viernes, 14 de agosto de 2009

Guatemala: Trabajos de alto riesgo inciden en muertes de niños, niñas y adolescentes

CERIGUA

Cuando se habla de muertes prevenibles en niños, niñas y adolescentes guatemaltecos no se puede dejar de mencionar el trabajo riesgoso, ya que pese a que está prohibido en el Código de la Niñez, en el 2008 se reportaron 800 mil menores laborando.

De acuerdo con información de la Revista Amiga, los infantes mostraron una tasa de participación laboral del 12.1 por ciento, mientras que la de las y los adolescentes fue 39 por ciento, la mayoría de ellos concentrados en los trabajos más riesgosos como la recolección de basura, reciclaje de vidrio y papel, la producción de artículos pirotécnicos, la elaboración de piedrín y cal.

Según la publicación, las actividades agroindustriales también concentran gran cantidad de menores, quienes son los encargados de la producción de brócoli, café, caña, cardamomo, maní, melón y tomate, donde sufren graves afecciones dermatológicas.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) denunció que hay niños y niñas que se encuentran en alto riesgo en la calle, quienes trabajan como lanzafuegos o piden dinero, quienes pueden ser reclutados para la prostitución, la pornografía o para participar en actividades ilícitas como la comercialización de estupefacientes.

A decir de Nidia Aguilar, Defensora de la Niñez y la Juventud de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), aunque son pocas las denuncias por maltrato o accidentes en ambientes de trabajo, a los ojos de muchos guatemaltecos han quedado las víctimas de explosiones de pólvora, una de las actividades más riesgosas.

Para cambiar esta situación que vive la infancia en el país, Aguilar subrayó la necesidad de que el gobierno, la iniciativa privada y la sociedad en general velar por sus derechos y garanticen que todos los menores no dejen de estudiar y sus garantías no sean violentadas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.