viernes, 31 de julio de 2009

Chile: Critican la iniciativa de ley sobre la pesca

La propuesta de Ley de Pesca que envió el gobierno de Chile para la reactivación de la industria salmonera, no fue bien acogida por algunos legisladores y sectores ambientalistas del país, debido a la cesión perpetua de derechos sobre territorio marítimo a empresas.

"El proyecto significa una hipoteca sobre un bien nacional como el borde costero y es inaceptable en los términos que el Ejecutivo lo envió. Lo estamos revisando para ver que la industria salmonera no se equivoque", dijo el senador del izquierdista Movimiento Al Socialismo (MAS) Alejandro Navarro.

La iniciativa es vista como un intento de rescate de la otrora floreciente industria del salmón, que vive una aguda crisis desde 2007 a raíz del descubrimiento de una serie de patologías en los peces que significaron una masiva mortalidad.

En la propuesta más polémica de la ley se establece que el Estado entrega a perpetuidad el uso de espacio marino y costero para las empresas.

Según Navarro, quien es probable candidato presidencial en los comicios de diciembre próximo, "lo que aquí ha habido es un chantaje. La industria va a generar empleo, va a atacar un problema grave que tenemos, pero siempre y cuando haya una concesión hipotecable".

La industria salmonera local era líder mundial en el rubro en 2007, sin embargo a partir de ese año comenzó a marcar un acentuado declive.

El clímax de la crisis resultó ser un reportaje especial del diario estadounidense "The New York Times", aparecido el 27 marzo de 2008, sobre la propagación del virus de la anemia infecciosa del salmón (ISA, por sus siglas en inglés), enfermedad que provoca hemorragias múltiples en estos peces y que los lleva a la muerte.

El ISA, así como otro importante número de enfermedades que afectan a la industria del salmón en Chile, se deben, según expertos, al mal manejo de los cultivos de peces.

En ese sentido el Ejecutivo chileno defendió la nueva normativa como un esfuerzo por levantar la industria.

"Se trata de establecer restricciones en términos sanitarios, ambientales que harán más competitiva la industria", dijo el ministro chileno de Economía Hugo Lavados.

Sobre la polémica propuesta de las concesiones, el secretario de Estado dijo que se trata "de un derecho de uso y goce. Por lo que estamos definiendo en la ley que la hipoteca es sólo sobre el derecho de uso y goce", indicó Lavados.

La idea es también fuertemente resistida por los ambientalistas como el abogado de la organización ecologista "Oceana Chile", Alex Muñoz, quien aseguró que la propuesta resulta "una mirada cortoplacista y errada".

"Se está mirando con una cierta visión de corto plazo. Noruega hace 20 años también enfrentó el virus ISA y tomó medidas muy drásticas, paró la producción y tomó el tema sanitario y ambiental como prioridad y eso le permite ser el primer productor del mundo", señaló Muñoz.

El activista explicó que en Chile se ha privilegiado resolver una coyuntura que es más bien financiera, debido a que las salmoneras están en un estado de insolvencia, con deudas superiores a 2.000 millones de dólares y por tanto esta ley apunta a que las empresas tengan acceso al crédito con mayor facilidad.

En cuanto a la propuesta de las concesiones, el rechazo es tajante, afirmó el ambientalista.

"Se ha planteado la posibilidad de restringirlas a 30 años, que ya es un avance, pero sigue siendo insuficiente. Un plazo de 30 años es tremendamente largo, entonces en la práctica no es mucha la diferencia", indicó.

El mar, que es un bien nacional de uso público, debe permanecer con esa calidad y las concesiones que se otorguen sobre él deben ser restrictivas y reguladas, además de ser compatibles con otras actividades económicas, aseguró el profesional de OCEANA.

"A nosotros lo que nos preocupa es que cuando se otorga esta concesión privada sobre el mar se excluyen otras actividades que son viables y que son alternativas buenas para el desarrollo de la región, como el turismo y la pesca artesanal", que si se las apoya pueden representar alternativas de desarrollo sustentable", agregó.

Según OCEANA, la industria jamás volverá a tener los niveles de producción que tuvo hasta antes de la crisis generada por el virus ISA.

"Nosotros hemos conversado con una serie de actores, incluso yo estuve en Noruega en juntas de accionistas de Marine Harvest y pude conversar con ejecutivos y nadie cree que la industria chilena va a retomar los niveles que tuvo el 2007, que fue el 'peak' (pico) de producción", señaló Alex Muñoz.

Esto implica además que va a haber una masa de cesantes que no volverán a la industria salmonera, por lo tanto deben pensarse alternativas productivas que brinden desarrollo a la región de manera sustentable, como el turismo, agregó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.