lunes, 13 de julio de 2009

Panamá: Comenzó como mentira culmina como un gran negocio. La farsa de la Ampliación

Ignacio Iriberri (NUESTRA AMÉRICA)

Recién han pasado tres años de la faraónica ceremonia en que la ACP entregaba al gobierno de Martín Torrijos, la propuesta de ampliación para la construcción de un tercer juego de esclusas.

Hoy se llega al punto culminante del proceso, se realiza el gran negociado mediante la adjudicación para la construcción del tercer juego de exclusas, siendo favorecido el consorcio empresarial Grupo Unidos por el Canal, del que forma parte la empresa Panameña Constructora Urbana, S.A. CUSA, ofertando $ 3.118 M. La diferencia con los otros grupos cotizantes fue: de $ 2.863 M. del grupo consorcio Canal y de $ 1.070 M. del grupo Bechtel, Taisei, Mitsubishi. La Autoridad del Canal estimo $ 3.418 M es decir nos ahorramos $ 300 M. como señaló con gran genialidad y precisión matemática el nobel mandatario Ricardo Martinelli.

En virtud del derecho de opinión que tengo y por el análisis del proceso iniciado hace tres años con el discurso del presidente Martin Torrijos del cual al final de este apartado expongo ,tengo que concluir y señalar mis fundamentadas dudas y desconfianza en la adjudicación del contrato de ampliación y usaré como argumentos informes noticiosos de prensa a los cuales todos los lectores tienen acceso.

1- Es de público conocimiento que el administrador de la ACP, Alberto Alemán Zubieta es primo hermano de Rogelio Alemán, presidente de CUSA.

2- El Administrador del Canal, fue socio accionario y laboró en CUSA, vendiendo sus acciones cuando se aprobó la ampliación.

3- Que CUSA también se ganó la primera licitación de la ACP para excavaciones.

4- Massimo Ponzellini, presidente de la constructora italiana Impregilo, empresa que conforma el grupo Unido por el Canal que ganó la licitación, declaró semanas antes de abrir los sobres técnicos y de precio, según Reuters , que la propuesta técnica del consorcio habría obtenido la mayor puntuación en el concurso por el diseño y construcción del tercer juego de esclusas del Canal.

5- “Nos sentimos complacidos del proceso que se ha llevado y de cómo se ha llevado”, dijo el administrador de la ACP, Alberto Alemán Zubieta, que tiene vínculos familiares con Rogelio Alemán, presidente de CUSA. “Somos familia, pero aquí no hubo ningún tipo de soplo, de información o de beneficio”, enfatizó Alemán. En sicología eso se llama proyección, al buen entendedor pocas palabras.

Es conocido y ampliamente utilizado en nuestro medio el recurso que se utiliza en las cotizaciones ganadoras por menores precios, de la – adenda-, al respecto los voceros de la ACP manifiestan que todo está contemplado en el contrato con el consorcio ganador, para evitar la conocida práctica. De ser así, que hagan de conocimiento público el o los contratos para ver si existe la posibilidad de colar un camarón o no, como bien desconfiado que soy creo que no es un camarón si no una langosta, las diferencias de precios con los otros consorcios ofertantes es CONSIDERABLE.

A continuación un breve análisis del discurso presidencial de hace tres años.

Decía el ex presidente “Sin embargo, el comercio mundial ha experimentado un crecimiento extraordinario y en consecuencia la carga que transita por el Canal también ha aumentado y seguirá aumentado”

En cortos tres años lo contrario es lo real, la carga en el canal ha disminuido el 3% y estima la ACP un 5 % para el 2010.

Como argumento contundente y de gran profundidad analítica de la afirmación anterior decía “Basta con asomarse a las entradas del Canal y ver la cantidad de buques, de distintos tamaños, en fila de espera para cruzar de un océano a otro” Hoy no se ven esas filas.

La lógica del planteamiento tan contundente ( el de las filas) lo lleva a afirmar “.Entonces el dilema que se nos presenta después de 100 años, es el siguiente: esperar a que el Canal llegue, en los próximos cuatro años, al nivel máximo de su capacidad, o invertir ahora para que pueda aumentar su capacidad,” La actual crisis sistémica mundial no da signos de su durabilidad y aun de su profundidad, despegar la incógnita para establecer cuando el comercio mundial que transita por el Canal llagará a los niveles de hace tres años, sigue siendo una incógnita. Continuar la inversión de la ampliación, coloca en el grave riesgo el futuro país y demuestra , que las palabras del presidente Ricardo Martinelli de convertir a Panamá en el centro neurálgico de los NEGOCIOS es un hecho.

La respuesta de Torrijos fue clara y precisa “Y éste es, precisamente, el reto y la responsabilidad que tenemos. Esta es la decisión que hay que tomar por el futuro del país: El desafío de ampliarlo.” No lo plantea como un interrogante si no como una afirmación , Ya la decisión del Ejecutivo y el Legislativo fue la ampliación , mejor dicho la construcción del tercer juego de exclusas, el referéndum fue la gran pantomima , la gran obra teatral , sus actores fueron los sectores dominantes , representados en todas sus organizaciones gremiales , asociaciones, clubes cívicos, medios de comunicación .

Resultado final de la comedia: una abstención del 60% un 30% a favor de la ampliación y 10% opuesto. Triunfo legal de acuerdo a las disposiciones establecidas por el Tribunal Electoral, obviamente aliado incondicional que permitieron de acuerdo a su genuina y clasista concepción democrática, que el 30% impusiese su proyecto. Y digo SU pues a fin de cuentas será para SU beneficio y SU rédito.

También el resultado evidencia la falsedad de las palabras presidenciales “El proyecto de ampliación del Canal no es de nadie en particular, sino del país y sus tres millones de panameños.” Este proyecto no es mío, ni del gobierno, no es un proyecto de ningún partido político, ni de ningún grupo económico. Ni siquiera es de la Autoridad del Canal de Panamá. Es un proyecto nacional.” Sobran los comentarios.

El proyecto de ampliación fue adversado por diferentes sectores de contenidos ideológicos diferentes pero con un factor cohesionante: no comprometer el futuro del país sin contar con los elementos objetivos, racionales, lógicos y de índole técnico económico, financiero, costos, tráfico, monetario, costo de fletes ambientales, etc. , aspectos éstos que el proyecto de ampliación en la medida que se estudiaba iba revelando su contenido de incompleto, apresurados , mentirosos y de resultado extremadamente riesgosos. Hoy continúan validas las observaciones.

Finalizo con otras de las vacías frases del ex presidente. “Porque a partir de hoy se define el futuro. Porque a partir de hoy podremos hacer realidad el sueño de Omar Torrijos de que al Canal se le diera el mayor uso colectivo posible”.

El sueño de Omar su hijo y antiguos copartidarios se encargaron de enterrarlo. Pero el sueño de un nuevo Panamá: que se tenga la plena seguridad que se realizará.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.