lunes, 31 de agosto de 2009

Venezuela: El Ministro Alí Rodríguez Araque debería ser más reflexivo antes de hablar con tanto optimismo


Ricardo Galíndez (EL TOPO OBRERO)

Un debate que los dirigentes del movimiento obrero y revolucionario tenemos que dar.

Desde nuestra trinchera de lucha por el socialismo y desde la cual nos la hemos jugado frente a un enemigo que no le ha dado cuartel a nuestro pueblo y revolución y que nos la seguiremos jugando hasta alcanzar que el enemigo imperialista capitalista deje de controlar nuestra economía y algunas riendas importantes del poder político, consideramos que el compatriota Alí Rodríguez Araque, ministro de Economía y Finanzas debería ser más reflexivo antes de hablar con tanto optimismo de la situación económica y el futuro del país, pues como el mismo dijo en declaraciones recogidas por Antv Noticias publicadas el 21-08-09 en Aporrea, el descenso en el crecimiento económico (PIB) a -1% en el primer semestre del año se debe a factores externos, es decir a la crisis mundial del capitalismo, la cual aún no ha terminado. Por el contrario, existen elementos suficientes, como es por ejemplo el problema del “globo” del endeudamiento del gobierno norteamericano, que mantiene en vilo el valor del dólar y con ello la posibilidad real de que la caída de la economía mundial sea aún mayor que la sufrida y que aún dudando de este pronóstico, tenemos que todavía la economía real no ha dejado de caer, sin existir elementos firmes para afirmar que se viene una pronta recuperación.

Veamos la declaración aparecida en Aporrea: “20 de agosto 2009. -Alí Rodríguez Araque, ministro de Economía y Finanzas, resaltó que la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) en Venezuela fue causada por factores externos a la economía nacional, por lo que no significa que el país va a entrar en recesión”… “Hubo un descenso en el desempeño de la economía, pero no es dramático, estamos en mejores condiciones que muchos en la región y en el mundo”.

Manifestó que el país ha tenido peores descensos en su economía, por lo que no dudó en afirmar que se recuperará rápidamente, "No debemos olvidar que se logró un ascenso sostenido durante 5 años consecutivos, a diferencia de la economía mundial".

El funcionario señaló que, tras la crisis capitalista, que inició hace poco más de un año, la única economía que no había registrado cifras negativas en Latinoamérica es la venezolana, gracias a las políticas anticrisis aplicadas por el Gobierno Nacional, por lo que “nos recuperaremos rápidamente, pues Venezuela ha sido poco afectada y sigue siendo poco afectada”.

Para finalizar señaló: "El principal componente económico de Venezuela depende del sector privado",… al tiempo que recomendó a este sector que no se deje arrastrar por las campañas mediáticas, que pretenden sembrar el terror, "porque tienen un espacio para contribuir con el desempeño de la economía nacional". Añadiendo: “que los resultados de este último trimestre no significan que estemos entrando en un momento de recesión, el Gobierno Nacional sigue con su línea de orientar el desarrollo de la economía con preeminencia de atender el factor social”.”

De esta manera el ministro del Poder Popular para la Economía y las Finanzas, Alí Rodríguez Araque, respondió a las declaraciones de dirigentes de la oposición y de la cual se hicieron eco varios medios de comunicación tras el anuncio del Banco Central de Venezuela (BCV) de una caída del 1% en el Producto Interno Bruto (PIB) para primer semestre del año 2009 y tras 22 semestres continuos de crecimiento, declaraciones que es fundamental analizar, pues se trata del futuro de acuerdo al timonel de las políticas económicas del país.

Vamos a tratar de analizar los números dados por el BCV y las declaraciones del Ministro Araque de la manera más sencilla posible. El informe en cuestión dice que a precios constantes, la economía nacional registró una reducción de 2,4% en el segundo trimestre de 2009, respecto a igual período de 2008. Este resultado, unido al crecimiento de 0,5% observado en el primer trimestre, determinó una contracción de 1,0% para el primer semestre del año. Es decir, nuestra economía que durante 22 semestres venía creciendo, este año vivió un crecimiento del 0,5% en el primer trimestre y de allí bajó al -2,4% en el segundo y que promediando los dos trimestres de este año, nos da una caída del 1% en el primer semestre del 2009. Es esta caída de casi 3 puntos porcentuales, los que el compatriota Alí ve sin preocupación, se enmarca dentro de la crisis económica internacional que sigue viva y coleando, señalando que con los planes nacionales, volveremos a recuperar los números positivos rápidamente, cuando el mismo admite que son factores capitalistas internacionales los que determinaron la caída.

