miércoles, 16 de septiembre de 2009

Chile: Punto Final a 44 años de su fundación

El 15 de septiembre se cumplieron 44 años de la fundación de Punto Final. Una parte importante de la vida de esta publicación nos fue arrebatada por la dictadura militar. Estuvimos clausurados desde el 11 de septiembre de 1973 hasta el 15 de agosto de 1989, en que apareció nuestra edición Nº 193. Sin embargo, un mes antes hicimos un “tanteo”, explorando las condiciones para reaparecer -Pinochet, como se recordará, siguió en el gobierno hasta comienzos de 1990-.

Publicamos en julio de 1989 el primer número de Cuadernos de PF dedicado al proceso contra el narcotráfico y la corrupción en Cuba. El título de portada era “La lección de Cuba” y se ilustraba con una foto de Fidel Castro.

La reaparición formal de PF provocó un intento de censura del gobierno dictatorial. El Procurador General (un cargo que ya no existe), el abogado Ambrosio Rodríguez, intentó un recurso judicial para impedir la circulación de la revista. Sin embargo, la situación nacional ya había cambiado y la Corte de Apelaciones de Santiago no acogió la maniobra del abogado pinochetista.

PF Nº 193 -el de nuestra reaparición- llevaba como título “Chile quedó en libertad condicional”, ilustrado con la foto de un desfile militar. En el ángulo superior derecho una franja señalaba: “Edición ‘demorada’ 16 años”. Nos parece importante citar parte de su editorial: “Nuestras palabras iniciales son para rogar a nuestros lectores que perdonen el atraso con que aparece esta edición de Punto Final. Razones ajenas a nuestra voluntad nos impidieron reaparecer el martes 25 de septiembre de 1973, hace dieciséis años, como era nuestra obligación. Motivos de fuerza mayor -¡y vaya qué fuerza!-, sobre los cuales resulta más prudente no abundar, impidieron que PF participara en el debate de ideas: su misión y finalidad específicas. Pero, bueno, también es cierto que las ideas entraron en un largo receso… El problema que afectó a PF lo hemos compartido todos los chilenos. Cuando menos con los chilenos democráticos y progresistas que, como está porfiadamente demostrado, somos mayoría. Sin embargo, nos consideramos obligados a dar esta explicación porque una revista no deja de aparecer durante 16 años así como así. Menos cuando se trata de una publicación claramente identificada con los intereses más avanzados y las ideas más resueltas de nuestro pueblo. Son muchos años de ausencia. Regresamos sólo algunos de los que éramos. Pero con disposición de continuar el trabajo que interrumpió la fuerza bruta. Cargamos con el dolor de las ausencias. Nos duelen los que no están. Ellos forman parte del ejércitos de siluetas inolvidables y queridas que marchan en las filas populares impulsando a los que se cansan, fortaleciendo a los que dudan, haciendo a un lado a los que desertan, calmando a los que desesperan”.

En este 44º aniversario repetimos aquellas palabras que siguen inspirando nuestro trabajo. Recordamos a nuestros compañeros ausentes: Mario Díaz Barrientos, primer director y fundador de la revista, que murió en el exilio; Augusto Olivares que murió en La Moneda; Jaime Barrios, detenido en ese lugar y asesinado en el campo militar de Peldehue; Máximo Gedda y Augusto Carmona, asesinados por la DINA; Jane Vanini, asesinada por la Infantería de Marina en Talcahuano; José Carrasco, asesinado en 1986 cuando trabajaba en la revista Análisis; Jaime Faivovich, que murió en el exilio en México; Alejandro Pérez y Héctor Suárez, que murieron después de sufrir largos exilios; Enrique Cornejo (Penike), que falleció en Santiago durante la dictadura; el poeta Julio Huasi que se quitó la vida en Buenos Aires; Inés Moreno; María Teresa Rambaldi, Sergio Villegas.

Esas sombras queridas continúan junto a nosotros en la labor cotidiana de esta revista. Haber alcanzado este aniversario -y los aniversarios que vendrán- es un digno homenaje a la memoria de esos camaradas de ideales.

Foto: Chile, Medios de comunicación - Mario Díaz, primer director de “PUNTO FINAL”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.