lunes, 8 de junio de 2009

Propone Venezuela un pacto de seguridad con Colombia y Ecuador

El embajador venezolano en Bogotá, Gustavo Márquez, propuso un acuerdo de seguridad entre Venezuela, Colombia y Ecuador contra el narcotráfico y la violencia armada en sus respectivas zonas fronterizas.

Se trata de cuidar la soberanía, dijo Márquez en entrevista publicada hoy en el periódico colombiano El Tiempo.

"Lo que tenemos que hacer es sacar el tema del debate público, sacarlo de los micrófonos y comenzar a trabajar en inteligencia entre los Estados", indicó el diplomático.

Según Márquez, en Colombia, Venezuela y Ecuador "hay que hacer un acuerdo para luchar contra el narcotráfico y contra todo tipo de violencia; crear mecanismos eficaces de seguridad en nuestros Estados y en las fronteras".

Colombia mejoró las relaciones con Venezuela afectadas en 2008 tras un bombardeo colombiano a un campamento de guerrilleros de Colombia en territorio ecuatoriano.

Sin embargo, Ecuador mantiene su distanciamiento diplomático con Colombia, indignado por la violación a su soberanía.

Márquez consideró que de no realizar un nuevo pacto de trabajo conjunto, las naciones podrían entrar en episodios lamentables en aras de la defensa de su soberanía.

"Sea lo que sea, porque si no se hace un pacto es la guerra. Cada quien por supuesto estaría manejando su propia soberanía. Pero es necesario ese acuerdo para combatir el crimen y la violencia en expresiones como el secuestro y el tráfico de drogas", añadió el diplomático venezolano.

Márquez consideró que los actores tienen que comenzar a dialogar y eso implica reconocer lo que ocurrió en ese incidente fronterizo.

Según el embajador de Venezuela, en primer lugar ahí hubo una violación de la soberanía, además de que "del lado ecuatoriano tendrán que reconocer lo que tengan que reconocer".

El bombardeo contra el campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) generó investigaciones que llevaron a Colombia a denunciar graves acusaciones contra funcionarios del vecino Ecuador por supuestas relaciones con los rebeldes.

En esa acción murió Raúl Reyes, considerado como el segundo comandante de las FARC.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, manifestó molestia por esas acusaciones e inconformidad porque Colombia solo fue conminada a una declaración oficial de evitar reincidir en acciones violatorias, pero sin recibir sanciones.

La acción también generó una intervención de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.