martes, 8 de septiembre de 2009

Argentina: Familias campesinas al borde del desalojo en Formosa

Raquel Schrott - Ezequiel Miodownik (BIODIVERSIDADLA)

Familias de pequeños productores agrícolas de colonia Casco Cué, en el municipio formoseño de Pirané, que viven de lo que producen en sus chacras, ladrillerías y carbonerías, vienen sufriendo la intimidación y el accionar del Escuadrón 5 de Gendarmería Nacional (GN), que desde marzo de este año intenta con sus operaciones desalojar a los pobladores -cuyos documentos de propiedad de las tierras datan de las décadas del 50, 60 y 70 del siglo pasado-, para avanzar con proyectos de infraestrucura de la misma fuerza.

En una carta difundida a comienzos de este mes, el Movimiento Campesino de Formosa (MoCaFor) denunció que el hostigamiento comenzó cuando los campesinos fueron presionados para firmar un acta donde reconocerían ser ocupantes ilegales de sus propias tierras, lo que resistieron para tener que enfrentar luego la "incursión de una topadora para la apertura de carretera en los caminos vecinales y terrenos de los pobladores" y la colocación de carteles con la inscripción "Propiedad Privada - Gendarmería Nacional".[1] 

El MoCaFor aconsejó que la Gendarmería Nacional "no debería involucrarse en asuntos que no le competen, ni debe ser manchado por el mal accionar de determinados efectivos que no honran a la Institución, sino son movidos por otros intereses" y apuntó que una situación de abuso de poder en plena democracia, como la que padecen los campesinos de Casco Cué, es "una clara consecuencia de las medidas tomadas mediante el abuso de poder de la dictadura". 

Felicia Ibars es vecina de estos pobladores de toda la vida, "desde que tengo uso de razón", cuenta. Su mamá vive allí desde los 9 años y las mismas familias ya estaban allí entonces; algunas documentaciones datan del año 51. Además de ayudar a los productores -unas 26 familias distribuidas en 100 hectáreas- a sembrar en esas tierras, trabaja en una cooperativa agropecuaria preparando suelos. "Tenemos un equipo que es para arar la tierra -explica Ibars a la Agencia de Noticias Biodiversidadla-, preparamos la tierra y ellos siembran lo que acostumbran". Sean hortalizas o maiz para los animales, las familias hacen de todo un poco y, cuando el clima no ayuda, se la rebuscan haciendo ladrillos y carbón. 

-¿Dónde está ubicada Colonia Casco Cué?, ¿cómo es el lugar? 

-Estamos cerca del municipio, ubicados al sur de lo que es Pirané. La gente que vive ahí, sus chacras son de 22 hectáreas cada una, de 22 a 26, y hacen en esa parcela de tierra un poco de todo. Hay una parte de la tierra donde tienen sus animales, que conserva la vegetación del lugar, de siempre. 

-¿Qué es lo que estuvo sucediendo con el Escuadrón 5 de Gendarmería Nacional? 

-Son gente conocida, es un pueblo chico donde los gendarmes, o sea, las personas como en el caso de un suboficial que conocemos desde siempre, bueno, esa persona empezó a recorrer la zona preguntando cómo se llamaban y dijo que Gendarmería quería hacer un relevamiento de las personas que vivían ahí. Pasaron unos días y aparecieron con un acta e intentaron que la gente firme, decían que la intención del jefe de escuadrón era que cada uno tenga el título de propiedad, pero el acta dice que esta gente se encuentra habitando un predio que pertenece a Gendarmería Nacional, que su ocupación es ilegal, que se les dejaba notificado y que si no se retiraban iban a ser desalojados judicialmente. También agrega en la parte de abajo que las personas que ellos intentaban que firmaran no contaban con documentación. En la nota dice que la persona dijo a Gendarmería que no contaban con documentación y que ingresaron a ese lugar por propia iniciativa. Eso es lo que dice el acta que nosotros no le permitimos a la gente que firme. Les dijimos que no, firmar un papel así es decir "soy un delincuente y entré en un lugar que no me pertenece". A los gendarmes que llevaron esta acta la gente de ahí les pidió que se se vayan hasta mi casa, donde se armó una charla con los suboficiales, donde ellos nos dicen a nosotros que hablemos con alguien del IPV, que es el Instituto Provincial de la Vivienda, porque Gendarmería tenía intenciones de dar las tierras para que se hagan 5 viviendas para gendarmes. Yo les dije que la intención del jefe no era buena, porque si era así, iban a reducir el espacio de estas personas y los iban a desalojar para hacer un negocio con el IPV. 

-¿Estas familias están nucleadas u organizadas dentro de algún movimiento? 

-Pertenecen al MoCaFor, que a nivel nacional somos parte del Frente Nacional Campesino. La verdad es que siempre defendimos los derechos de todos acá, nunca habíamos tenido "algo" así como tierra, porque esto para nosotros es algo más fuerte. Aparte, no hablamos solamente de vivienda, hablamos de la fuente de trabajo, hablamos de todo. Lo que es la casa de las personas que viven ahí son la mayoría precarias, o sea si hablamos de vivienda y el IPV les va a hacer unas viviendas va a estar todo bien, pero no se trata solamente de vivienda, se trata de fuentes de trabajo. Esa gente vive de lo que produce, de lo que siembra, hay gente que tiene los hijos ya de los hijos, porque se fueron acomodando uno al lado del otro. Hay gente que tiene 9 hijos. Todo lo que producen ahí, de eso viven, en ese espacio. 

