jueves, 27 de agosto de 2009

Argentina: Resisten intento de desalojo de IMPA: "Están atacando una forma de organización popular que enfrenta al sistema"

Carlos Saglul (ACTA)

Desde la semana pasada Eduardo Murúa, dirigente del IMPA y del Movimiento Nacional de Empresa Recuperadas, está en huelga de hambre con varios compañeros en defensa de esa fuente de trabajo.

Junto a dirigentes de organismos de derechos humanos y de un amplio espectro de militantes del campo popular, permanecen en las instalaciones de la fábrica preparados para resistir cualquier intento de desalojo.

Cabe consignar que la lucha de los obreros de IMPA cuenta con la activa solidaridad de la Asociación Nacional de Trabajadores Autogestionados (ANTA-CTA).

En diálogo telefónico mantenido esta mañana con ACTA, el dirigente de esa empresa recuperada advierte:“Están atacando una nueva forma de organización popular para resistir al sistema”.

¿En qué se basa el juez Héctor Vitale para cuestionar la presencia de ustedes en IMPA?

Plantea la inconstitucionalidad de la Ley de Expropiación 2969 dictada en diciembre de 2008 y promulgada en el 2009 durante el gobierno de Mauricio Macri. Lo que en definitiva cuestiona el fallo es que pueda entenderse de utilidad pública preservar los puestos de trabajo de los obreros de IMPA.

O sea que el fallo desconoce la ley de fondo.

Así es, de esta manera desconoce la Constitución Nacional y la de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Desconoce lo que pasó con más de veinte leyes de expropiaciones. Él dice que lo correcto era negociar la indemnización antes de expropiar la fábrica cuando eso no se verifico en ninguno de los casos similares que son muchos. Siempre se expropió y después vino la negociación del pago.

IMPA es mucho más que una empresa recuperada.

Aquí funciona un Centro Cultural al que asisten 200 compañeros, 17 talleres, un bachillerato para adultos con título oficial con 150 alumnos. Tenemos un centro de salud donde atienden médicos del Hospital Durand. IMPA es del barrio, de la comunidad.

¿Hay una lectura política del fallo?

Lo que están atacando es una nueva forma de organización popular para resistir al sistema. Fíjate que el juez cuando se refiere a los alumnos de los talleres y pacientes habla de agentes externos ajenos a la empresa. Para Vitale, el pueblo es un “agente externo” a IMPA. Toda una definición.

¿Qué medidas se toman para resistir?

Por supuesto que nuestros abogados van a apelar. Nosotros seguimos en huelga de hambre y en asamblea permanente las 24 horas, cosa de poder enfrentar cualquier intento de desalojo. Desde el Gobierno nadie acudió en nuestra ayuda, todos se hicieron los sordos. Nos queda resistir con todos los compañeros y las organizaciones como la Central de Trabajadores de la Argentina, los organismos de derechos humanos, todos los que dijeron presente a la hora de defender IMPA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.