martes, 25 de agosto de 2009

Estados Unidos insta a Argentina a solucionar su deuda con el Club de París

XINHUA

El encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Argentina, Thomas Kelly, instó anoche al país sudamericano a trabajar de manera conjunta para encontrar una solución a la deuda que mantiene con el Club de París, del orden de los 6.700 millones de dólares.

Kelly se entrevistó con el ministro de Economía argentino, Amado Boudou, a quien transmitió la postura de Washington.

"Hablamos de los importantes esfuerzos del Grupo de 20 (G-20) para tratar la crisis económica global, y sobre las medidas que todavía faltan para restituir la confianza, los puestos de trabajo y el crecimiento equilibrado y sustentable", declaró Kelly, según un comunicado de la Embajada norteamericana difundido el lunes.

Según admitió la representación estadounidense, durante el encuentro, desarrollado en el Ministerio de Economía local, ambas partes revisaron puntos de interés común, entre ellos el de trabajar en conjunto para encontrar una solución para la deuda argentina con el Club de París.

En septiembre último, la presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció el pago de la deuda con la entidad, pero debido a la crisis financiera global, la promesa no se concretó.

Para Argentina la deuda era del orden de los 6.700 millones de dólares, mientras que el Club de París la estimó en 7.900 millones de dólares.

Hasta mediados de junio, el gobierno argentino tenía bajo estudio una propuesta del banco de inversión francés Lazard Fréres, que estimó la deuda en 6.000 millones de dólares.

El pago está stand by, admitieron en julio portavoces del Palacio de Hacienda local, a raíz de la crisis internacional.

Argentina se endeudó con el Club de París principalmente durante la última dictadura militar, entre 1976 y 1983, cuando los sucesivos gobiernos de facto incrementaron los pedidos de financiamiento para la compra de armas.

Volver a una normal relación con la entidad acreedora es una de las aspiraciones del ministro de Economía argentino, junto con el relanzamiento del vínculo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En ese orden, y con igual finalidad, el gobierno argentino anunció la semana pasada el lanzamiento del primer tramo del canje de bonos atados a la inflación, por unos 2.331 millones de dólares, con vencimiento entre 2010 y 2012.

La iniciativa se enmarcó en la serie de acciones que Buenos Aires implementará, de aquí a fin de año, para volver a los mercados internacionales de crédito.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.