jueves, 20 de agosto de 2009

Argentina, Córdoba: Se dictó la elevación a juicio de la causa UP1

PRENSA RED

Son 25 los imputados. Entre ellos, Jorge Rafael Videla y Luciano Benjamín Menéndez. Serán juzgados por 29 asesinatos de presos políticos ocurridos en la penitenciaría de Barrio San Martín y dos en el Departamento de Informaciones (D2). Aún no tiene fecha ni juzgado.

El Juzgado Federal N°3, a cargo de la jueza Cristina Garzón de Lascano, dictó la elevación a juicio de la causa UP1. Aún falta fijar la fecha de inicio y realizar el sorteo del juzgado respectivo, situación que será resuelta una vez que se produzcan las apelaciones del caso habida cuenta de los sobreseimientos realizados a Víctor Pino y Luis Alberto López.

Como se sabe, una treintena de presos políticos alojados en la penitenciaría eran "trasladados" de la cárcel por orden judicial, asesinados en diferentes puntos de la ciudad y luego los hechos se reportaban como "intentos de fuga".

La masacre ocurrió entre abril y octubre de 1976. La causa está documentada suficientemente desde hace años. De ella se deriva la connivencia - con nombres y apellidos- entre la represión clandestina y los jueces que firmaban órdenes de "traslado" sabiendo que el destino de quienes tenían en custodia era la muerte. Está demostrado que coexistían estructuras legales e ilegales que operaban dentro de una lógica de exterminio.

La mencionada causa fue dividida en 13 hechos acontecidos en la Unidad Penitenciaria Nº1 de Barrio San Martín de esta ciudad y que fueran protagonizados por efectivos de la Compañía de Policía Militar 141 y del Regimiento de Infantería Aerotransportada 2.

En el Cabildo Histórico de la Ciudad, funcionaba la División de Informaciones de la Policía Provincial (D 2), allí fueron torturados y asesinados Daniel Eduardo Bártoli, María Eugenia Irazusta y Víctor Hugo Chiavarini. La prensa reportó la noticia como intentos de fuga.

Todos los hechos ocurridos en la penitenciaría fueron documentados durante la realización de los juicios por la Verdad Histórica. Se conoce que la matanza comenzó bajo el mando del General Juan Bautista Sassiaíñ.

El 17 de mayo de 1976, Miguel Ángel Mozé, José Alberto Svagusa, Luis Ricardo Verón, Eduardo Alberto Hernández, Diana Beatriz Fidelman y Ricardo Alberto Yung fueron “trasladados” con la autorización del juez federal Zamboni Ledesma y luego fusilados cerca del puente Santa Fe.

El 28 de mayo, les tocaría el turno a los detenidos José Pucheta y Carlos Sgandurra, fusilados en las inmediaciones del Chateau Carreras. Al mes siguiente, trasladaron y mataron a Claudio Zorrilla, Miguel Angel Barrera, Esther María Barberis y Mirta Abdón, Marta Rossetti de Arquiola y José Cristian Funes.

Uno de los crímenes más alevosos fue cometido el 5 de julio. La víctima fue Raúl Augusto Bauducco acusado de haber intentado arrebatarle el arma a un oficial mientras desfallecía arrodillado en el piso. Fue ultimado a sangre fría de un balazo en la nuca.

El mismo mes, una patota formada por Mones Ruiz, Alsina, Pérez, Arroyo y Rosales estaqueó a René Moukarzel en el patio de la cárcel por más de diez horas. “Era pleno invierno: lo dejaron desnudo a la intemperie y cada tanto le arrojaban agua helada sobre el cuerpo. Hasta que, después de una larga agonía, su corazón dejó de latir”, describió un testigo.

En agosto fusilaron a Miguel Hugo Vaca Narvaja (h), Higinio Arnaldo Toranzo y Gustavo Adolfo De Breuil en presencia de su hermano Eduardo, encargado de transmitir a los otros presos lo ocurrido. Luego siguieron con Ricardo Daniel Tramontini y Liliana Páez. En octubre eliminaron a los detenidos Florencio Díaz, Pablo Balustra, Jorge García, Miguel Ceballos, Oscar Hubert y Marta González de Baronetto. En julio de 1977, mataron a Osvaldo Sigfrido De Benedetti.

“Estamos para llorar, porque nuestro llanto limpiará las impurezas de esta tierra manchada con sangre. Pero también estamos para reír, porque en nuestra risa vive cada uno de ellos. Y estamos, sobre todo, para exigir, para reclamar que la Justicia Federal de Córdoba cumpla de una vez por todas con su obligación y encierre para siempre a los culpables. Por la verdad, por la justicia, por un sueño”, expresaron los Hijos de los fusilados, durante el homenaje realizado en la Cárcel San Martín el año pasado.

Los represores que se sentarán en el banquillo, entre militares y policías de altos mandos, son Jorge Rafael Videla,Luciano Benjamín Menéndez,Vicente Meli, Mauricio Carlos Poncet, Jorge González Navarro, Raúl Eduardo Fierro, Víctor Pino Cano,Emilio Juan Huber, Gustavo Adolfo Alsina, Enrique Pedro Mones Ruiz, Miguel Angel Pérez, Osvaldo César Quiroga, Francisco Pablo D’aloia, José Antonio Paredes, Carlos Hibar Pérez, Marcelo Luna, Calixto Luis Flores, Yamil Jabour, Alberto Luis Lucero, Carlos Alfredo Yanicelli, Ricardo Cayetano Rocha, Juan Eduardo Ramón Molina, Miguel Ángel Gómez,Luis Alberto Rodríguez y José Felipe Tavip.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.