lunes, 27 de julio de 2009

Argentina, Tierra del Fuego: La CTA después del reconocimiento

Carlos Saglul (ACTA)

Muchas cosas cambiaron luego del histórico reconocimiento de la Central de Trabajadores de la Argentina en Tierra del Fuego. Es el primer lugar en la Argentina donde explícitamente un Gobierno expresa su voluntad política de respetar la vigencia de la libertad y democracia sindical, tal como lo dispone la OIT.

Los compañeros de distintas actividades “sienten que por fin hay un marco de mayor legalidad para lograr contar con organizaciones que defiendan sus derechos. Esas nuevas organizaciones son, entre otras, las que contienen a chóferes de colectivos, de comercio, textiles, pesqueros”, explicó a ACTA Jorge Portel, secretario general de la CTA fueguina.

A continuación transcribimos parte del diálogo telefónico mantenido con el secretario general de la Central en la provincia más austral del mundo.

¿Cuál es la situación en Tierra del Fuego desde el punto de vista del empleo?

La crisis ha pegado en forma dramática en la producción metalúrgica. Se han producido alrededor de tres mil cesantías. Desde la Unión Obrera Metalúrgica y las patronales dicen que no son despidos porque se trata de gente contratada, a la que se les terminó el contrato.

¿Hay alguna salida a esta trampa?

La gobernadora Fabiana Ríos estuvo impulsando en Buenos Aires beneficios impositivos para ayudar al sector que seguramente van a salir del Congreso en estos días. Desde la CTA estamos de acuerdo con esta medida pero pedimos que se exija a los industriales a retomar a los despedidos. Porque se trata de despidos, así de simple.

Lo otro es reconocer resignadamente la precarización laboral.

Claro, los empresarios pretenden que sigamos aceptando de brazos cruzados que existen trabajadores de primera y trabajadores de segunda, la tercerización de servicios y tantas otras maneras de contrtación que constituyen fraude laboral.

El metalúrgico no es el único sector en crisis.

Se desarrolló un conflicto en el sector textil que terminó en 90 despidos. Pudo revertirse la medida y a partir de allí, los compañeros decidieron organizarse sindicalmente en el ámbito de la CTA. También se conformó el Sindicato del Transporte Fueguino.

¿Cómo se desarrolla este proceso de creación de organizaciones de nuevo tipo?

El caso de los choferes es un ejemplo. Ese nucleamiento, como pasa con todas nuestras organizaciones, surgió de la lucha de los compañeros por sus derechos. Los chóferes reclamaban que se les pagara de acuerdo a Convenio. La Justicia les da la razón pero el sindicato que los encuadraba tradicionalmente no. Vienen los despidos. La totalidad de los trabajadores deciden afiliarse a la CTA y comunicarlo como corresponde al Ministerio de Trabajo.

También en el Sindicato de Empleados de Comercio (SITRACOM-CTA) la tuvieron movida.

Los compañeros de los supermercados de cansaron. Cada tanto los patrones deciden hacer una purga. Como todos tienen contrato basura, despiden unos cuantos compañeros con total impunidad. Otra cosa que hacen es acosarlos laboralmente hasta que renuncian. Muchos terminan con problemas psiquiátricos. En el sindicato tradicional les decían: -no podemos hacer nada, te pagaron la indemnización-. Toda esa historia de vejaciones no terminó pero por lo menos con la CTA se convirtió en lucha. En Carrefour nos despidieron dos miembros de la Comisión Directiva del gremio.

¿Y entonces?

El Ministerio de Trabajo ordenó reinstalarlos. La empresa opinó que a la larga no hay nada más caro que tener trabajadores organizados democráticamente y concientes de sus derechos. Nos dijo: pagamos la indemnización que quieran pero que no vuelvan. Nuestros compañeros que como se imaginará viven al día, se plantaron y fueron a la Justicia. Fue un éxito, se ordenó reinstalarlos en sus puestos de trabajo.

Las organizaciones territoriales también han estado activas.

El Gobierno provincial, la Municipalidad de Ushuaia y el Movimiento de Ocupantes e Inquilinos (MOI-CTA) rubricaron el jueves pasado un convenio para el desarrollo de una Experiencia Piloto Autogestionaria de Hábitat Popular, que posibilitará a los propios vecinos encarar a través de la figura de cooperativas, la construcción de urbanizaciones y soluciones habitacionales.

¿Es la única experiencia?

También estamos realizando otras experiencias a través de nuestras organizaciones territoriales para la consolidación de asentamientos a través de la regularización dominial, con escrituras financiadas por el Estado. Estas cosas te demuestran que el Estado puede construir en conjunto con los trabajadores y las organizaciones que los representan democráticamente, siempre y cuando, se ponga en debate, el reparto de la riqueza.

¿Por ejemplo?

Por ejemplo, debatir qué hacer con la renta petrolera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.