanía. Hizo una convocatoria a resistir, a rebelarse y a la revolución", declaró a la prensa.

Refirió que detrás de estos hechos lo que se pretende es crear en Perú un clima similar al ocurrido en Bolivia, donde en 2003 tras marchas y manifestaciones fue derrocado el gobierno del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

García Belaunde dijo preferir mantener este tema a nivel bilateral.

El canciller consideró una "falacia" la afirmación de Morales de que su problema no era con Perú, sino con el jefe de Estado peruano Alan García.

"Es una falacia, cuando el presidente Morales habla del diferendo limítrofe (que mantiene Perú con Chile por la demarcación) está atacando a todo el país; cuando incita a la rebelión está atacando al sistema democrático y a todos los peruanos", expresó.

Estimó que las relaciones con Bolivia tendrán un "futuro complicado, en el que las posibilidades de entendimiento serán muy difíciles".

El canciller peruano afirmó que Morales tiene un convencimiento "mesiánico" de que es líder de todos los indígenas en la región, "sin que nadie lo haya llamado o nombrado".

Numerosos grupos indígenas de Sudamérica sí han expresado en diversas ocasiones sus simpatías por Evo Morales y el mandatario venezolano Hugo Chávez.

Como parte de las negociaciones de paz con los indígenas inconformes en Perú, el gobierno de Alan García se comprometió a levantar el estado de emergencia impuesto en la Amazonia tras los sucesos de violencia.

Los indígenas dijeron que pondrán fin a los bloqueos de carreteras en la región.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.