martes, 29 de septiembre de 2009

Banco Mundial: “La crisis económica cambia las relaciones de poder a nivel mundial”

El presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick, dijo que la crisis económica mundial está contribuyendo a cambios en las relaciones de poder en el mundo, lo que tendrá un impacto en los mercados monetarios, en la política monetaria, en las relaciones comerciales y en el papel de los países en desarrollo.

En un discurso pronunciado antes de las Reuniones Anuales del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Estambul, Turquía, Zoellick dijo que los líderes deben reformar el sistema multilateral y establecer una "globalización responsable" que impulse el crecimiento mundial equilibrado y la estabilidad financiera, que incluya esfuerzos mundiales contra el cambio climático, y que brinde oportunidades a los más pobres.

"El viejo orden internacional está luchando por seguir los cambios antes de la crisis", dijo Zoellick a una audiencia en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados Paul H. Nitze de la Universidad Johns Hopkins, en Washington, D.C.

"El trastorno actual ha revelado las disparidades severas y las necesidades apremiantes. Es tiempo de que nos recuperemos y avancemos", dijo.

En el discurso titulado "¿Después de la crisis?", Zoellick dijo: "La revisión entre pares de un nuevo marco para el crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado acordado en la Cumbre del G20 la semana pasada es un buen comienzo, pero requerirá de un nuevo nivel de cooperación y coordinación internacionales, incluido el deseo de tomar seriamente los hallazgos de la supervisión mundial. La revisión entre pares necesitará ser presión entre pares".

También es importante que el G20 recuerde a los países que no están en la mesa.

"Como se acordó en Pittsburgh la semana pasada, el G20 debe convertirse en el foro principal para la cooperación económica internacional entre los países industrializados avanzados y las potencias nacientes", dijo el jefe del Banco Mundial. "Pero no puede ser un comité que se mantenga autónomamente. Ni puede ignorar las voces de más de 160 países dejados fuera".

La fuerte respuesta durante la crisis económica y la rápida recuperación de China han subrayado su creciente influencia como una fuerza de estabilización en la actual economía mundial, dijo.

Pero sus líderes enfrentan los desafíos causados por el rápido crecimiento del crédito y la dependencia de la economía en las exportaciones, agregó.

Estados Unidos ha sido afectado claramente por la crisis. Sus perspectivas dependen de si resuelve los grandes déficits, se recupera sin inflación y si revisa su sistema financiero, dijo Zoellick.

Estados Unidos tiene una historia de recuperación de los reveses. "Pero Estados Unidos estaría equivocado si dar por sentado el lugar del dólar como la moneda de reserva predominante en el mundo", dijo Zoellick. "Al mirar en perspectiva, cada vez más habrá otras opciones al dólar".

La crisis ha puesto la atención de los legisladores en el papel significativo desempeñado por los bancos centrales.

Los bancos centrales se desempeñaron bien una vez que se registró la crisis, pero su papel en la recuperación fue menos convincente.

Los países en desarrollo ya estaban en ascenso antes de la crisis y su posición se fortaleció más debido a ella. Su creciente participación en la economía mundial es un acontecimiento positivo.

"Al ver más allá, un modelo de crecimiento más equilibrado e incluyente para el mundo se beneficiará de múltiples polos de crecimiento", dijo Zoellick. "Con inversiones en infraestructura, personal y negocios privados, los países de América Latina, Asia y el Medio Oriente más amplio podrían contribuir a una 'Nueva Normalidad' para la economía mundial".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.