lunes, 27 de julio de 2009

Latinoamérica: Cada quien es un mundo

Néstor Núñez (AIN, especial para ARGENPRESS.info)

Así reza una vieja frase que intenta resumir las particularidades que caracterizan al ser humano, pero que, bien visto su contenido, trasciende sin dudas el existir individual de cada cual.

Y lo cierto, y tal vez lo peor, es que en ese enorme saco lleno de matices y diferencias, no solo aparecen las buenas intenciones y las altas cualidades y propósitos, sino hay que lidiar también con la falta de escrúpulos y el servilismo.

De ahí que, por ejemplo, mientras en esta, Nuestra América, un buen número de gobernantes y países se esfuerzan por asegurar mejores días para todos, existen otras autoridades y grupos de poder que trabajan por lo contrario, y se alían sin cortapisas a quienes históricamente han sido signo de desdichas para los pueblos de la región.

¿A que atribuir entonces la decisión de abrir los brazos a los contingente bélicos de Estados Unidos desplazados de la extinta base de Manta, en suelo de Ecuador?

¿Cómo entender los pronunciamientos hechos a alto nivel en el sentido de que esa irrupción será saludable y beneficiosa?

Evidentemente, lo único cierto de esas afirmaciones es que poner bases militares locales en manos del Pentágono “dará más fuerza al Plan Colombia”, diseñado en el poderoso vecino del Norte como puente de intervención en Sudamérica a cuenta de la pretendida lucha contra la droga, aspecto este último que, lógicamente, se obvia de las “consideraciones oficiales” sobre el tema.

Tristemente, ciertos grupos de poder vuelven a prestarle un importante servicio al injerencismo imperial en esta parte del mundo, amparando en casa a todo el aparato extranjero de espionaje y subversión que el pueblo de Ecuador decidió sacarse de encima.

Sencillamente, se está trabajando en Bogotá contra los intereses más sagrados de la región, y por eso no es de extrañar la reacción digna de Venezuela al plantearse una revisión total de sus vínculos con el país vecino, o la posición de la reciente Cumbre de MERCOSUR, que en Paraguay rechazó la presencia militar extranjera en los países de la zona.

Pero, como decíamos inicialmente, cada quien es un mundo, y para unos pocos ese universo no pase más allá de intentar articular un estentóreo YES para que sea escuchado y avalado entre los más agresivos poderes del hemisferio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.