Tenemos que admitirle al compatriota Ministro Alí cuando dice que la economía nacional llevaba 22 semestres de crecimiento, gracias a la fortaleza de las reservas internacionales y a las directrices económicas del gobierno que preside el comandante Chávez. Ahora, a esa verdad debemos incorporarle que esto fue así en lo fundamental por los aumentos de los precios petroleros que no dependieron exclusivamente del gobierno Bolivariano, sino por el crecimiento de la demanda de “energía” que se daba en el mundo y en el papel que jugaron los especuladores de las bolsas de valores que incidieron en por lo menos un 30% en esos aumentos de precios, todo de acuerdo a informes del propio Congreso de los EEUU. También es bueno recordar que ese factor especulativo mantiene hoy su incidencia en la nueva y zigzagueante recuperación de los precios petroleros, por lo que los mismos nadie puede apostar por su estabilidad. Dicho esto, tenemos que darle el beneficio, aparte de los precios petroleros, a quien contribuyó al crecimiento pasado, como fueron los planes de inversión social del gobierno.

Pero de estas cifras lo que tenemos que ver compatriotas y camaradas, es que desde el año 2004, y luego que comenzó la crisis capitalista, el freno en el crecimiento económico ha sido indetenible, yendo de un 18%, a un 9% siguiendo un 8%, un 6%. El año pasado, en un artículo que me publicó Aporrea, ante la alegría del crecimiento económico sostenido que el gobierno anunciaba, nos atrevimos a señalar lo que hoy reitero. Si. Había crecimiento cada vez que se desaceleraba más y con el desarrollo de la crisis capitalista y las debilidades de la política económica del gobierno, íbamos en camino de enfrentarnos a un freno total y a una caída que iba a afectar todos los planes sociales, tal y como está sucediendo, así sea “poco” como dice el ministro de economía, pero poco para algunos, amigo, compatriotas, es mucho para otro. Como vemos, no se trata de una cifra puntual del -1%, sino de una tendencia que arrastramos desde hace años.

Pa' los trabajadores y el pueblo no hay consuelo

El pueblo trabajador, sea manual o intelectual de la ciudad y el campo no puede consolarse con que a otros países la crisis le ha afectado mucho más que a nosotros, que otros países mientras la economía nacional seguía con índices positivos, ellos decrecían al punto de tener índices negativos, pues hacerlo y más en las condiciones “ventajosas” de nuestro país sería de tontos. El mismo presidente en una reunión con empresarios brasileños decía que cuando dios creó a Venezuela le dio unas riquezas que no le dio a ningún otro, pero para compensar la vaina nos dio gobiernos adecos y copeyanos…. No, no podemos consolarnos con comparaciones que pueden ser odiosas, sino revisar las debilidades de las políticas económicas para saber en qué hemos continuado las de gobiernos de la IV República que nos mantienen como un país más dependiente que antes, aunque los índices de pobreza y desempleo (abierto) hayan disminuido un montón de numeritos (Por Ahora).

El compatriota ministro Alí nos dice que el crecimiento económico negativo solo fue del último semestre, pero como vemos, el problema es que la contracción económica viene creciendo desde el año 2004 y que ciertas medidas económicas entre ellas la política cambiaria, genera presiones inflacionarias sobre la gasolina, los servicios y de parálisis del aparato productivo. Si añadimos la disminución de las reservas internacionales con unos precios petroleros que no se vislumbran que lleguen en promedio, ni siquiera a los 60 dólares, estimados en febrero de este año, implicando una reducción de casi un 40% por debajo de los precios promedio del año pasado, nos dan a pensar que en los dos últimos trimestres del años la dinámica se mantendrá estable en un decrecimiento del 1% o puede aumentar y que la misma inflación se pudiera acentuar, con todas sus consecuencias negativas para nuestro pueblo.

Ahora analicemos lo que Alí Rodríguez estima como no “dramático”. Analicémoslo desde el punto de vista del pueblo llano. Resulta que según las propias cifras del BCV, la inflación en Venezuela ya se comió el aumento del salario mínimo presidencial del 10% y ahora es cuando faltan los meses de mayor inflación, que habrá de comerse el otro aumento del 10% ya aprobado. Según el BCV el poder adquisitivo del Bolívar disminuyó en casi un 8,7%, durante el segundo trimestre de 2009, cuando en el primer trimestre de 2009 cayó 5,33%. Ambas cifras son en comparación con el mismo período del año 2008 y son sumadas superiores al aumento recibido el pasado 1º. de mayo. Nos preguntamos ¿no son dramáticas estas cifras “in crescendo” para quien tan solo gana salario mínimo o algo más que es la mayoría de los trabajadores de Venezuela?. ¿Acaso cree Ud. señor ministro que se puede vivir con ese ingreso y tener una perspectiva optimista de su situación después de vivir un leve pero creciente deterioro del poder adquisitivo del Bolívar “fuerte”?.

