viernes, 14 de agosto de 2009

China: “Cero negativas" para los periodistas extranjeros

XINHUA

La Oficina de Información del Consejo de Estado (gabinete chino) ha adoptado una nueva política denominada "Cero Negativas", de acuerdo con la cual, los ministerios del país deberán brindar un mayor y más fácil acceso a la información a los periodistas extranjeros.

"'Cero Negativas' quiere decir que los ministerios deben designar personal para atender los llamados y las solicitudes de entrevistas de parte de la prensa extranjera, y que deberán hacerlo dentro de las siguientes 24 horas a la recepción de la solicitud o dentro del tiempo que cada cartera estipule para ese fin, sin importar si la respuesta es positiva o negativa", dijo Guo Weimin, director del departamento de prensa de la oficina mencionada, en una entrevista publicada hoy viernes en el rotativo en inglés China Daily.

"Eso no quiere decir que todas las solicitudes serán aceptadas, pero tenemos que dejarle saber a los medios cuál es el procedimiento y cómo funciona, a fin de que lo comprendan perfectamente", agregó.

En 2007 China puso en marcha una apertura sin precedentes hacia la prensa extranjera a través de una serie de regulaciones provisionales que fueron diseñadas para manejar adecuadamente la avalancha de información relacionada con los Juegos Olímpicos Beijing 2008.

Uno de los cambios más comentados en el medio periodístico fue la abolición del engorroso procedimiento de solicitar autorización de los gobiernos locales para realizar entrevistas. A partir de entonces, todo lo que un reportero necesita para obtener declaraciones de un individuo es que éste se manifieste de acuerdo.

Las medidas también incluyeron la abolición de la prohibición para que nacionales chinos fueran contratados por organizaciones periodísticas internacionales con el fin de asistir en las labores de reportería. Todos estos cambios, celebrados por los más de 700 periodistas extranjeros que ejercen su profesión en China, fueron establecidos definitivamente después de terminados los Juegos.

Sin embargo, hasta ahora las reformas se han hecho efectivas casi exclusivamente en los ministerios que por tradición son el centro de atracción de los medios, entre ellos los de Salud, Educación y Seguridad Pública, así como en la misma Oficina de Información del Consejo de Estado, de acuerdo con Guo.

"Esperamos que todos los ministerios reciban de buen agrado este nuevo nivel de interacción con la prensa extranjera", dijo el funcionario, y agregó que los periodistas cuyas solicitudes no sean atendidas oportunamente o sean objeto de una actitud fría por parte del personal encargado de procesar sus aplicaciones, podrán quejarse ante el organismo.

Guo dijo además que la Oficina de Información del Consejo de Estado está tratando de concientizar a los funcionarios locales de mayor nivel, así como a las oficinas de prensa del nivel provincial al distrital, de aceptar y facilitar el trabajo de los medios extranjeros.

Todos los ministerios, y las administraciones de todas las provincias han recibido la orden de permitir a los reporteros de otros países, así como a los provenientes de las regiones administrativas especiales chinas de Hong Kong y Macao y de la isla de Taiwan, la asistencia a sus conferencias de prensa.

La actitud "abierta" de Beijing hacia el cubrimiento de las disturbios registrados en Urumqi, capital de la región autónoma uygur de Xinjiang, el pasado 5 de julio, es un reflejo de los profundos cambios de la política de China en cuanto al trabajo de los medios de información, aseguró Guo.

Sólo unas horas después de que la situación había retornado a una razonable normalidad en la ciudad, se llevó a cabo una conferencia de prensa con imágenes de los hechos violentos, al tiempo que todos los periodistas internacionales basados en Beijing recibieron un anuncio para prepararse para volar inmediatamente a Xinjiang.

Sin embargo, Guo reconoció que aún recibe con cierta frecuencia quejas de parte de los medios extranjeros, que van desde el contenido "aburrido" de algunas ruedas de prensa hasta "molestias" a la hora de realizar entrevistas.

La Oficina está tratando de orientar a los gobiernos locales en el proceso de apertura hacia los reporteros internacionales que estén llevando a cabo informes críticos pero cuyo objetivo no sea "causar daño (a China)", sostuvo.

Guo invitó a los comunicadores a contactar a las oficinas de información de los gobiernos locales en caso de encontrar dificultades durante el desempeño de sus labores. "Los problemas serán atendidos de la forma adecuada, siempre y cuando sus entrevistas sean razonables y legales", aseguró.

El funcionario insistió en que China "se toma en serio" su nueva postura, pues entiende que llevará a la realización de reportajes más objetivos sobre el país.

Por su parte, Phil Smith, jefe de la oficina para el norte de Asia de la agencia de noticias británica Reuters, dijo que la estrategia es positiva "para todos los involucrados".

El veterano periodista dijo que él no espera que ocupados funcionarios dejen de lado su trabajo para atender entrevistas, pero que los esfuerzos de la Oficina de Información del Consejo de Estado por perusadir a los ministerios de atender debidamente las solicitudes de careo con los medios sobre una base regular "ciertamente merece ser celebrada".

"(La nueva política) permitirá más transparencia y apertura, y probablemente llevará a un nuevo nivel las relaciones entre los medios extranjeros y los ministerios", sostuvo Smith. "Cualquier medida que realmente facilite nuestro trabajo es bienvenida", agregó.

Así mismo, el jefe de la oficina en Beijing de un medio japonés, quien solicitó que su nombre fuera mantenido en reserva citando regulaciones de su compañía, también celebró las nuevas regulaciones, recordando que en el pasado era difícil llevar a cabo entrevistas en China.

"Una China más transparente logrará una mejor imagen entre los periodistas de todo el mundo, toda vez que sus políticas y su economía se han convertido en el centro de atención del mundo entero", opinó.

Cheng Mei, una profesora de periodismo de la Universidad Popular de China, dijo que permitir el acceso de reporteros extranjeros a las conferencias de prensa organizadas por los gobiernos provinciales pondrá a prueba la habilidad de los funcionarios locales para hacer frente a sus, con frecuencia, "agresivas" preguntas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.