martes, 18 de agosto de 2009

Brasil: La Fundación Oswaldo Cruz se asocia a Glaxo para desarrollar las vacunas contra el dengue y la malaria

La estatal brasileña Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) firmó hoy un acuerdo con el laboratorio multinacional GlaxoSmithKline (GSK) para trabajar conjuntamente en el desarrollo de vacunas contra enfermedades como el dengue y la malaria.

El acuerdo de cooperación tecnológica con la multinacional fue suscrito hoy en Río de Janeiro por el ministro brasileño de Salud, José Gomes Temporao, y por el vicepresidente sénior de investigación y desarrollo clínico global de la GSK Biológicos, Thomas Breuer.

La Fiocruz, considerada el mayor centro latinoamericano de investigación médica, es una institución vinculada al Ministerio de Salud y ya ha desarrollado diferentes vacunas, además de contar con plantas en que se producen la mayoría de los inmunizantes aplicados gratuitamente en el país.

Además del desarrollo de las vacunas contra dengue y malaria, el acuerdo con Glaxo también prevé el perfeccionamiento de la vacuna contra la fiebre amarilla, que ya es producida en la Fiocruz aunque con una tecnología antigua y costosa.

Según un comunicado de la Fiocruz, la Glaxo aportará 92,5 millones de reales (unos 49,7 millones de dólares) para las investigaciones conjuntas,en tanto que la contrapartida brasileña aún está siendo estudiada.

Las partes esperan obtener los resultados de las investigaciones en unos diez años y aceptan compartir la patente de los productos y procesos que sean desarrollados, agrega la nota.

El mismo acuerdo va a permitir que Fiocruz fabrique en Brasil la vacuna conjugada infantil contra el neumococo desarrollada por la Glaxo y que la distribuya gratuitamente en todo el país.

Esta vacuna previene la meningitis bacteriana, la otitis media y la neumonía y será incluida en el Programa Nacional de Inmunización.

"Actualmente esa vacuna apenas es accesible para quien puede pagar cerca de 500 reales (unos 272 dólares) para proteger cada niño en el mercado privado, pero a partir de 2010 estará disponible gratuitamente en todos los puestos públicos de vacunación", afirmó Gomes Temporao.

"La expectativa es que podamos evitar unas 10.000 muertes al año de niños menores de cinco años", agregó el ministro.

La transferencia de tecnología será realizada en cuatro etapas y el proceso tendrá una duración de diez años.

Inicialmente Brasil importará las vacunas pero en 2017, según el presidente de la Fiocruz, Paulo Gadelha, podrá estar produciendo el 100 por ciento de las dosis que necesita.

"Los cerca de 3,2 millones de niños que nacen por año en el país serán inmunizados. Se trata de algo importante porque nos permitirá anticipar una de las Metas de Desarrollo de Milenio de la ONU", según Gadelha.

"La nueva vacuna será la más completa del país para este tipo de inmunización debido a que contiene diez tipos diferentes de bacteria neumocócica, mientras que la vacuna disponible en el mercado apenas incluye siete", agregó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.