¿Y será dramático o no la situación para los miles de trabajadores que por la reducción presupuestaria han perdido su trabajo en las dependencias oficiales como los 4.000 de la gobernación del estado Yaracuy o las decenas de miles de las otras gobernaciones y alcaldías, sin incluir ministerios y otros organismos públicos? Tenemos que recordar que esa pérdida de empleos se debió a una de las medidas del paquete económico abierto que nos anunció el presidente hace pocos meses. ¿Qué podemos pensar de lo que serán las nuevas medidas que anuncia Ud. compatriota Alí Rodríguez Araque, cuando a principios del mes de agosto, nos dijo que había que apretarse el cinturón pues lo que venía era fuerte?

Si a los despidos en el sector público añadimos los miles de puestos de trabajo que se están perdiendo en la empresa privada y que no saldrán contabilizados en las cifras de los organismos oficiales, pues legalmente no son despidos, sino retiros “concertados” de los cuales podemos mencionar entre julio y agosto, unos 200 de 700 puestos de la empresa COVENCAUCHO y unos 120 de la empresa Brahma, ambas en Barquisimeto y en donde IOSA, también de Barquisimeto, está despidiendo a por lo menos la mitad de sus empleados de confianza y quiere negociar el 50% de su personal obrero. ¿Cuántos desempleados más se estarán produciendo en el país bajo este sistema aplicado por la empresa privada, a la cual el ministro le señala un “un espacio para contribuir con el desempeño de la economía nacional".?

La empresa privada y su papel

Según los datos del BCV el desempeño de la empresa privada en la economía nacional desdicen mucho del papel que le quiere atribuir el ministro. No se trata de discursos teóricos basados en la teoría marxista o de deseos o sueños de quienes defienden un socialismo con empresarios capitalistas monopólicos. Veamos esas cifras. Según el BCV la actividad privada registró un descenso de 4,1% en el segundo trimestre de este 2009, cuando se le compara con la del mismo período del 2008 y que puede ser complementada con los datos del sistema bancario que señalan que estas entidades cada día dan menos créditos a la industria, el comercio y al sector agropecuario pero si aumentan la inversión en papeles de la deuda pública que no genera ni un solo empleo y si muchos miles de millones de ganancias sin ningún riesgo.

Veamos: En el 2009 las inversiones en títulos valores Aumentaron Bs. 23.296 millones y los créditos apenas en 2.705 millones de bolívares, es decir 9 veces menos. La banca privada mantiene el 77% del total en títulos del Estado, pero el caso es que también el portafolio de la propia banca del Estado está compuesto por 75% de títulos del sector privado, pues ninguno de los dos quiere invertir en actividades productivas y generadoras de empleos pues no es negocio (capitalista). Todo esto y a pesar del discurso de una economía social del presidente de la República. Como perla, que nos indican en que es lo que verdaderamente piensan los grandes empresarios de estos discursos es que mientras estos exportaron unos 4.000 millones de dólares, provocaron en los dos últimos años una fuga de capitales de unos 40.000 millones de dólares. Para este año se estima que los señores empresarios privados que controlan la economía van a sacar unos 14.000 millones de dólares, que es tan solo una cifra inferior en 1 mil millones de dólares inferior, a la cantidad que el gobierno nos anunció cuando el paquete (el primero) como el endeudamiento a adquirir para pode funcionar este año. Toda una hermosa contribución al desarrollo económico, que es justificado por los voceros de la oposición y silenciado por los funcionarios de este gobierno bolivariano.

El gobierno frente al dilema de la devaluación

No quiero terminar este breve esbozo de una análisis sin mostrar algunas preocupaciones inmediatas sobre la situación económica, que el compatriota Alí no mencionó quizás por considerarlo irrelevante, pero que quien sabe si al expresarlas, todo se pueda aclarar.

