viernes, 7 de agosto de 2009

En Reino Unido: Los solicitantes de nacionalidad deberán ser 'más patriotas'

Gustavo Franco Cruz (TRIBUNA LATINA)

Los inmigrantes que quieran obtener la ciudadanía británica, ahora tendrán que someterse a nuevas reglas. La propuesta del gobierno laborista de Gordon Brown, presentada como "Examen Basado en Puntos para la Ciudadanía", pretende calificar el grado de implicación en la sociedad y hasta sus posicionamientos políticos. Así, por ejemplo, un manifestante contra la guerra en Afganistán, podría ver rechazada su solicitud por demostrar un "activo rechazo de los valores británicos".

El proyecto fue presentado el lunes y busca que los inmigrantes demuestren no sólo su integración en la sociedad. También podría estimular la participación en la "vida democrática del país", mediante el trabajo realizado con partidos políticos, sindicatos o trabajo voluntario. Esto podría reducir los tiempos del trámite, de tres a años a uno.

Cada año unas 150.000 personas solicitan para la ciudadanía británica, para quienes el ministro de Inmigración, Phil Woolas, pretende aplicar el sistema de puntos. Dependiendo de su calificación, el tiempo que tarda el proceso pueden prolongarse o aumentar. "Hemos dejado en claro que las personas deben ganarse el derecho de quedarse en el Reino Unido permanentemente trabajando duro, obedeciendo la ley y hablando inglés", dijo el funcionario.

El portavoz del opositor Partido Demócrata Liberal, Chris Huhne, afirmó que "la propuesta de que la gente pueda ser excluida por un comportamiento antipatriótico, parece como si el Gobierno quiere jugar a ser un policía del pensamiento".

La iniciativa será revisada durante 12 semanas y cuenta con la base del sistema de inmigración que fue aprobado por el Parlamento el mes pasado. Sujeto a una consulta pública, der ser incorporada a la legislación comenzaría a ser vigente desde 2011. De esta manera, si el trámite antes tomaba hasta cinco años, ahora podría extenderse hasta diez.

Por el momento la nacionalidad se adquiere luego de cinco años de residir en el país, además de comprobar haber pagado siempre los impuestos, obedecido la ley y aprendido el inglés. El nuevo procedimiento adoptaría dos exámenes. El primero, sobre conocimientos prácticos sobre la vida británica y el idioma. El segundo tendría el añadido de historia y política. Quienes no consigan aprobarlo, tendrían nuevas oportunidades para hacerlo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.