miércoles, 9 de septiembre de 2009

Argentina, Tucumán: Pasó un año sin que el Rectorado se anime a debatir la relación de la UNT con la Minera Alumbrera

PRIMERA FUENTE

Por este motivo, mañana se insistirá con el petitorio de organizaciones ambientalistas al Rectorado para que en el seno del Consejo Superior se debata el vínculo entre la UNT y Minera Alumbrera. Objetan que la universidad sea socia de una firma cargada de denuncias y repudiada por diversos sectores sociales. Durante la tarde de ayer, los consejeros analizaban un polémico informe que descarta que la minera hoy contamine la cuenca Salí-Dulce.

Mañana se cumplirá un año exacto desde que el Rectorado de la UNT cajoneó una solicitud presentada por organizaciones sociales de todo el país para llevar adelante una reunión extraordinaria del Consejo Superior a fin de analizar el vínculo existente entre la Casa de Altos Estudios y Minera Alumbrera.

El 10 de septiembre, la Asamblea Socio Ambiental del NOA (Asanoa) presentó una nota (expediente Nº 001135) en la que se pidió al rector Juan Alberto Cerisola la convocatoria a una reunión del órgano deliberativo universitario para tratar una serie de considerandos en cuanto a la problemática general del avance de la minería metalífera y nuclear en la región de los Valles Calchaquíes y el sistema del Aconquija.

Sin embargo, desde entonces, las autoridades universitarias prefirieron mirar para otro lado sin emitir respuesta alguna. Ante esto, mañana las ONG volverán a elevar el petitorio al rector a la espera que esta vez sí se anime a debatir esta realidad.

Entre los considerandos de la nueva presentación, los activistas describieron el daño ambiental y económico generado por la construcción de la infraestructura, el electroducto y mineraloducto de Minera Alumbrera, vinculada con la UNT a partir de la UTE que integran la multinacional e YMAD (de la que forma parte la Universidad).

Uno de los puntos más cuestionados a la minera son las múltiples roturas del mineraloducto que, según denunciaron, continúa afectando tanto territorio catamarqueño como tucumano.

A esto se le suma, la causa en la Justicia Federal por la aparente violación a la ley de residuos peligros 24.051 por parte de la minera como consecuencia del arrojo de desechos contaminantes al canal DP 2 –afluente del Salí- desde la planta de secado del barro mineral ubicada en Ranchillos. Por esta causa está procesado Julián Rooney, alto directivo de Minera Alumbrera.

“Hay que tener en cuenta que se registran ya probadas evidencias de saqueo económico, destrucción de ecosistema, alteración cultural negativa, trasvasamiento de cuenca, afectación de agua dulce, afectación a particulares en sus economías y a la salud de un desconocido número de víctimas de contaminación”, sostiene la presentación a la que se tuvo acceso.

En tanto, durante la tarde de ayer el Consejo Superior analizaba en sesión un polémico informe oficial (expediente 810) que sostenía que los efluentes que la minera arroja a DP 2 se encuentran dentro de la legalidad, según la normativa provincial.

“Nuestra socia (Minera Alumbrera) continúa emitiendo sus efluentes con los parámetros exigidos por la normativa establecida por la Dirección Provincial de Recursos Energéticos y Minería de Tucumán”, concluye el informe técnico presentado por los vocales integrantes del directorio del Yacimiento Minero Aguas de Dionisio (YMAD), Rodolfo Campero y de Mario Marigliano (ambos ex rectores de la UNT) y que ayer se analizaba en el seno del órgano universitario.

En este sentido, el petitorio que mañana será elevado a Cerisola, también se requiere que los directivos de la UNT que integran el YMAD (Campero y Marigliano) también rindan cuentas de esta problemática.

Foto: Argentina, Tucumán - Desde la planta de secado de Ranchillos se estaría contaminando a la cuenca Salí-Dulce. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.