viernes, 14 de agosto de 2009

Argentina: Plataforma de pruebas de energía solar térmica


Gustavo Gil - Martín Cordi (SABER COMO)

El área de Energías Renovables del INTI evalúa el desempeño de varios modelos de colectores solares para agua caliente sanitaria fabricados por empresas nacionales.

Desde fines de junio pasado, siete colectores solares de fabricación argentina están siendo testeados a cielo abierto con el propósito de medir y evaluar su desempeño. La iniciativa, denominada Plataforma de Energía Solar Térmica, está ubicada en la Sede Central del INTI y es parte del plan que el grupo de Energías Renovables del Instituto se trazó para difundir esta tecnología sustentable que produce agua caliente para viviendas.

Esta actividad se desarrolla en el marco de un objetivo más ambicioso, que apunta a informar a ciudadanos y usuarios sobre los beneficios del aprovechamiento de la radiación solar y sus diversas aplicaciones, a mejorar la competitividad de las empresas participantes, certificar y homologar piezas, y consolidar el uso de esta tecnología sustentable en los hogares. Las primeras Pymes que a principios del año aceptaron el desafío de probar y comparar sus productos son las firmas Agromargen SA, Antú Nehuén, Cenit Solar, Energe, Calefacciones Refelme, Vetak y Vademarco. “Esto busca ser una vidriera -detalla Martín Cordi, integrante del área de Energía Solar del INTI- para que jefes comunales, responsables del diseño
de viviendas sociales y estudiantes puedan acercarse y experimentar el funcionamiento de estos colectores solares”.

Los dispositivos, también conocidos como “calefones” o “termotanques solares”, quedarán instalados en el Parque Tecnológico del INTI hasta mediados de 2010, cuando se espera concluir la compilación de todas las mediciones logradas en distintas condiciones climáticas y la entrega a cada fabricante de un informe sobre el desempeño de su equipo. “Una vez que tengamos los primeros datos de comportamiento de cada colector, vamos a compartir la información con las empresas participantes y a hacerles las recomendaciones que correspondan sobre su diseño y desempeño”, señala Gustavo Gil, integrante del área de Energía Solar. “La idea es informarles también sobre las acciones de promoción que el INTI está llevando adelante sobre este tema”, adelantó Gil.


Valor agregado

Otro aporte significativo es la participación del Centro INTI-Envases y Embalajes, que analizó los distintos embalajes de los equipos enviados, elaboró un informe detallado de cada unidad recibida y hará recomendaciones generales sobre ese rubro al finalizar la etapa de prueba de un año. También aporta lo suyo el Programa de Diseño del Instituto, que ya está trabajando en generar recomendaciones para la mejora de los manuales de instalación, los catálogos y hasta los sitios de Internet correspondientes a cada empresa participante. “Nuestro objetivo es avanzar hacia la certificación y estandarización de todos los colectores solares, resume Gil, porque esperamos que una buena parte de los fabricantes nacionales puedan finalmente cumplir las normas internacionales”. En ese sentido, el Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (PERMER) de la Secretaría de Energía de la Nación lanzó una
licitación con fondos del Banco Mundial para comprar colectores solares para una zona rural de la Provincia de Corrientes, pero los fabricantes nacionales quedaron excluidos de esta iniciativa por no responder a las exigencias propias de los entes de financiamiento internacional. “Por esta razón nos reunimos con responsables de la Secretaría y les presentamos las actividades para el sector que estamos llevando adelante desde el INTI y nuestro compromiso de poner la información a disposición de quienes puedan ser oferentes nacionales válidos en próximas licitaciones”, indica el integrante de Energías Renovables.

Empezar por casa

Durante junio pasado, unos 60 integrantes de distintos Centros y áreas del INTI participaron con gran interés del Taller de Armado de Colectores Solares Térmicos. La capacitación estuvo a cargo de dos expertos externos, el especialista en Educación Daniel Heredia y el Ingeniero Daniel Fernández, ambos docentes del Centro de Formación Profesional Nº 17 del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Los cursantes del taller no sólo se instruyeron en aspectos básicos de la radiación solar y las tecnologías para utilizarla, también practicaron el montaje de los equipos que hoy están siendo evaluados en la sede del Instituto. Esto les permitió, entre otras experiencias, tomar en consideración las dificultades de armado e instalación, y elaborar una crítica constructiva a los manuales provistos por los fabricantes.

Un sector en desarrollo

Los fabricantes nacionales de colectores solares son en su mayoría pequeñas empresas dedicadas a la carpintería en aluminio u otros rubros asociados que, por motivación personal de sus titulares -hay quienes llevan más de 20 años trabajando en el sector-, comenzaron a investigar y desarrollar estas tecnologías. Aun en condiciones de falta de apoyo y asistencia técnica, varios fabrican productos que podrían ser competitivos a nivel internacional.

En la Argentina todavía no existe la estandarización de las partes de estos sistemas. Por eso se pueden observar estructuras de soporte sobredimensionadas o ciertos componentes que pueden no garantizar su durabilidad y funcionamiento correcto.

Es necesaria la formación de especialistas y técnicos instaladores para gara
ntizar el funcionamiento correcto de los sistemas solares.

Los potenciales usuarios deben contar con información fiable y accesible sobre estos sistemas de aprovechamiento.

Existen municipios interesados en que las viviendas sociales o instalaciones públicas incorporen sistemas solares térmicos. En esa dirección, el INTI puede aportar información valiosa para orientar en la adquisición de los equipos y fomentar la oferta nacional.

¿Cómo funciona un colector solar?


Ver gráfico

Existen dos sistemas para la producción de agua caliente para uso doméstico: el sistema por termosifón y el sistema forzado. El funcionamiento básico es el mismo: el colector solar recibe los rayos solares y transmite el calor al agua o fluido, que circula hacia un tanque de almacenamiento hasta el momento de su consumo. El efecto termosifón genera una circulación natural dentro del equipo a causa de la diferencia de temperatura del fluido en el absorbedor y en el tanque. Opcionalmente se puede instalar una resistencia eléctrica u otro elemento de aporte energético para garantizar agua caliente en condiciones climáticas adversas.

Foto: Argentina, Ciencia - La Plataforma de Energía Solar Térmica se instaló en el Parque Tecnológico Miguelete, sede central del INTI. / Autor: SABER COMO

Gráfico: Diagrama de un sistema basado en la circulación natural para el calentamiento de agua


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.