jueves, 27 de agosto de 2009

Guatemala: Para combatir la desnutrición se necesita erradicar la exclusión

CERIGUA  

El combate a la desnutrición significa atacar directamente las causas que la originan, como la exclusión social, económica y política que alienta la pobreza y la pobreza extrema en Guatemala; las cuestiones climáticas que afectan el “Corredor Seco”, las políticas agrícolas y el asistencialismo, son medidas secundarias que paliarán parte del problema, aseguró Carlos Chúa en un artículo de opinión de circulación electrónica.

Chúa, Profesor del curso Maternoinfantil, de la Facultad de Ciencias Médicas, de la Universidad de San Carlos de Guatemala (FCM/USAC), indicó que en 1950 la Pediatría del Hospital General San Juan de Dios, produjo el documental “Ángeles con hambre”, que mostró la desnutrición proteico-calórica severa en niños y niñas menores de 6 años.

Fue un género informativo premiado a nivel internacional, que reveló la situación por la que atravesaban los distintos hospitales de Guatemala y que explicó hasta en un 75 por ciento las muertes infantiles; un problema que no encontró sus causas en aspectos técnicos, ni médicos, sino estructurales.

Han pasado 58 años desde la transmisión del documental, lapso durante el cual 18 distintas administraciones, civiles, militares, progresistas, golpistas, retrógrados, represores, nacionalistas y pro-norteamericanos, han gobernado sin atender de fondo la problemática de la desnutrición, añadió el profesional de la medicina.

La desnutrición por carencia de proteínas y calorías en niños y niñas, es un problema frecuente, en tanto las deficiencias nutricionales de hierro, ácido fólico y vitamina A, provocan enormes costos biológicos, sociales y económicos, que se extienden a mujeres en edad fértil, embarazadas y a la población adulta; atender el tema cuesta hasta el 10 por ciento del Producto Interno Bruto en Guatemala, señaló el especialista.

La desnutrición es un problema grave, que conlleva significativas consecuencias para la población, impide su desarrollo pleno y la explotación de todo su potencial genético y humano; su combate es un hecho irrenunciable para los gobiernos, enfatizó Chúa.

Las políticas sobre la temática han sido exitosas en Cuba, Costa Rica y Chile, tres regímenes distintos y con filosofías políticas diferentes; en esos países la desnutrición es mínima, las tasas de analfabetismo, mortalidad materno-infantil y de baso peso al nacer, son mínimas.

La expectativa de vida en esas naciones ha aumentado y la ciudadanía que llega a niveles universitarios ha sido creciente, lo que a la vez potencializa las posibilidades de desarrollo, pues aumenta el conocimiento y la investigación científica sobre cómo superar los problemas nacionales, concluyó el experto en temas nutricionales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.