martes, 28 de julio de 2009

Guatemala: Desaparición forzada, una resolución histórica

CERIGUA

En la aldea Choatalum de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, entre septiembre de 1982 y octubre 1984, se perpetraron seis desapariciones forzadas contra vecinos de ese lugar, por un comisionado militar que hasta ahora había evadido la justicia al cuestionar la retroactividad de la desaparición forzada.

El debate contra el ex comisionado Felipe Cusanero inició en marzo de 2008, sin embargo fue suspendido, ya que el acusado presentó una inconstitucionalidad, cuestionando la retroactividad del delito de desaparición forzada, tipificado en 1996, según una información del Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH).

A decir de CALDH, la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC), el pasado 7 de julio, que reconoce el carácter permanente del delito de desaparición forzada, deja un precedente histórico en Guatemala y posibilita el juzgamiento de ese delito de lesa humanidad, que afectó a miles de familias guatemaltecas.

Esta resolución abrió las puertas para reanudar el debate oral y público en el caso de la desaparición forzada de seis personas durante el conflicto armado interno en Choatalum, Chimaltenango.

Al reconocer el carácter permanente de dicho delito, la CC citó la relación que existe entre el artículo 201 del Código Penal y la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas.

También toma en cuenta el Derecho Internacional Humanitario, reconoce la Convención Americana sobre Desaparición Forzada de Personas de la cual Guatemala es parte desde el año 2000 indicó la información.

El Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH) presentó el caso el 9 de junio de 2003 ante el Juzgado de Primera Instancia Penal Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente del Departamento de Chimaltenango; en febrero de 2004 se adhiere a esta causa la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Guatemala (FAMDEGUA).

La organización publicó en un diario local la resolución de la CC y los nombres de los desaparecidos: Santiago Sutuj, Alejo Culajay Ic, Lorenzo Ávila, Filomena López Chajchaguin, Encarnación López López y Mario Augusto Tay Cajtí “para mantener viva la memoria y resistir a la amnesia histórica que impone la sociedad”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.