martes, 28 de julio de 2009

Perú: ¡Feliz 28 de julio!

Carlos Angulo Rivas

Celebramos cada 28 de julio el día nacional peruano, los ciudadanos de adentro y los de afuera. Cantamos el himno "somos libres" y todavía tenemos un largo camino por recorrer. Tanta historia célebre, tanto pasado heroico y tanta tristeza en nuestros días.

Algunos compatriotas me dicen ya no leo casi nada sobre la patria, malas noticias siempre las que recibo y para qué, pues, si nada cambia. Pero el día patrio nos llega y celebramos la camiseta así perdamos los partidos de fútbol, sufridos, después de todo nos une el canto de la sangre, el verbo criollo de las palabras inventadas, el colorido folclore de nuestra música y el salud de nuestro pisco sour o de la cervecita acompañada de un buen cebiche.

Tenemos malos gobernantes lo sabemos, en las primorosas tierras fértiles, en los ricos mares del sur con las aves y sus peces, en la frondosa amazonía, en las minas del oro, la plata y el cobre; sin mucho pensarlo, la mayoría impresentables. Los elegimos casi resignados como los "males menores" del mayor daño que persistentemente ocasionan al país. Nos lamentamos viéndolos actuar, viéndolos vender, viéndolos mentir, viéndolos enriquecer y hasta viéndolos matar; luego esperamos un cambio de gobierno alimentando la nueva esperanza de un programa distinto, seguro social, seguro económico, seguro justiciero, seguro hermoso; ya decía yo que sabemos inventar las palabras pero nos quedamos alejados de los hechos. Una cosa es con guitarra y otra con cajón, dicen algunos, aunque no encuentro disculpas. Entonces, mejor distingamos, el ser peruano no es lo mismo que el ser político. Allí el problema de la peruanidad.

Nuestra apuesta debería ser por la nación, por el país en la instancia emblemática de la unidad democrática con equidad, soberanía, libertad e igualdad. Los principios están escritos como escritos están los evangelios que muchos recitan y pocos cumplen. Y podríamos decir con acierto: la peruanidad podría ser buena si la mayoría de los nuestros intentara practicarla. La historia reciente del país nos presenta una galería de políticos tan peculiares que colindan con lo patológico y que, sin serlo, el escenario podría constituir una ficción del mágico realismo que lamentablemente y para desgracia de todos es una realidad. El trasfondo de esta precaria situación social es tan serio, ante la ausencia de una alternativa diferente, que se nos hace difícil encontrar una respuesta frente a quienes sacrifican la historia por conservar el poder político en las mismas manos de probados elementos corruptos sin patria ni bandera.

Y sin embargo, a pesar de la violenta historia que nos envuelve, recordemos nuestro día patrio con espíritu innovador, porque también de nosotros depende cambiar esa realidad hasta llegar al "somos libres" de huesos fidedignos como nos dice el poeta César Vallejo.

¡Felices fiestas patrias queridos compatriotas!

Casrlos Angulo Rivas es poeta y escritor peruano residente en Canadá.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.