lunes, 31 de agosto de 2009

Puerto Rico: Videos comprometen a la policía

Jesús Dávila (NCM , especial para ARGENPRESS.info)

La Policía municipal de San Juan y la Policía nacional llevaron a cabo juntas una operación violenta en la ciudad universitaria de Río Piedras, según consta en videos que muestran como los uniformados iniciaron el incidente y luego reprimieron un disturbio que no existía.

Los hechos, ocurridos el 21 de agosto de madrugada, fueron preámbulo de otros sucesos, como el ocurrido ocho días después en el vecindario obrero Villa Palmeras, donde golpearon gente que estaba en la escena de un asesinato y luego procedieron contra periodistas que grababan la escena bajo la alegación de que “estábamos dando palos y se pusieron a retratarnos y eso es ilegal”.

El agente que dio la insólita declaración –frente a un abogado y un periodista- dijo además que había sido uno de los que participó en los sucesos de Río Piedras, que dejaron un saldo de al menos diez heridos, uno de ellos de cuidado.

Aquellos hechos se desarrollaron hasta por lo menos las 4:00 a.m. y en su culminación los guardias atacaron la Torre Norte, un hospedaje estudiantil de la Universidad de Puerto Rico. Fue entonces que una joven resultó herida de cuidado en una pierna por una granada de gas lanzada horizontalmente.

El choque inicial en la Avenida Universidad fue tildado casi de inmediato de “motín” por los medios noticiosos nacionales y buena parte del análisis público sobre el tema se ha concentrado en el reto a la autoridad por parte de los jóvenes universitarios. De igual manera, ha servido para avivar el debate sobre la conveniencia que pueda tener la propuesta de ordenar el cierre de bares a la medianoche.

La teoría del “motín” se vino al suelo con los videos de siete cámaras de seguridad del bar “El Ocho de Blanco”, ubicado casi al frente de “La Muralla China”, donde comenzó todo. Los discos digitales de las siete cámaras fueron obtenidos por NCM Noticias, así como otro, tomado a la vez desde el lado opuesto de la calle.

Según consta en los videos, desde antes de comenzar los incidentes, un carro de la Policía nacional y otro de la municipal rondaban el área prácticamente uno detrás del otro. La intervención con un joven que supuestamente bebía cerveza en la vía pública se produjo a eso de las 1:35 de la madrugada y parece haber sido sacado rápidamente del lugar, pero a la 1:37 ya estaba en su posición la escuadra contra disturbios de la Policía nacional.

La versión de la Policía nacional ha sido que la división contra disturbios, que se conoce aquí como “Fuerza de Choque”, acudió luego de recibir un llamado de “1050” (policía en peligro) por parte de los policías municipales. Testigos de los sucesos habían dicho que eso no podía ser cierto porque la escuadra había llegado demasiado rápido.

Ante el informe de que NCM Noticias tenía los referidos videos, un legislador del oficialista Partido Nuevo Progresista preguntó sobre la posibilidad de que el mensaje urgente “1050” hubiera sido emitido antes de que comenzaran los incidentes. Según el legislador, lo razonable habría sido que la llegada de la escuadra contra motines tardara entre diez y quince minutos luego del llamado.

Pero además del factor de apenas dos minutos de distancia entre un hecho y otro, la imagen del patrullaje conjunto desde minutos antes pone en problemas la versión oficial.

El problema es que, de acuerdo a lo que se puede ver en los videos, no había disturbio alguno, aunque sí la calle estaba muy concurrida por los clientes de los bares, en su mayoría estudiantes universitarios. Contra ellos la emprendieron los dos cuerpos de policía lanzando gases lacrimógenos y cerrando los pasos mientras las columnas de guardias se movían calle arriba y calle abajo.

En uno de los videos de seguridad se ve a varios policías golpeando a un joven en el piso y la cámara20del otro lado de la calle muestra a los uniformados haciendo lo mismo con un par de muchachos, entre ellos una joven que era golpeada luego de haber caído.

Lo que no se ve en los videos es muchedumbre alguna enfrentando violentamente a los policías, aunque sí hay jóvenes gesticulando –como el que insulta- a los uniformados que no cejaban. Pero además, el video del otro lado de la calle documenta claramente a policías nacionales disparando sus lanzagranadas de gas en línea horizontal.

Ese último detalle es de suma gravedad pues esas armas defensivas para las fuerzas del orden civil tienen que usarse apuntando al aire de manera que la granada de gas lacrimógeno caiga sin impulso. Al usarse de la manera en que aparece en el video, se convierten en un proyectil similar a cualquier bala y, de hecho, la joven herid a en una pierna lo que recibió fue uno de esos tiros.

Al presente, ya el director ejecutivo de la Comisión de Derechos Civiles, Vance Thomas, ha anunciado que se iniciará una pesquisa sobre el segundo de los incidentes, ocurrido el 27 de agosto a las 8:30 de la noche frente al colmado Linares, donde fue asesinado un joven de 29 años. Dio la casualidad que el crimen ocurrió frente a las oficinas de una casa productora de documentales y de acuerdo a la querella recibida por la CDC, cuando los policías se percataron que eran filmados mientras agredían a los vecinos, intentaron incautarse del material fílmico.

El incidente de Santurce ocurrió justo cuando comenzaba a organizarse una manifestación estudiantil que reunió una multitud en el lugar de los sucesos de Río Piedras para protestar contra la acción polici al. Los actos oficiales de la protesta se llevaron a cabo desde las nueve hasta la medianoche, pero cientos de estudiantes permanecieron en el lugar hasta bien entrada la madrugada, sin que en la segunda ocasión se produjera la intervención de las escuadras contra disturbios.

Se espera que la CDC también reciba una querella documentada sobre los sucesos de la Avenida Universidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.