jueves, 20 de agosto de 2009

El papel del pacto Mólotov-Ribbentrop en el desenlace de la Segunda Guerra Mundial se exagera

RIA NOVOSTI

No fue el pacto Mólotov-Ribbentrop que provocó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, su importancia se exagera, afirmó hoy el profesor Rolf-Dieter Müller, del Instituto de Historia Militar del Bundeswehr (Fuerzas Armadas de Alemania), en conferencia interactiva Moscú-Berlín-Riga organizada por RIA NOVOSTI.

Hace 70 años, el 23 de agosto de 1939, la Unión Soviética y Alemania concertaron el tratado de no agresión, al pie del cual pusieron las firmas sus cancilleres Viacheslav Mólotov y Joachim von Ribbentrop. Junto con el tratado se firmó un protocolo secreto sobre la delimitación de las esferas de influencia en Europa del Este y del Sudeste.

"¿Llevó ese pacto a la guerra? En los debates sobre lo pactado entre Hitler y Stalin, de que somos testigos los últimos años, el papel de ese documento se sobreestima, por lo menos en el desenlace de la Segunda Guerra Mundial", dijo.

Según Müller, el pacto no provocó el comienzo de la guerra, pero sí le facilitó a Hitler la toma de decisión de desatarla.

"Hitler quería guerra, pero tenía dudas (...). Tomó la decisión de comenzarla, cuando comprendió que las potencias occidentales no apoyarían a Polonia, a la que pensaba agredir la primera", señaló el profesor, subrayando que la decisión de desatar la guerra no se tomó en Moscú sino en Berlín.

El académico ruso Alexandr Chubarián, director del Instituto de Historia Universal de la Academia de Ciencias de Rusia, a su vez expresó la opinión de que el pacto Mólotov-Ribbentrop fue una manifestación del egoísmo de la URSS, Inglaterra y Francia y de la subestimación por estos Estados del peligro nazi tanto para sus propios pueblos como para el mundo entero.

"El interés nacional egoísta impidió la toma de unas decisiones coordinadas", dijo el académico, señalando que el egoísmo y el cinismo deben eliminarse de las relaciones internacionales contemporáneas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.