lunes, 6 de julio de 2009

Represión y asunción en el Suteba La Plata: Scioli y Baradel están nerviosos

Delegados de base SUTEBA

El viernes 3 de julio asumieron en la seccional platense del Suteba dos conducciones.

Por un lado, la conducción de Baradel-Graciela Saad, que asume como resultado de un escandaloso fraude, desconociendo la voluntad de los afiliados; por el otro, la legítima conducción del Suteba La Plata que surge de respetar la voluntad de los afiliados que con sus votos dieron el triunfo a la lista Rosa-Roja-Marrón.

Baradel, le ha dado al fraude en las elecciones del Suteba La Plata un carácter estratégico, es esto lo que explica que junto a sus socios de la CTA, hayan armado una puesta en escena, haciendo en nuestra ciudad el acto central de lo que debería ser su propia asunción provincial.

En este acto, estuvieron presentes dirigentes de diferentes gremios provinciales y el propio secretario general de la CTA, Hugo Yasky, para dejar en claro que el compromiso fraudulento en contra de los educadores platenses tiene un alcance nacional.

La celeste organizó su acto de asunción movilizando gente de organizaciones kirchneristas, comisiones directivas celestes de distintos lugares de la provincia, funcionarios de la cartera educativa y grupos difícilmente identificables. Lo que era dificultoso encontrar en este acto, era la presencia de maestras o profesores de La Plata.

Allí circularon, además de calificativos hostiles para los educadores platenses y posturas a favor del sciolismo, una importante cantidad de tetrabriks como pago clientelar para los grupos movilizados.

En nada se diferenciaba este paisaje de los actos a los que nos tienen acostumbrados los gordos de la CGT, tantas veces criticados por la propia celeste. Tan repudiables son los métodos utilizados para el armado de esta puesta en escena, que no cabe en la cabeza de un docente, que jóvenes, a los cuales nos hemos impuesto la misión de formarlos en el camino del conocimiento, sean usados como relleno y grupos de choque (tetrabrik mediante) en un acto que sirve para ratificar un fraude.

La importancia de la seccional La Plata

Nuestra ciudad se ha convertido en los últimos meses en la capital provincial de las protestas en contra del ajuste, el congelamiento salarial, la lucha en contra del trabajo precario, la exigencia de plantas permanentes en el estado, la defensa del IPS, el reclamo por infraestructura sanitaria y educativa.

Tanto el sciolismo como el baradelismo conocen la sensibilidad y la solidaridad del Suteba La Plata para con todas estas lucha. Es por esto que el triunfo de la Rosa-Roja-Marrón le ha impreso un carácter de crisis a toda esta situación y ha terminado por convertirse en un “asunto de estado” el desalojo de la combativa Comisión Directiva surgida de las elecciones del 10 de junio.

Tanto Daniel Scioli, como Roberto Baradel, entienden al pequeño Suteba La Plata, como un peligroso, porque potencialmente representa el reclamo del conjunto de los trabajadores provinciales y no sólo de los docentes.

La extrema debilidad del kirchnerismo, puesta de manifiesto el último 28 de junio, hace que encuentre en el Suteba La Plata, una amenaza contra sus planes de ajuste y no tiene problemas en violar la decisión de los trabajadores de la educación para colocar, fraudulentamente, al frente del sindicato grupos adictos a sus políticas antieducativas.

La polémica por la gripe A hace que se les caiga el barbijo

Graciela Saad, se ha pronunciado públicamente en contra de las medidas de suspensión de clases frente al peligro que representa la pandemia de gripe A para la salud de alumnos y docentes.

Según Saad, los docentes deberíamos estar en las escuelas, porque es la única forma de contener a los niños y de tener una información del avance de la enfermedad, además de poder seguir adelante con el funcionamiento de los comedores escolares. Extraordinario. Ni el ministro Oporto se animaría a decir algo así, sobre todo después de que salieron a la luz la cantidad impresionantes de casos y de muertos por este flagelo.

Saad, que se pretende nueva secretaria general del Suteba La Plata, no esperó ni una hora para demostrar que sus compromisos con el sciolismo son capaces de llevarla a entregar la salud de los educadores y de sus familias.

Saad procura dar muestras de disciplinamiento a sus patrones de la Dirección de escuelas; pero más que esto, está completamente convencida del rol que el gobierno le encaja a las escuelas en los tiempos que corren.

La escuela celeste, que promueve Graciela Saad, es una escuela que no fomenta el conocimiento y el pensamiento crítico; la escuela celeste es la escuela “contenedora” subsidiaria del hambre y la enfermedad que fomenta el gobierno provincial. ¿Los docentes? Somos la carne de cañón dispuesta para toda tarea, sin que importen ni nuestros derechos como trabajadores ni nuestras condiciones de salud o la de nuestras familias.

La celeste consideró como una conquista los 180 días de clase (y firmaría por 200, total no piensan volver al trabajo en una escuela) y actúa en consecuencia: no importan los virus, ni los reclamos salariales, ni que nos roben la jubilación, la escuela debe estar abierta para conformar a los mandantes que son los únicos responsables del hambre, la enfermedad y el frío de nuestros chicos.

