viernes, 10 de julio de 2009

Canadá: Polémica por el comportamiento del primer ministro canadiense en un funeral católico

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, está creando controversia por haber aceptado una hostia de comunión en un funeral católico la semana pasada.

En el funeral de estado por el difunto gobernador General Romeo LeBlanc, celebrado en la ciudad de Memramcook en New Brunswick el 3 de julio, se vio a Harper aceptando una hostia. Algunos testigos, sin embargo, aseguran que en lugar de comer la hostia pareció que Harper la puso en su programa o en su bolsillo.

Harper es protestante y normalmente no practica el rito católico de la comunión.

Un cura católico dijo el miércoles que, si Harper no tomó realmente la hostia, eso sería escandaloso.

"Es peor que una metedura de pata, desde el punto de vista de la iglesia católica es un escándalo", dijo Brian Henneberry, vicario general y canciller de la diócesis de San Juan en New Brunswick, en declaraciones al periódico New Brunswick Telegraph Journal.

Sin embargo, otros dicen que Harper no debería haber aceptado la hostia desde un principio. Andre Richard, arzobispo de Moncton, la ciudad más grande de la provincia, manifestó el miércoles que el derecho eclesiástico es claro y Harper no tiene que aceptar la hostia. Indicó, asimismo, que no está buscando disculpas o explicaciones por parte del primer ministro o su oficina.

El portavoz de Harper, Dimitri Soudas, defendió el miércoles al primer ministro por aceptar el ofrecimiento y dijo que Harper comió la hostia inmediatamente.

El primer ministro canadiense se encuentra actualmente en Italia asistiendo a la cumbre del G8.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.