viernes, 7 de agosto de 2009

Señalan la legislación adversa para las radios comunitarias en Guatemala

CERIGUA

Las radios comunitarias en Guatemala, que se difunden principalmente en las poblaciones indígenas, dejarán de ser criminalizadas hasta que exista una legislación que les asegure su funcionamiento en el marco de lo legal, señalaron expertos en comunicación.

Estos medios de comunicación comenzaron a ser criminalizados a partir de 1997 con la entrada en vigor de la Ley General de Telecomunicaciones, porque las poblaciones indígenas no tienen la capacidad de adquirir las frecuencias en las subastas que impuso la normativa, señaló Ileana Alamilla, del Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala (Cerigua).

De acuerdo con Alamilla, la persecución es efectiva porque está enmarcada en lo legal, cuenta con el apoyo institucional del Estado y de las grandes corporaciones radiales que ven amenazados sus intereses, además de que existe una gran división en el movimiento social para tratar de revertir esta situación.

La profesional de la información recordó que uno de los intentos por resolver este problema, la aprobación de una “Política para resolver la problemática de las radios ilegales” en el 2007, agudizó los cierres y penas de prisión para los operadores.

Lamentablemente las radios comunitarias no son un tema de agenda nacional, no cuentan con el respaldo ciudadano y enfrentan un gran enemigo, la Cámara de Radiodifusión y la Fiscalía de Delitos contra Periodistas, señaló Alamilla.

La directora de Cerigua también aclaró que no todas las radios son comunitarias y que no existe una depuración; muchas pretenden cumplir con ese disfraz para un negocio particular o son utilizadas para fines proselitistas, dijo.

Eduardo Gularte, del Centro de Comunicación para el Desarrollo (CECODE), coincidió con Alamilla en que existe un gran interés de parte del Estado en perseguir a las radios comunitarias, que son “los actores locales del desarrollo”; ¿qué democracia existe si no hay ciudadanía?, señaló.

Gularte dijo que tampoco se puede combatir el racismo contra las poblaciones indígenas si se les niega el derecho a la comunicación, con una ley discriminatoria como la actual que privilegia el poder económico.

Por su parte Humberto Rodas, del Movimiento de Radios Comunitarias de Guatemala, indicó que han dado el primer paso para legalizar las radios ilegales y fomentar la comunicación local, con la presentación de un anteproyecto de Ley de Medios de Comunicación en el Congreso de la República.

Se calcula que en el país existen por lo menos 500 radios comunitarias que operan al margen de la ley, anotó.

Las reflexiones se dieron en el Foro sobre Radios Comunitarias en el VIII Congreso de Estudios Mayas realizado en la Universidad Rafael Landívar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.