martes, 4 de agosto de 2009

Los eMos invaden Alemania


Evan Romero-Castillo (DEUTSCHE WELLE)

"EMo", asistente electrónico para la movilidad: el nuevo vehículo que en el futuro cercano circulará por las calles con su aura futurista.

Con algo de extrañamiento se les ha visto en varias ciudades alemanas; eso tiende a pasarle a los pioneros. No se trata de la gente que practica el nordic walking, ese deporte de resistencia que ni es tan nuevo como se cree –los esquiadores de fondo ejercitaban dando “caminatas con bastones” en la década de los treinta del siglo pasado– ni tan absurdo como parece; después de todo, con los bastones se entrena bien la musculatura del torso y la espalda.

Se trata de quienes, atendiendo al llamado de su curiosidad, se han montado en uno de esos vehículos electrónicos de dos ruedas y circulado con ellos, de pie, como si de la versión miniatura de un antiguo carruaje de gladiadores se tratara, pero sin caballos, sin necesidad de pedalear y sin otro impulso que el de un silencioso motor eléctrico.

El transporte del futuro

Las únicas condiciones para disfrutar del recorrido: tomar el manubrio y aprender a controlar la velocidad del artefacto manteniéndose erguido o balanceando el cuerpo hacia delante o detrás. Las velocidades máximas, dependiendo del modelo, son de 8, 12 y 20 kilómetros por hora y la dirección se controla haciendo uso de un mango ubicado en el manubrio.

Estos vehículos estarán transitando prontamente por las calles de Alemania; hasta una nueva categoría legal ha sido concebida para ellos: “elektronische Mobilitätshilfe” (“asistente electrónico para la movilidad”) es el nombre que se les ha dado en alemán, aunque lo más seguro es que desde el momento en que empiecen a popularizarse se les conozca por su apodo –eMo– o por el nombre de la compañía que los produce, la Segway Inc.

Luz verde en Alemania

El inventor de este vehículo, Dean Kamen, presentó su creación en 2001, describiéndola como el primer transportador personal sin emisiones contaminantes. Aún no se sabe a ciencia cierta qué aspecto de esta novedad resulta más atractivo para sus potenciales compradores, el talante ecologista con que se diseñó o las pequeñas maravillas tecnológicas que han sido desarrolladas para garantizar su rendimiento.

Tras cuatro años de sondeos y análisis, el Bundesrat aprobó el 10 de julio de 2009 la ordenanza que autoriza la circulación de los eMos en las vías para ciclistas y en las calles que no reserven un canal para las bicicletas. El hecho de que Berlín le haya dado luz verde a los transportadores personales alegra no solamente a quienes venden los Segway: la revista alemana Der Spiegel comentaba ya hace tres años que, aunque en Austria, Grecia y Portugal habían permitido el tránsito de estos vehículos en las vías públicas, Gran Bretaña, Suiza y Bélgica estaban esperando el veredicto de Alemania, contando con que su visto bueno viene precedido de rigurosas pruebas de seguridad.

Nuevo objeto de culto

Los eMos deberán llevar las placas de identificación hasta ahora usadas por los velomotores y estar dotados con timbres y luces. Además, quienes los emplean como transporte deberán poseer un permiso de conducir equivalente, por lo menos, al de quienes conducen un velomotor.

Los transportadores personales Segway podrán ser conducidos en toda Alemania, incluyendo los seis Estados federados que habían restringido notablemente o prohibido del todo su circulación: Baden-Wurtemberg, Bremen, Berlín, Brandenburgo, Sajonia-Anhalt y Sajonia. Eso sí, más de uno quedará tan sorprendido por el precio de venta al público de estos transportadores personales como por el aura futurista de este nuevo objeto de culto: 6.290 euros es el valor del modelo más económico, por ahora. Pero se espera que los precios bajen a medida que el número de unidades vendidas aumente.

Editor: Pablo Kummetz

Foto: Alemania - Asistente electrónico para la movilidad (Elektronische Mobilitätshilfe - eMo)/ Autor: DIE AUGSBURGER ZEITUNG


Un artículo de DW-World, la página web de la Deutsche Welle.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.