jueves, 23 de julio de 2009

Argentina: Nación dilata la licitación del GNEA

MOMARANDU

La empresa estatal Energía Argentina S.A. -Enarsa- amplió hasta el 30 de septiembre las propuestas para construir el Gasoducto del Nordeste que como máximo debían presentarse hasta el 30 de junio, luego que declaraciones de funcionarios de Bolivia dejaran en claro que ese país aún no produce suficiente gas para abastecer la estructura.

En paralelo al informe de la empresa estatal, el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos –YPFB-, Gyro Camacho, declaró a medios de prensa en Bolivia “falta producción” porque a pesar de que “ya se conoce la ubicación de nuevos yacimientos naturales” “no hay infraestructura para extraer el recurso”.

El gasoducto del Nordeste es una obra que involucra a las provincias de Chaco, Corrientes, Misiones, Formosa y Entre Ríos, y pretende llevar gas natural a la única región del país que aún no tiene acceso. Una vez terminado, el GNEA contará con 11 estaciones compresoras en el gasoducto troncal, mientras que con ramales hacia las provincias se extenderá 100 kilómetros de diversos diámetros para transportar el fluido a las diferentes ciudades y zonas donde requieren el energético.

El canciller argentino ya había anticipado desde La Paz a un portal boliviano que "si Bolivia no garantiza un volumen de exportación de gas de 27,7 millones de m3 diarios para 2010 es improbable que la Argentina lleve adelante la construcción del Gasoducto del Nordeste, para destacar que “nosotros no podemos hacer un gasoducto de US$1.500 millones para que después esté vacío".

Según los datos provistos por el Enargas, Bolivia estuvo suministrando un promedio de 4 millones de m3 diarios de gas en los últimos días, cuando a principios de mes la compra era de alrededor de 6 millones. La demanda de gas boliviano ha sido oscilante: el pico máximo se registró el 6 de junio cuando se importaron 7 millones de m3 de gas, mientras que el piso se registró el 20 de este mes con 1,7 millones.

El contrato suscrito por la Argentina y Bolivia sostiene que el vecino país proveerá 7,7 millones de m3 diario de gas y ampliará esa oferta a partir de 2010 hasta los 27,7 millones de m3 diarios. Para ello hace falta la construcción del GNEA. Las autoridades argentinas aseguran que el inicio de las obras depende de la firma de un decreto presidencial, sin embargo, el vecino país debe asegurar que tendrá ese gas disponible. Según Macedo, el proyecto binacional "está demorado" aunque aclaró que "no está detenido" reiterando que para llevarlo adelante su Gobierno requiere tener la seguridad del volumen de gas boliviano que "realmente vamos a poder tener".

Por otro lado, los propios funcionarios bolivianos asumen que el ducto no es creíble. El ex ministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos explicó que los acuerdos alcanzados en octubre de 2007 entre los gobiernos de Bolivia y Argentina para construir el Gasoducto del NEA no son creíbles para los inversores. Hasta el momento, los volúmenes enviados a la Argentina a través del Gasoducto del Norte que entra por Salta y va hacia Buenos Aires se aproximan a 4,5 m3, (cuando de acuerdo al contrato debería estar enviando 7,7 m3), según informes oficiales de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). El faltante es cubierto con gas venezolano que es traído en barco (a un precio muy elevado) y distribuido desde el puerto de Bahía Blanca.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.