martes, 11 de agosto de 2009

Argentina, Tucumán: A través de piquetes continuos, quieren impedir la construcción de la planta de basura en Overa Pozo


PRIMERA FUENTE

Vecinos de localidades cercanas a la futura planta de residuos de Overa Pozo ratificaron la continuidad de un plan de lucha que implicará piquetes en los accesos al predio. Aseguran que las medidas de fuerza paralizaron el avance de las obras en el inmueble. Refutaron informes técnicos del Gobierno y alertaron sobre un posible riesgo sanitario que este emprendimiento causaría en la zona.

Hace un mes que decidieron radicalizar su oposición a la instalación de una planta de tratamiento de residuos y aseguran que la intensidad de las medidas de fuerzas no disminuirá. Vecinos de localidades cercanas a Overa Pozo tienen como objetivo impedir, en la medida de sus posibilidades, que las obras de construcción en el predio en cuestión lleguen a ejecutarse. Para esto, ratificaron en declaraciones, la continuidad de cortes de rutas en los accesos al predio. De hecho, aseguran que las obras de adecuación del inmueble se encuentran paralizadas gracias a esta resistencia que amenaza con prolongarse por tiempo indefinido.

Mientras técnicos y funcionarios del Gobierno califican al sitio elegido (ubicado en el departamento de Cruz Alta, 35 kilómetros al este de la capital) como apto desde el punto de vista ambiental para encarar un proyecto de este tipo, no son pocos los habitantes de zonas aledañas a este que opinan todo lo contrario.

Según el productor agrícola Arturo Rodríguez Rengel, las 800 toneladas de residuos sólidos urbanos (RSU) que allí se arrojarán diariamente afectarán las napas freáticas de la zona y las aguas que abastecen al acuífero de Isca Yacú que abastece de líquido a Santiago del Estero. Además, desmintió a funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente en cuanto a que la zona no se caracterice por ser ventosa. “Es una ridiculez decir una cosa así. En la época primaveral hay vientos desde el sector norte que superan los 100 kilómetros por hora. ¿Adónde irán a parar los desechos que se desprendan de las montañas de basura al aire libre?”, preguntó Rodríguez Rengel.

Por su parte, Pablo Romero, vecino de la comuna de Los Pérez (jurisdicción que comprende al futuro vaciadero) aseguró que los olores y los insectos que la basura generará afectarán la vida de las 500 familias que viven en poblaciones cercanas (San Agustín, Los Pérez, Los Pereyra, La Virginia, La Florida, Los Ralos, Los Lapachitos, Finca Mayo, La Ramada de Abajo y Las Cejas, entre otras) así como el normal funcionamiento de varias escuelas, CAPS y pozos de agua ubicados a pocos kilómetros del lugar.

Además, reclamó que el Gobierno dé a conocer en forma pública el apto ambiental del predio elegido y qué tipo de plan se tiene en mente para disponer en forma definitiva a la basura domiciliaria.

“La gente tiene bronca. Siempre fue una zona olvidada por los políticos y ahora, por este basural, se acercan a prometer pavimento en las calles, gas natural e iluminación para apaciguar la bronca de los vecinos”, se quejó Esteban Cabrera, habitante de Los Ralos.

“Los funcionarios nunca quisieron formar con los vecinos una mesa de diálogo formal, donde se deje constancia de cada una de las opiniones que se sostengan", afirmó Cabrera.

El dirigente radical insistió en que se realizarán sucesivos piquetes sobre la ruta provincial Nº 327, en el paraje de La Cañita, ubicado en cercanías al inmueble designado por el Gobierno provincial para tratar los RSU.

Actualmente, la basura de los siete municipios que componen el Gran San Miguel (capital, Yerba Buena, Alderetes, Banda del Río Salí, Tafí Viejo, Las Talitas y Lules tratan sus desechos en la planta de Pacará Pintado que, una vez acondicionado el predio de Overa Pozo, funcionaría como una estación de separación de residuos reciclables como paso previo a su disposición final.

Foto: Argentina, Tucumán - Los cortes de ruta en el este tucumano ya son una postal constante del rechazo vecinal a la planta de basura. /Autor: PRIMERA FUENTE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.