Las cifras que consideramos de preocupación son sobre la deuda pública externa del gobierno central la cual pasó de US$23.317 millones al cierre del año 1998 a US$29.894 millones, al sexto mes de 2009 con un crecimiento del 28,20%, lo cual es moderado, pero la deuda pública interna del país creció de Bs.F 2.530 millones en el año 2008 a 43.950 millones de bolívares fuertes, al cierre del primer semestre del año en curso. Estas cifras indican un crecimiento del 1.637% y que este año debe tener un crecimiento de unos 52 millardos de bolívares fuertes, lo cual está pesando de manera importante en nuestra economía siendo un elemento peligrosos para la estabilidad económica del país, pues hace a la banca nacional, principal receptor de los títulos valores, débil ante problemas económicos y que será pagado, como ya lo hemos dicho, en menos presupuesto en salud, educación y generación de empleos, además de aumentos de impuestos que golpearán los niveles de vida de nuestro pueblo trabajador.

El otro problema y que tiene repercusiones inmediatas es la situación del dólar paralelo o permuta y donde el gobierno está realizando una intervención a través de varios mecanismos que tienden a debilitar las reservas internacionales, y que va a favorecer una devaluación de nuestro signo monetario que favorecerá a los capitales con capacidad de exportación y una disminución mayor aún del poder adquisitivo de los sueldos y salarios de nuestros trabajadores.

Nada bueno tendremos a la vuelta de pocos meses ¿o semanas?.

El gobierno y sus posibilidades

¿Puede el gobierno, bajo el actual esquema económico, donde la empresa privada sigue controlando las palancas fundamentales de la economía, entre otras el sistema bancario, las exportaciones e importaciones, cambiar esta dinámica económica decreciente?. ¿Puede el gobierno nacional, con las medidas que se vienen perfilando y con el apoyo de los empresarios privados nacionales y los multinacionales que son los responsables de la crisis capitalista internacional, revertir el proceso de retroceso económico que se viene desarrollando? Nosotros seguimos creyendo que no y afirmamos que si el gobierno no cambia su propuesta económica y los aliados que ha escogido, no será posible revertir la situación y por el contrario la misma se va a agravar. No se puede salir de esta crisis capitalista, teniendo como aliados a los amos del capital, a los que deciden invertir sobre la base de la rentabilidad del capital y no de las necesidades de la población.

Al Ministro Rodríguez le decimos que es muy optimista cuando afirma “que los resultados de este último trimestre no significan que estemos entrando en un momento de recesión” y que todo se va a superar rápidamente dentro de los marcos del capitalismo.

Hoy más que nunca, compatriota Alí, las posibilidades de relanzar el crecimiento económico que se mantuvo hace unos dos años, es imposible dentro de los marcos de un capitalismo en crisis. Los mismos programas sociales y su efectividad no volverán bajo esquemas de reformas al capitalismo. Este y su crisis no le van a dar tregua y con ello el crecimiento de la conflictividad social será un hecho consumado. O se cambia de orientación económica, asumiendo el control de las palancas fundamentales de la economía, incluyendo el sistema bancario y el comercio exterior y desarrollando una economía centralizada y planificada, o los efectos de la crisis internacional se seguirán sintiendo agravados por las contradicciones acumuladas de la política económica nacional.

El papel de las direcciones sindicales y políticas de la clase
 
Los dirigentes y las organizaciones obreras y revolucionarias tenemos que profundizar la discusión sobre las respuestas que le viene dando el gobierno a la crisis a través de ministros como Alí Rodríguez Araque, presentando propuestas propias que tienen que ver con los intereses concretos e históricos de la clase obrera. Esta discusión tiene que desarrollarse de la manera más fraterna posible a todos los niveles, para partiendo del nivel de conciencia de las masas, diseñar una política revolucionaria, ni sectaria ni oportunista, permita unificar a la clase obrera y avanzar sobre la parálisis política de la derecha y las políticas reformistas que se desarrollan desde el propio gobierno. 

Tenemos que discutir los límites de las medidas reformistas que no tocan la médula del capitalismo, adelantando que estamos convencidos que el reformismo no tiene perspectiva en el futuro inmediato, la crisis del capital lo tiene sentenciado.

Si el Ministro Alí Rodríguez reflexiona y rectifica, mucho ayudará a avanzar la lucha por el socialismo sin patronos, sin burócratas y sin corruptos, de lo contrario lo veremos impulsando políticas sociales cada vez más tibias, junto a nuevas medidas anticrisis de claro perfil capitalista como las anunciadas en el mes de febrero y las desarrolladas desde entonces a esta parte, que incentivarán más aún las luchas de los trabajadores y el pueblo.

En este caso nuestro papel como revolucionarios seguirá siendo acompañar al pueblo en esta nueva experiencia, contribuyendo al fortalecimiento de su organización y unidad en la lucha cotidiana contra el capital.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.