¿Madre Teresa o Roberto Micheletti?

Graciela Saad intenta asumir la conducción del Suteba La plata envuelta en el fraude. Desconoce la voluntad de los afiliados al sindicato como el dictador Micheletti desconoce la voluntad del pueblo hondureño. Intenta desplazar a la legítima conducción electa por la mayoría de los votos, en un acuerdo con el poder que representa el gobierno provincial, enfrentado con los reclamos de los docentes.

El fraude, la alianza con los poderosos, la maniobra para violar la voluntad popular, colocan a la lista celeste más cerca de la moral de los Micheletti que de la Madre Teresa, a la que intentan copiar demagógicamente en su supuesto discurso de defensa de los “pibes”.

Si la celeste estuviera preocupada por “los pibes” de la provincia, debería en primer lugar romper sus compromisos con el peronismo provincial que nos gobierna desde hace dos décadas y que es el verdadero responsable de la infame miseria en las que está sumidos nuestros pueblo. Debería desarrollar un sindicalismo democrático y solidario con las luchas de los trabajadores. Debería encarar un plan de lucha para que los docentes tengamos un salario acorde a la canasta familiar.

Si la celeste estuviera preocupada por la moral, debería reconocer su derrota y entregar el sindicato a sus verdaderos representantes. Todo lo demás es pura hipocresía de los que viven de los favores del estado, es la moral de los michelettis hondureños.

Las verdaderas razones

Pero si hay algo que preocupa verdaderamente tanto al gobierno como a la burocracia celeste, es clima de movilización que reina en las escuelas. El clima de rebelión de compañeras y compañeros que se manifiestan abiertamente en contra de las arbitrariedades de los inspectores e inspectoras, de directivos patronales, de funcionarios abusivos.

En todos estos años del Suteba recuperado desde abajo, maestras y profesores hemos aprendido a defender nuestros derechos, a hacer valer nuestro estatuto, a comprometernos con los niños reclamando estufas, vidrios, material didáctico y una infraestructura adecuada al acto de enseñanza aprendizaje.

Reclamando meriendas reforzadas e incremento de dinero para los comedores, pero no como el hecho central de la acción educativa, sino como subsidiario del acto de enseñar.

El niño debe comer junto a sus padres, en familia, y para eso es necesario trabajo y salarios dignos.

La preocupación celeste es que pretenden docentes disciplinados que bajen la cabeza ante las arbitrariedades y abusos, docentes esclavizados a las resoluciones de la dirección de escuelas o del sindicato (Baradel). Sí, están muy preocupados, porque los docentes platenses hemos aprendido en todos estos años, que el verdadero humanismo y la verdadera solidaridad pasa por la lucha, por transformarnos en sujetos críticos que, al defender nuestras reivindicaciones como trabajadores, defendemos el conjunto de reivindicaciones del pueblo.

Represión: un símbolo

El acto de asunción de la nueva Comisión Directiva del Suteba La Plata (lista Rosa-Roja-Marrón) fue, no podría ser de otra manera, un acto de lucha. Aquí no hubo ni tetrabriks, ni grupos arriados. El acto concentro más de 300 docentes, estudiantes universitarios y de magisterio, sectores populares comprometidos con la lucha y organizaciones sociales y políticas.

Fue un acto que congregó más de 700 personas y donde las muestra de solidaridad para la lucha docente fueron emocionantes. Las intervenciones de los compañeros estuvieron orientadas a la defensa de la democracia sindical, de la lucha por el salario, por el IPS y a la denuncia del sciolismo como responsable directo de la inacción y del ocultamiento de datos sobre la pandemia de gripe A que se ha descargado sobre la provincia.

Luego del acto realizamos una movilización al Ministerio de Salud, reclamando insumos gratuitos para la población bonaerense. Una manifestación pacifica, en medio de una pandemia que ya dejo cerca de 60 muertos (seguramente más si se dieran a conocer datos que el gobierno oculta).

El mediático doctor Claudio Zinn, ministro de salud provincial, mostró un costado inesperado para los que nos movilizamos: nos recibió a los balazos.

Nada hacia prever este desenlace frente a un reclamo tan justo.

Zinn está nervioso, al igual que Scioli y Baradel, porque si hay algo que prevalece en la política provincial es la confusión de un gobierno que no sabe que hacer frente a la emergencia.

Son buenos para mentir, para ocultar, para hacer mil y un fraudes en contra del pueblo; pero la muerte no se oculta fácilmente, tampoco la enfermedad.

La represión que sufrimos docentes y estudiantes frente al Ministerio de salud es un símbolo de un gobierno impotente, que demuestra que más que la salud del pueblo le preocupan las movilizaciones que denuncian sus maniobras.

Un símbolo de debilidad de un régimen, que preocupado por sus internas, no puede responder a la más básica de todas las reivindicaciones del pueblo: tener salud

La Plata 4 de julio de 2009

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.