viernes, 14 de agosto de 2009

El Salvador: El cambio a través de las estadísticas

José Mario Zavaleta (especial para ARGENPRESS.info)

La semana en curso en El Salvador se destaca por las cifras estadísticas, ya que se han dado a conocer resultados de estudios de investigación y de opinión pública que revelan la realidad que vive este país centroamericano, precisamente que se enrumba por el proceso de cambio a partir del nuevo gobierno de izquierda que parte de una realidad que es imprescindible aceptar.

Precisamente se ha hecho público por parte del ministro de Economía, Héctor Dada Hirezi, los resultados de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples que explora la situación de los salvadoreños correspondiente a los años 2007 y 2008, y que revelan que en ese período la pobreza se incrementó en 5,5 puntos, para alcanzar al 40 % de los salvadoreños, producto de la reducción del poder adquisitivo de la población, en medio de la crisis económica local incrementada por los precios de los combustibles y los alimentos. De ahí que la canasta básica urbana se elevó en 25 % desde enero de 2007 a diciembre de 2008; la rural aumentó un 30 % en el mismo período, mientras el costo de la vida no se correspondió con el aumento de salarios.

En este escenario se revela que en 6 de los 14 departamentos del país el 50 % de la población es pobre, destacándose en este rubro Morazán, Cabañas y Ahuachapán, donde también 1 de cada 4 hogares viven en pobreza extrema. Los datos del empleo son también discutibles, ya que la cifra resultante del estudio refleja una leve disminución, situándose en 5,9 %, mientras el subempleo aumenta al 32,1 %; precisamente porque el que se encuentra desempleado en este país se vincula al subempleo porque no tiene otra salida. Además estos datos coinciden con el hecho de que en El Salvador menos del 30 % disfrutan de un empleo decente, por lo que la gran mayoría debe sumirse en el comercio informal o las labores temporales o de ocasión, de donde apenas logra sobrevivir.

Este panorama precisamente es el sustrato del programa de gobierno de la administración de Mauricio Funes, que fue llevado a la presidencia por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, y que debido al acecho de la crisis económica mundial ha debido elaborar prioritariamente un programa Anticrisis que pretende favorecer precisamente a los que están en peores condiciones; se construirán a partir de las próximas semanas, y por el año siguiente, 25,000 viviendas en pueblos y ciudades del país, predominantemente en los lugares plagados de más pobreza. Con ello se espera el incremento de cerca de 100,000 nuevos empleos, a los que se agrega el encargo a costureras y sastres del país para que elaboren los dos uniformes para más del millón trescientos mil estudiantes de primaria y secundaria básica para el próximo año. Sin dejar de mencionar la entrega de semilla mejorada de maíz y frijol, además de abono, a decenas de miles de campesinos que aportarían su esfuerzo en elevar la producción de alimentos en el país. Todo lo anterior descrito de manera sucinta y dejando otros rubros en la salud y educación que tendrán un impulso significativo.

Por otro lado se ha dado a conocer la última encuesta de opinión realizada por la empresa Cid Gallup que se realizó entre el 25 a 31 de julio, y del que se traduce que Mauricio Funes tiene una imagen favorable de prácticamente el 86 %, misma cifra que logró un mes antes; además, un 70 % de los encuestados, entre los que se encuentran muchos que aceptan haber votado por Arena, aprueba la gestión de Mauricio. Un 15 % la desaprueba, y otro tanto no contesta.

Con relación a los partidos políticos, un 44 % dice que el FMLN es el de su predilección, mientras un 25 % se inclina por Arena, que ha estado en el poder los 20 años anteriores. En fin, las cifras son contrastantes definitivamente, pero coinciden en la esperanza de un pueblo que aspira por los cambios que reviertan la deplorable situación de sus vidas, y por ello se amparan a este gobierno de nuevo cuño.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.