martes, 8 de septiembre de 2009

Argentina, Tucumán: Los autoconvocados inician un paro de actividades hasta el jueves

PRIMERA FUENTE

Finalmente, y vencido el plazo de respuesta salarial por parte del gobierno de la provincia, los autoconvocados trabajadores de la salud decidieron iniciar desde hoy y hasta el jueves un nuevo paro de actividades laborales sin asistencia a sus lugares de trabajo. Además de convocar a una movilización para mañana a las 11 en la Plaza Independencia, informaron que se realizarán en varios hospitales cortes de calles y abrazos simbólicos. Monseñor Luis Villalva intentará sumarse e intentar ser uno de los intermediarios en el conflicto.

Los trabajadores de la salud autoconvocados que hace más de dos meses que vienen exigiendo un incremento en sus salarios al gobierno de la provincia decidieron ayer en asamblea general un nuevo paro de actividades sin asistencia a sus lugares de trabajo como lo habían propuesto la semana pasada. Es que hasta ayer los delegados de este sector esperaron que las autoridades del gobierno realicen una contestación a su pedido principal de que se otorgue un incremento de 100 pesos a la base de cálculo.

En este plenario, los autoconvocados decidieron también convocar a una nueva movilización (la onceava) a la Plaza Independencia para las 11 e invitaron la sociedad a participar de su lucha reivindicativa. En tanto, varios delegados de hospitales además de adherir a la huelga iniciarán abrazos simbólicos y otros como el Centro de Salud realizar cortes de calle en la Avenida Avellaneda y Santiago.

En diálogo con uno de los delegados del hospital Centro de Salud, Rubén Segovia, explicó que en estos abrazos simbólicos se repudiará las amenazas y aprietes laborales que recibieron sus compañeros por sumarse a los reclamos. “Ayer por la mañana en el hospital Avellaneda aparecieron inspectores, abogados que relevaron a quienes se sumaban o no al quite de colaboración”, se quejó el médico.

Además Segovia manifestó que estas actuaciones no son la manera para mejorar el diálogo, al contrario termina ofuscando cada vez a los manifestantes. “Si evidentemente quieren llegar al diálogo, estos no son los mecanismos. Además este problema es muy serio de postergación de años, no es un capricho”, dijo el delegado autoconvocado.

Si bien las expectativas de los trabajadores durante la jornada de ayer fueron fuertes porque incluso se deslizó la posible participación del ministro de Gobierno y Justicia, Edmundo Jiménez. Al pasar las horas, estas perspectivas se fueron apagando, pero nacieron otras ya que el propio monseñor Luis Villalva se ofreció para escuchar los planteos de los manifestantes y poder servir como intermediario con el gobierno si es que es necesario.

Foto: Argentina, Tucuman - Los manifestantes repudiarán las supuestas amenazas y aprietes del gobierno con cortes de calles. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.