Yo tuve una charla con el jefe de Gendarmería, que es Juan Carlos Maidana, porque me hizo llamar. De esa charla no tengo testigos, solamente estábamos nosotros dos, el me dice que "este tipo de cuestiones se negocian". Duró como dos horas, pero te resumo lo que él me terminó diciendo: "Es un problema para Gendarmería desde hace muchos años, porque son tierras improductibles". La verdad que para Gendarmería son tierras improductibles porque ellos no tienen nada que producir, ¿para qué quieren ellos una chacra, si ellos son escuadrón vial?, ellos tendrían que estar arreglando caminos. Él me dijo que en un lugar que está no muy lejos de acá y en otro lugar que se llama Perín, Gendarmería no tiene destacamento, que él negociaba eso y que iba a hacer dos destacamentos probablemente en Belgrano y en Perín, y que iba a ser el superjefe. O sea, que a él no le interesa que las familias se queden sin vivienda, sin producir, sin poder comer, que él quiere ser el "superjefe". Eso me dijo a mí frente a frente. Nosotros sabemos que no hay nada firmado y creo que tampoco vamos a llegar a que haya un documento que diga "sí, hubo un convenio con el IPV", pero el jefe de Gendarmería me lo dijo a mí en la cara. También me ofreció un pedazo de tierra para la cooperativa, como para que yo me retire y no siga avanzando con esto. Ellos saben que cuando la gente se organiza se logran cosas. 

-En la carta que difundió el MoCaFor denunciando esta situación hablaban también de avances con topadoras y carteles de "propiedad privada" sobre estas tierras. 

-Lo del acta fue primero; después, yo fui a hablar con el jefe; y después de eso, siguieron avanzando. Empezaron a abrir los caminos, había partes donde había mojones, había árboles, ellos entraron y abrieron esos caminos. Y donde había alambrados le hicieron correr los alambres a la gente y abrieron todos los caminos. Yo estaba justamente de viaje y me llamaron; me dijeron "mirá, vinieron los de Gendarmería con una topadora", de esas enormes que van arrazando todo lo que encuentra en su camino y me dijeron "vino Gendarmería acá con una máquina y tumbaron todos los árboles, abrieron los caminos y a la familia Salina le hicieron que corran el alambre". Yo les dije: "¿Pero por qué corrieron el alambre?, no tendrían que haberlo hecho". Lo que pasa que es Gendarmería, llega así con uniforme, con una máquina y eso inspira temor. A la vez para nosotros es un drama, porque esos caminos estaban marcados pero no se transitaban. Ahora se abrieron esos caminos y se llena de gente que transita por ahí y nos termina robando en esa zona. Así que otro perjuicio más. Dejaron pasar unos días y llevaron unos carteles. En una de las parcelas, la chacra 26, funciona un jardín de infantes. Ahí estaba instalado el grupo de Gendarmería "Viviano Garcete". En esa esquina donde funciona el jardín pusieron un cartel que dice "Propiedad de Gendarmería". En otra esquina, no frente a la casa de las personas, sino en los lugares donde "no hay nadie", pusieron carteles diciendo "Propiedad de Gendarmería". Te imaginás cómo la gente reaccionó, todo un temor. Nosotros nos reunimos, fuimos hasta la comisaría, queríamos exponer, denunciar, hacer algo para que retiren esos carteles, que dejen de hacer eso. Estuvimos toda una mañana y no nos tomaron ningún tipo de denuncia, de exposición ni nada. 

-¿Cuentan con algún tipo de apoyo jurídico para defender a estas familias? 

-Nosotros tenemos toda la documentación que avala que esa gente vive ahí desde hace mucho. Todavía no hicimos ninguna presentación judicial hasta este momento, porque para todas estas cosas se necesita dinero; tiene que ir todo certificado por escribanía y todo eso, pero sí, lo vamos a hacer para poder darle una respuesta. Esta "resolución" por la cual se hizo la donación de tierras para Gendarmería se hizo en la época donde estaban los militares y el Instituto de Tierras estaba intervenido. Más allá de ir a instancias legales, a mi me parece que la gente que está en el poder tiene que dar una resolución, o sea, se deroga este otro decreto y esta gente presenta la documentación de tierras que tiene desde hace tantos años y se resuelve la cuestión. Seguir judicialmente es un proceso largo que cuesta mucho dinero para esta gente.

-¿Hay algo que te gustaría agregar? 

-Me gustaría que el Estado tome parte de esto, las autoridades que corresponden. Esto se hizo en el año 79, se sacó esa resolución viviendo gente ahí, porque esta gente estuvo siempre en ese lugar, lo hicieron con abuso de su poder. Cuando uno hace en ejercicio y con abuso de poder tiene doble condena, las condenas se multiplican. Ellos ya no están más, pero esta gente que está ahora se sigue valiendo de tanta injusticia. Yo tenía un año en esa época, es injusto que a esta altura se siga todavía con esto, creo que son cuestiones que se tendrían que haber arreglado hace mucho. Hace 4 ó 5 días Gendarmería estuvo otra vez midiendo con unos aparatos que no se qué son. Otra vez siguen. Hacen eso, se van y andan por ahí. Intimidan, ese es su trabajo, y ahora esperemos que tenga difusión, que se sepa, que se pueda resolver. Sabemos que hay otras formas para resolver esto que llevan mucho dinero y la gente que vive acá es pobre. Vienen de carencia en carencia y ahora con esto otra vez, la verdad, están tristes. 

Notas: 
1) MoCaFor, Frente Nacional Campesino, "Gendarmería intimida a campesinos", 1 septiembre 2009.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.