martes, 29 de septiembre de 2009

Alemania: La elección cambia el panorama político

Los resultados de las elecciones mostraron que la Canciller alemana Angela Merkel, y su socio preferido, los Demócratas Libres (FDP), ganaron las elecciones generales del domingo y están planeando un nuevo gobierno para los próximos cuatro años.

Aunque el resultado de las elecciones parcialmente siguió las predicciones de los analistas políticos locales, también generó algunas sorpresas. En general, la elección cambió el panorama político de la mayor economía de Europa.

Merkel logra estrecha victoria

La coalición conservadora de Merkel, la Unión Cristiano Demócrata y la Unión Cristiano Social (CDU/CSU), y el FDP, ganaron en conjunto un 48,3 por ciento de los votos en las elecciones generales del domingo. De esta forma, los resultados mostraron que ambos partidos aseguraron una clara mayoría para formar un nuevo gobierno de coalición.

Basado en los resultados, analistas del canal estatal ZDF proyectaron que el partido de Merkel y el FDP ocuparían 323 asientos, una mayoría segura de un total de 614 puestos que probablemente serán ocupados en la nueva cámara baja del parlamento o Bundestag.

"Nuestro principal objetivo ha sido alcanzado, en relación a un cambio de gobierno", señaló Merkel cuando anunció la victoria ante el apoyo de sus seguidores en Berlín.

La victoria puso de esa forma fin a la impopular "gran coalición" entre el CDU/CSU y los Social demócratas (SPD), forjada hace cuatro años, dando una nueva cara al escenario político alemán.

Sin embargo, la victoria de Merkel estuvo lejos de ser una contundente.

El último cómputo de la votación publicado por el canal ZDF dio a la CDU/CSU de Merkel un 33,7 por ciento de los votos, lo que implica que es la peor tasa registrada por el bloque conservador desde 1949. Durante la última elección en 2005, el CDU/CSU tuvo una mala elección, pero aún así ganó 36 por ciento de los votos.

"Es una victoria estrecha para Merkel", señaló un analista de la BBC.

De hecho, Merkel le deberá su continuación como canciller a la extraordinaria actuación de sus socios preferidos del FDP, el cual ganó 14,6 por ciento de los votos, un récord para ese partido.

"Merkel se empeño ante esta oportunidad... su victoria depende de sus socios menores", indicó un analista.

Derrota record para SPD

El anterior aliado de Merkel, el SPD, sufrió sus peores resultados en seis décadas en la historia moderna de Alemania con sólo 23,1 por ciento de los votos, una caída de 11,2 por ciento.

El candidato a canciller del SPD, Frank-Walter Steinmeier, quien es el actual ministro de Relaciones Exteriores, reconoció su derrota poco después de que los resultados fueron anunciados.

Por un lado, la falta de una diferenciación clara fue una de las razones de su derrota.

En el debate televisivo previo a la elección, Steinmeier evitó una confrontación directa con Merkel, fallando el discutir políticas claves.

Por otra parte, la división del partido durante los últimos años ha debilitado el partido.

El Partido de Izquierda, el cual registró una votación récord de 12 por ciento, obtuvo una parte considerable de los votos correspondientes al SPD.

Nuevo escenario político

Las elecciones del domingo indicaron un cambio de fuerza entre los cinco principales partidos de Alemania. Por una parte, hubo una considerable caída del CDU/CSU y el SPD, los dos partidos que tradicionalmente controlan el poder en el país. Mientras que también se produjo el alza de tres partidos pequeños.

El CDU/CSU registró la menor votación desde 1949, aunque se mantendrá en el poder; el SPD, registró su peor votación desde la Segunda Guerra Mundial, un gran desastre para dicho partido de casi un siglo de antigüedad.

Sin embargo, el FDP logró una votación récord con casi un 15 por ciento.

El Partido de Izquierda, el cual nació hace sólo dos años, ganó 12 por ciento, logrando una votación de dos dígitos por primera vez.

El partido de los Verdes, fundado en la década de 1980, logró un 10,5 por ciento de los votos, manteniendo su rol balanceador en la política del país.

"Un nuevo sistema de partidos" ha nacido esta noche, señaló Jan Tachau, directos de el Centro de Estudios Europeos en el Consejo Alemán de Relaciones Internacionales (DGAP, sigla en inglés).

"El sistema electoral proporcional en Alemania alienta a pequeñas partes a crecer, y veremos lo que viene", señaló Techau.

Dificultades a futuro

Aunque la coalición negro-amarillo está unida, Merkel está enfrentando una fuerte negociación con el FDP sobre como compartir el poder en el nuevo gobierno.

Techau señaló que el presidente del FDP, Guido Westerwelle, el cual es considerado como el próximo ministro de Relaciones Exteriores, es un político "astuto, inteligente, y con rapidez mental". En tanto, también es un socio "inconveniente" para Merkel.

Cuando se dirigió a sus seguidores en la sede del FDP después de las elecciones, Westerwelle demandó abiertamente "co-gobernar" con el bloque conservador de Merkel en el nuevo gobierno, aunque su partido haya obtenido menos de la mitad de los asientos en el parlamento que el CDU/CSU.

En el proceso a seguir los líderes del CDU/CSU y el FDP, conducidos por Merkel y Westerwelle, esperan negociar sobre los detalles de un gobierno de centro derecha. Las negociaciones serán duras.

"Cuánto Merkel quiere cambiar (dentro del gobierno), y cuanto espacio dejará para los cambios, aún se mantiene como una incógnita", señaló Techau.

"En términos de orientación política, el FDP también es conocido por demandar recortes de impuestos, ser poco entusiasta de ayudar financieramente a empresas, y se opone a generosos paquetes de estímulo económico. Si Merkel no logra manejar adecuadamente sus demandas dentro del gobierno, aumentará la división política en Alemania.

En tanto, la mayor economía de Europa aún se encuentra luchando por una recuperación de la crisis financiera internacional y la caída de la economía, mientras que la nueva coalición debe explorar nuevas soluciones para asegurar una pronta recuperación de la segunda economía exportadora más grande del mundo.

"Dado el dramatismo de la crisis financiera, dada el alza del desempleo a lo largo del país, esa es la gran pregunta que hay que responder, indicó Techau.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.