lunes, 20 de julio de 2009

Los grupos de izquierda no financian, están para ser ayudados

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Me parece totalmente falaz decir que la campaña de Rafael Correa, presidente de Ecuador, fue financiada por los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Tras esa acusación tonta se pretende desprestigiar a Correa y a las FARC y, de paso, a todos los movimientos de izquierda.

La realidad es que es exactamente lo contrario: los gobiernos de derecha, para asumir el poder han sido financiados por los negocios que tienen los políticos con el narcotráfico, y los movimientos de izquierda –los realmente comprometidos con el pueblo pobre y miserable- no crecen sus fuerzas porque no les alcanza para el volante o el boleto del transporte urbano. Junto a mis amigos llevo más de 50 periódicos fundados que a los tres o cinco números se han dejado editar por falta de dinero.

2. El gobierno colombiano no ha parado. Debe ocuparse en limpiar la podredumbre que existe en su clase política y su ejército y dejar de mentir acerca de la democracia ecuatoriana. ¿No se recuerda acaso que Ecuador y Colombia rompieron sus relaciones diplomáticas dos días después de que el Ejército colombiano incursionó ilegalmente, aquel 1 de marzo de 2008, en territorio ecuatoriano para bombardear un campamento de las FARC en la localidad de Angostura? Las relación entre los dos países se ha tensado aún más después de que un juez ecuatoriano dictó una orden de prisión contra el ex ministro de Defensa de Colombia Juan Manuel Santos por su implicación en el bombardeo, en el que murieron 26 personas, entre ellas el jefe guerrillero Raúl Reyes y cuatro estudiantes mexicanos en plan de investigación.

3. Lo que sucede es que Correa forma parte del cuarteto de gobiernos progresistas radicalizados que son el verdadero dolor de cabeza de los mandatarios yanquis que con enorme gusto quisieran verlos caer; y las FARC son la guerrilla más antigua del mundo (unos 45 años) que a pesar de miles de bombardeos asesinos yanqui/colombianos no los han podido vencer. El gobierno militarista de Colombia, hoy encabezado por Álvaro Uribe, ha dado mil un saltos y piruetas para acusar a sus enemigos: el invento de “la computadora” que obtuvo del jefe guerrilleros Reyes después de asesinarlo al bombardear el campamento ubicado en los límites del territorio ecuatoriano, le ha servido a Uribe y sus generales para crear cuanta falsedad han querido. Primero lanzó acusaciones contra Chávez y ahora contra Correa.

4. Buscando tapar que esos gobiernos burgueses como el de México, Colombia, Perú, son narcoestados al estar más que probado de que sus gobiernos están profundamente penetrados por el narcotráfico, ahora empiezan a hablar de narcoguerrillas buscando desprestigiar a los movimientos de izquierda enraizados en el pueblo. Si los guerrilleros de izquierda tuvieran dinero en lugar de financiar a un candidato para que ocupe un cargo de gobierno, comprarían el armamento necesario para bajar helicópteros, avionetas y aviones militares que arrasan rancherías, campos cultivados, pueblos y villas sembrando muertes y terror en la gente. Los guerrilleros siempre tienen principios muy firmes, mucha convicción pero nada de dinero; en eso son idénticos a los luchadores sociales legales que sacrifican todo.

5. ¿Qué personaje luchador social arrepentido o mediante brutales torturas no ha sido usado por la clase en el poder y los medios de información a su servicio, para echar su basura política contra las luchas sociales? Las guerrillas de Castro y Guevara en la Sierra Maestra cubana, la guerrilla del Che en Bolivia, las guerrillas de Jenaro y Lucio en la Sierra de Guerrero, la guerra sucia de los setenta en México, el levantamiento zapatista del EZLN, las batallas del EPR en varios estados, etcétera, han sido calumniadas con las mayores vilezas. Y ha sido tal la exageración de los medios de información, que pasan las calumnias durante 24 horas del día, que llegan a ser creídas por la población que no sabe diferenciar una cosa de otra. ¡Calumnia, que algo queda!, es la gran divisa que manejan los medios de información.

6. Desafortunadamente no podemos decir que el pueblo pobre rechaza esas falsas informaciones. Son tan hábiles los medios de información para deformarlas y al mismo tiempo presentarlas como si fuesen reales, que el pueblo las acepta como verdaderas. Algunas veces, para quienes estamos acostumbrados de discernir la deformación es burda y descarada, pero para el pueblo pobre enseñado a vivir con las apariencias, las notas televisivas son la única realidad. En México el panismo, los empresarios, Televisa, TV Azteca han desarrollado una gran campaña contra Hugo Chávez, las FARC y la estudiante Lucía (herida por los bombardeos ordenados por Uribe) que un alto porcentaje del pueblo repite los argumentos derechistas y reaccionarios de la TV. Por eso cuando dicen que Correa fue financiado… su creencia es inaudita.

7. La defensa que la izquierda hace de los gobiernos de Castro, Chávez, Morales o Correa no es incondicional sino muy crítica. Estamos de acuerdo con sus gobiernos porque buscan defender los intereses de los trabajadores de sus respectivos países, así como los intereses de los pueblos del mundo frente a la explotación imperial; pero también tenemos la obligación de ser críticos de sus errores, de denunciar sus equivocaciones y también de luchar cuando han tomado otro camino. Sabemos que gobernar para los trabajadores no es una tarea fácil en un mundo controlado por los grandes monopolios capitalistas, sabemos que en algunas ocasiones hay que negociar para conservar los avances; pero también debemos estar muy atentos para nos ser engañados con los cantos de sirenas o por los lobos con piel de oveja.

8. Mientras los pueblos de América y del mundo despiertan de su largo adormecimiento en que los metió el sistema de explotación, en la coyuntura actual debemos luchar porque además de esos cuatro regímenes se multipliquen los gobiernos progresistas en Nicaragua, Paraguay, Guatemala, El Salvador y otros más. Al parecer ese camino progresista, en alta coyuntura de las luchas de los pueblos, podría transformarse en lucha por el socialismo. Yo, el gran pesimista lleno siempre de dudas, no pierde las esperanzas en que América Latina, Asia y África sean un solo pueblo en el que los explotadores y opresores de la humanidad sean barridos para siempre. Es el motivo por el que Correa, Chávez y Morales deben ser apoyados en estos momentos en que están a la cabeza de las luchas de los pueblos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.